Sinopsis la otra chica






descargar 134.97 Kb.
títuloSinopsis la otra chica
fecha de publicación12.06.2015
tamaño134.97 Kb.
tipoSinopsis
l.exam-10.com > Economía > Sinopsis








Edgar R. Pérez C. Edrapecor

Copyright © 2013 Edgar R Pérez C.Edrapecor

All rights reserved.

ISBN: ISBN: 978-1490422527

ISBN-10: 1490422528

DEDICATION

Con extremo respeto a todos y cada uno de mis lectores. Este trabajo también es para ustedes.

CONTENidos

Seccion I.La Otra Chica.

Seccion II.Esposa a La carta.

seccion III¿La Visa de Mis Sueños?




Contenidos de la Otra Chica







Índice

Parte I.

Juego en la Zona Federal.

Parte II

Tiempo Solido

Parte III

TroubleWoman.

27 de Septiembre del 3678.

Parte IV

11 de Diciembre de 1942

Parte V

Esto no puede ser un error.....

Epilogo

Contenidos de Esposa a la Carta.

Índice

Tabla de Contenidos.

Capitulo 1

Capitulo 2

Capitulo 3

Capítulo Final.

Epilogo

Contenidos de ¿La Visa de Mis Sueños?

Índice.

Capitulo 1. La Conquista del Cielo.

Capitulo 2.Dos mas Dos son Cuatro Dividido entre Dos.

Capitulo 3.La Atmosfera Del Paraíso.

Capitulo Final. SIGLO XXV

Biografia del Autor.

Contacto On Line con el Autor.

Otras obras del Autor

Miscelanea.
































Vistas Previas

Sinopsis LA OTRA CHICA.

El Sargento HPB-1 sobrevive en la eterna Guerra que sufre la Sud América del futuro. Una nueva comandante llega con planes muy propios. Una fuerte química explota entre ambos. Bien pronto entiende que ella es pàrte de su vida, en diferentes planos que se yuxtaponen.

Después de tantas aventuras, comprende que para ambos salvarse y tener una posibilidad juntos; tendrá que tomar una solución, quizás no la mejor, ni la menos pèligrosas. Pero si la única posible.

Ciencia Ficción, Aventuras, Acción

+13

VISTA PREVIA DE ESPOSA A LA CARTA

Esteban está superando su difícil divorcio. Las cosas están extremadamente mal en lo económico, social, espiritual, personal.

Su ex esposa vuelve a ingresar en su vida; dando un dramático cambio a su destino, para llevarlo a una aventura, donde sin saberlo, es pieza del ajedrez de la guerra secreta entre las superpotencias……….

Los personajes y acontecimientos relatados en esta obra son absolutamente ficción, producto de la creación del autor. No tiene relación absoluta con ninguna situación real presente o pasada.

El Autor

Novela. Urbano. Contemporáneo. Aventuras. Ficción.

+ 15 años

Vista Previa de ¿La Visa de Mis Sueños?

Un Prepotente ejecutivo considera que ha llegado la hora de despedirse de una corporación que no lo valora. Sus esperanzas de una major vida las tiene colocadas en emigrar a un pais de extrema tecnología. Esta dispuesto a sacrificarlo todo por hacer realidad sus Sueños. Bien pronto tendrá que decidir entre unas inesperadas opciones que aparecen sin aviso.

Ficción, Realismo, Urbano, Contemporáneo

La Otra Chica

Parte I

Juego en la Zona Federal

Hoy es jueves 17 de mayo del 2046.

Todo lo que tenía que pasar, pues pasó. Las guerras, el sida de contacto por el aire. La destrucción y derrota de Estados Unidos. La guerra nuclear con los árabes. Nosotros aquí, destruidos también. En una guerra eterna, entre nosotros mismos, con un agua que no se puede beber, con una carne que no se puede comer...

¿Cuándo fue la última vez que hice el amor?. No me acuerdo... Tampoco tengo ganas....¿ya para qué?... pensé que las cosas serian diferentes... Tendría una casa, unos hijos... Una vida... Añoro las viejas películas donde se veía a gente con autos, con comida. Con hijos..... Ahora aquí en esto. En lo que fue una vez un país...

He combatido con tropas de todos los bandos, he sido prisionero de todos los bandos, estoy seguro que he matado a los que una vez fueron familias, amigos y vecinos míos. A veces cuando nos disparamos nos saludamos... Peleamos por comernos un perro...peleamos por poder dormir unas horas....

¿Rezar?...Dios no hace milagros en América del Sur....el sol sólo es el sol, la noche sólo es frio....

Esta amaneciendo en un sol que produce cáncer en horas... Estoy amaneciendo para combatir... Siempre he sido soldado... Siempre he tenido superiores y compañeros diferentes. Ahora estoy en lo último de la escala humana... Estoy en el 72...

Un grupo de novatos... Mujeres... Qué risa... Bendito entre todas las mujeres...Son unas inútiles... Están llenas de miedo... No quiero combatir porque tengo la regla... No puedo caminar porque me duelen los pies... Son unas niñas hediondas y feas... No inspiran nada.... Flacas, muertas de hambre como yo... Persiguiendo ratones y comiendo carroña....

Me levanto, veo venir el destartalado Dong Feng Hebei 4x4 hibrido... Traen a la nueva asignación... Nos amontonamos, aunque sin tocarnos mucho...Los piojos y garrapatas de verdad son un fastidio... El nuevo capitán. Es una capitán.

Al verla supe que la odiaría inmediatamente... Una chica linda...Ojos negros inmensos...Unos shorts que mostraban unas piernas delgadas, bellas...

.Linda como toda ella...-- caminó frente a nosotros... Nos miraba con sereno desprecio. En definitiva una maldita niña linda y rica... No duraría mucho en esta guerra...

Cuando pasó frente a mi dejo un aroma a perfume de bebe que me dio ganas de vomitar´... Era de esos seres que todo lo conseguían, todo lo tenían, vivían en las zonas protegidas, donde abundaba lo mejor de lo mejor, para entrar se exigía pasaporte. Por culpa de la gente como ella fue esta guerra... La muchacha nos saludó con expresión de fastidio. Su acento era totalmente diferente con una voz cantarina y educada.

¿Argentina?-- rumió la gorda Inés viéndola con desprecio.

Argentina--aclaró la flaca Betty Coromoto, viéndola con indisimulado odio, igualmente al oír el fuerte acento de la muchacha.

La Joven se despidió del chofer, quien le regaló una sonrisa y nuestra nueva capitana tomó una mochila militar nuevecita y olvidándose de nosotros camino hasta un extremo...

La seguimos atropellándonos detrás de ella, guiados por el aroma a limpio de la muchacha.. ¿Capitán?. Pero si no llegaría a 24 años...Yo tengo 29 y parezco de 200. Ella se ve que es una mujer que ha tenido mucha actividad. Su cuerpo la delata, sus caderas indican que ya ha conocido hombres... La muchacha con toda tranquilidad se apropio de una de nuestras carpas, y sacando de su primorosa mochila una esponja de baño automática ,comenzó a frotarse con ella. Sin vernos y en forma neutra nos dijo.

Deseo privacidad.

Me sentí estúpido. Nos fuimos como perros regañados. Vi las nubes verde claro fosforescentes y dije.

Viene lluvia acida-- dije sintiéndome una maravilla por mi capacidad predictiva meteorológica.

Pues acida ó dulce, con ella me voy a bañar-- dijo la gorda presumiendo de su dura piel.

Nos metimos en la otra carpa y me quede viendo la brillante tierra quemada. ¿Cuándo fue la última vez que me bañé?. ¿Cuándo fue la última vez que comí?. ¿Cuando fue...?

Necesito un hombre-- dijo la flaca en medio de todo nuestro silencio...

Todas se rieron quedamente. Ni me di por aludido. El aliento de la flaca le tumbaría el miembro a un sádico. Hice una mueca en el silencio general. Me acomode para vegetar.

II

El amanecer fue húmedo, caluroso, en medio del pantanoso ambiente. A lo lejos La pradera amaneció de un rojo intenso, los venenosos insectos mutantes volaban por donde quiera. Había que dispararles al acercarse. Una picada era la muerte en menos de 9 segundos. Los más veteranos jugábamos y apostábamos siempre a dispararles lo más cerca de uno. Se ganaba la vida. Se perdía con la vida.

La otra chica, la nueva apareció en medio del terreno quemado, nosotros en nuestro permanente silencio fuimos tras de ella.

La muda de bioplastico-- dijo la gorda señalándola con la boca-- ni suda ni orina.

La bella bonita-- se me salió sin pensar, contemplando la perfecta estructura en pantalones cortos y zapatos landrover.

¡Uhmm¡--gruñeron todas--Mírate estropajo... Poeta. ¡Pendejo¡.

No conteste. Hoy no tengo ganas de discutir con nadie. Más bien vi el maniobrar del Boeing Pucara que se acercaba.

El turbo helicóptero aterrizó para permitir que la capitán entrar rápidamente. Todos lo hicimos igualmente. La acidez se me sube a medida que el turbo helicóptero aceleraba su impulso ascensional. Nos adentramos en el llano.

--¡Que diablos¡--dijo Betty Coromoto, desde su mortecina cara-- nos estamos metiendo en los terrenos de los nacionalbolcheviques.

Pues con ellos es la cosa-- dijo la gorda poniéndose de un pálido intenso.

No me gusta-- dije para mí mismo, sintiendo frio en mis testículos.

Esa era la última gente con la que uno quiere confrontar. Además la semana pasada los ayudamos contra los Sambitas Amazónicos. De verdad uno ya ni sabe contra quien pelea.

Volamos horas y nos dejaron en la orilla de un hirviente caño.

La capitán olvidándose de nosotros se interno en el monte. En automático cargamos nuestros viejos MJ-36.

No te atasques. No esta vez-- le dije al mío, comenzando a caminar en medio del fosforescente pajonal.

Caminamos horas. Betty Coromoto de puro entrepita se dirigió al capitán.

¿Qué hace una Argentina en nuestra guerra?.

¿Por mi acento?-- dijo la muchacha con seca sorpresa--Estudie ingeniería nuclear allá.

Rayos--escupió la gorda. Todos entendimos. Una maldita arrogante profesional. En realidad no contestó la pregunta.

Silencio--dijo la joven. Todos aguzamos el oído. Un rumrumrum típico se hacía más patente. Hasta que lo vimos. Un Ahmadinejav VI se acercaba torpemente, poniendo fin a nuestras conjeturas.

Tengo que ir al baño-- dijo la gorda, comenzando a sudar, buscando pararse hacia un árbol samán color turquesa.

Yo también quiero ir. La acompaño—susurró Betty Coromoto

No te muevas perra. Aquí no hay baños-- dije a Betty Coromoto, lanzándole un manotón en medio de la espesura--si te mueves nos matan a todos.

Quédate tiesa. Deja que se vayan--musite, sintiendo también mis ganas de orinar.--

Shh--dijo la capitán, mientras sacaba una colt-Beretta y parándose repentinamente comenzó a perseguir el tanque.

Oye hija. Con eso no vas a parar a esa cosa--dijo la gorda con los ojos desorbitados viendo el accionar de la otra.

Tapé la boca a la gorda. Agité mi puño frente a sus ojos, apreté mi boca para no gritar. La sucia me estaba mordiendo la mano con todas sus fuerzas.

El Ahmadinejav comenzó a alejarse moviendo su torreta lentamente. También andaban cazando. Seria viejo, pero sus 4 ametralladoras de 155 mms eran más que letales. Podían lanzar chorros de balas de plasma neural a más de 500 mts.

Comencé a perseguir a la capitán y me di cuenta que todas igualmente lo hacían. La capitán se subió por la tapa cubierta del motor trasero. Claramente vi cuando con la cacha del colt golpeó el casco del artillero. Este volteo a ver que era. Vimos el fogonazo entrar por el casco. El cuerpo se derrumbo dentro del tanque, inmediatamente la capitán ingresó disparando adentro.

La bella bonita y su guerra particular--dijo la gorda viendo asombrada el accionar de la muchacha, mientras corríamos detrás del tanque, sin poder disparar, pues podíamos herirla...

Ya hemos vivido bastante--dije, mientras continuábamos corriendo por las huellas del tanque.

Este se detuvo repentinamente quedando encendido el motor.

Prepara una granada hiperplasmatica-- dije temiendo lo peor, mientras continuaban los disparos y los resplandores saliendo de la torreta...

Escuchamos la voz bonaerense.

Soy yo. Voy a salir.—dijo con una especie de eco.

La vimos salir. Parecía disfrutarlo mucho.

Arriba todos-- nos dijo animadamente-- Conduciré.

La gorda se introdujo detrás de ella, comenzó a sacar los muertos... Niños sucios y desnutridos. Pronto morirían de hambre de todas maneras.

¡Ja¡--Qué vergüenza. Os mató una niña rica--dijo la gorda recibiendo los cuerpos y lanzándolos con fuerza al monte nacarado--¡qué falta de ética militar¡.

Yo me acomode encima de la torreta. Saqué un porro de marihuana, lo encendí. Aspire, después se lo ofrecí a las muchachas.

Oye. Pero que chico tan bueno--Me dijo la gorda, disculpándose con un gesto por la mordida y aspirando fuertemente también.

Esperé y sentí el acelerar de mi corazón. Estaba en onda... Me alegra verlo todo a través de un cristal grueso y oír las voces desde 40 mts y 6 octavas más bajas.

Contemplé un raro paisaje verde. Así es como debería ser, cuando sentí brisa fresca en mi cara.

Oye capitán--dijo Betty Coromoto--¿Allá adentro hay aire acondicionado ó compact disk holográfico?.

Si hay--dijo la voz desde adentro.

Si va--dijo la flaca aspirando fuertemente el porro y lanzándose dentro del tanque. Yo preferí quedarme encima de la torreta del tanque.

Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, vénganos tu reino hágase tu voluntad--dije viendo el cielo fosforescente e imaginando como seria la bajada de Jesús en el ultimo día.--Ven pronto por favor. Acaba pronto con esto. Te lo pido de verdad.

En la noche nos detuvimos para saquear el tanque. No había que hacerse ilusiones. La nevera estaba casi vacía, Betty Coromoto exclamo.

Esos bobos, creo que guardaban la caca para comérsela-- cuando salía el espantoso hedor al abrirla. Conseguimos un celular, municiones de plasma, un radar GPS checo.

Eran bolivianos--dijo la capitán al conectar su cerebro a la computadora del tanque. Por lo pronto todavía su gente no los buscaban. No se veían enemigos en el radar. El Scanner estaba limpio

Usted argentina-- insistió acusadoramente la gorda mandándole una mirada de puñales.

Soy tan de aquí como ustedes. Simplemente estudie allá.

¡Por dios¡. Me acostaría con 400 nacionalbolcheviques por estar en la cuatro de mayo, en primavera, comiendo pizzas. ¿Cómo es Buenos Aires?-- dijo con curiosidad Betty, demostrando que había una joven debajo de tanto sucio y piojos.

Después del ataque de plasma de hidrogeno de los fundamentalistas Uruguayos, recuperamos la ciudad con mucha dificultad. .

¿Cuando fue eso?. ¿Qué paso después?.

Vino la guerra contra los Mexicanos del sur.—fue la escueta respuesta que lo explicaba todo

¿Y?--pregunto extrañada la gorda.

Quedamos subcampeones--dijo la capitán, con un gesto de rabia en su boca--y soy del Boca Junior y no quiero hablar más del tema--finalizo la capitán cortando la conversación con un gesto.

Todos nos quedamos en el sitio...Ni nos imaginábamos que eso hubiera ocurrido.

Jajajaja- se rio Betty Coromoto-- por mi parte digo que Viva el Colo Coló.

Todo aclarado--pensé yo con satisfacción. La capitán si era una de los nuestros

En la madrugada el fragor de los cohetes merkava-pechora Ruso-israelíes rompió el cielo.

Eso es contra nosotros--dije viendo las estelas moradas en el rosado cielo.

Es tiempo de irnos-- dijo la capitán, arrancando el Ahmadinejav--¿quién toma la torreta?.

Yo, yo, yo, yo--dijimos todos con entusiasmo como niños en clase.

Tómala vos-- me dijo dirigiéndose directamente a mí, tumbándome la mirada.

Me fui a la torreta y armé la ametralladora, deslizando la torre a diestra y siniestra.

Procura romper el hidráulico--me grito la gorda--De seguro que mañana te dice que si...Gafo pendejo.

Rodamos horas y no olvido, ni olvidare el momento en que vi los turbo camiones, amarillos con marrón.

Un Daf, un Scania-Isuzu y un ToyotaFord 8x8 llenos de nacionalbolcheviquescyborg cubanos. Matarían hasta quien los construyo por una carga electro plasmático adictivo. Con placer ajuste el radar GPS, apreté el disparador, viendo el chorro de balas de plasma impactar en los camiones hasta hacerlos explotar.

Hasta que lo lograste, pedazo de imbécil-- grito indignada la gorda al asomarse y verme tan feliz por mi victoria personal.

Ya vas a ver como la risita se te borra, cuando lleguen los nacionalbolcheviques en los turbo helicópteros Augusta-Tiger -- dijo a su vez Betty Coromoto, negando con la cabeza ante el desastre de llamas, tuercas, bioplastico y carne sintética.

Magnifico, fantástico-- gritó a su vez entusiasmada la capitán, dando un salto desde la torreta y correr hasta los camiones incendiados, para arrodillarse con los brazos abiertos contemplando fascinada el destrozo al explotar violentamente todo.

Ahora si se va a acostar contigo--dijo viendo el entusiasmo de la otra; la gorda dándome un codazo.

Acto seguido la capitán se incorporó, haciendo hélices con su brazo izquierdo, nos indico que nos iríamos inmediatamente.

¡Rápido, rápido¡--nos grito, mientras hablaba con terceros en el aire.

¡Qué padre¡--dijo Betty al verla hablar-- tiene conectado un samsungnokia-interbone Special.

III

Horas después nos escondimos bajo unos verdes araguaneyes, en medio de la azul llanura.

Tomen-- dijo la capitán, lanzándonos justo a nuestras manos unos paquetes.

Cuidado al masticar--nos dijo viendo nuestra torpe avidez.

Inmediatamente sin ningún pudor nos desnudamos y comenzamos a frotarnos con la esponja de baño automático, mientras masticábamos escupiendo nuestra suciedad bucal.

Para mí personalmente fue muy agradable, ver caer el sucio y quedar completamente afeitado de una vez.

Vaya. Peo mírate gafito. ¡Qué bien te vez¡-- dijo viendo mi cuerpo desnudo; la flaca, mostrando a su vez un cuerpo delgado y musculoso, haciéndome entender que ahora si valía la pena darnos unos revolcones.

Al rato estábamos frescos, con aliento de menta eucaliptus, y nuestro cuerpo despidiendo aroma de fragancia de bebe.

La capitán saco un espray Johnson, rociando el tanque, dejándolo súper reluciente.

Vi como el sucio de todos se volvía polvo, se disipaba en el viento, para impedir el rastreo de nuestro ADN presente en las células muertas regadas por doquier.

Por curiosidad recogí el papel envoltorio tornasol. Leí. “Colgate; esponja de limpieza, desinfectante, jabón , shampoo, depilador, desodorante, colonia, humectante”.. Fabricado en Nuevo Liverpool, República Federal de las Falkland... busqué el envoltorio del tratamiento dental masticable, mientras me frotaba con la lengua mis dientes libres de placas y caries; leí...”Tratamiento dental masticable, ortodoncia, caries, placa dental, enjuague y tratamiento bucal, fabricado en Pelotas, República Rio Grande Do Sur”...Agité con incredulidad mi cabeza.

Tenemos que movernos en retirada. Hemos realizado un buen patrullaje.—Dijo la Capitana, desde debajo del tanque.

Pero ¿Que hemos logrado?--preguntó la gorda-- somos cinco personas. Solo usted sabe lo que hacemos aquí.

Patrullamos--dijo la capitán con tranquilidad, contemplando satisfecha a su pulido tanque, mientras lanzaba una pastilla de aceite hiperbioplasmaticoChevrom-ELF -- ahora funcionara mejor. Dijo una vez realizada la operación.

IV

Esa noche una luna anaranjada iluminaba un cielo turquesa. La capitán nos regalo pastillas de pizza Hut-Wendy. De verdad era mi primera comida, quien sabe desde cuándo.

Cada quien se acomodó para dormir. Me quede sentado, sin pensar en nada, viendo el resplandor rojo de las estrellas.

¿Cómo te llamas vos?--me dijo la capitán, viéndome, quizás analizándome, a la luz de la fogata sintética.

Pensé. Mi nombre...mi nombre es....mientras pensaba veía los enormes ojos negros de aquella cara de niña, con esa nariz respingada, boca de niña ingenua mala, cruel, pues estaba consciente de su belleza y del efecto que causaba en mi.

No estás mal-- me dijo repentinamente la capitán, al terminar de escrutarme, y me dijo inmediatamente---trata de recordar. Trata de ver tu niñez. Tienes una vida.

Hice un esfuerzo. Nada. Mi vida parecía haber comenzado cuando ella llegó al campamento.

Soy HPB1.--le dije con esfuerzo-- Soy sargento.

Tu nombre. Tienes una vida.—me dijo ella viéndome intensamente—Sabes quién eres. Siempre te he encontrado

No recuerdo--dije vencido.

Esa noche dormí. Por primera vez en años tuve un sueño.

Vi unas escaleras y unas casuchas amontonadas. Vi a unos niños en uniforme Rojo y Verde. Yo también era uno de ellos. Vi aquella manifestación. Yo también marchaba y manifestaba. Celebrábamos. Era un gran triunfo. Vi una foto inmensa de un hombre barbudo, en uniforme verde oliva. Una tarima con una pantalla gigantesca, donde aparecía la foto de nuestro comandante hablando. Nos hablaba de los logros, de los triunfos, eran cifras, números, imágenes. Ganábamos una gran guerra contra unos tipos con bandera de barras y estrellas azules, blancas y rojas. Veíamos imágenes de un ejército de hombres rubios y negros; vestidos con camuflaje negro y blanco rindiéndose, llorando arrodillados clamando por sus vidas. Los nuestros reían, celebrábamos la victoria. Una niña preciosa de inmensos ojos negros estaba conmigo. Nos abrazamos llenos de felicidad. Éramos libres.

Después vino el hongo blanco nítido. Volví a ver el gran hongo blanco nítido pero ahora fosforescente. Después vi los tanques ,los camiones blancos y negros, con los soldados vestidos de camuflaje blanco y negro; llegaron disparando contra nuestras casas. Nuestros soldados huían a toda velocidad, cuando llegaba el momento de combatir ,se arrodillaban besando las botas de ellos.

Eran los vencedores en menos de 7 horas. Eran crueles. Eran muy malos. Eran los nuevos jefes... Nuestro comandante había huido con todos los demás, llevando el dinero del presupuesto nacional... Los vencedores nos obligaron a trabajar, a pagar impuestos... Eliminaron a los delincuentes... No permitían que nos saltáramos la luz roja de los semáforos. No dejaban que bebiéramos licor, ni consumiéramos drogas en las esquinas de las calles. Era horrible…………..

Continúa en Antologia I de Edrapecor en Create Space

SECCION II

Esposa a la carta

Capitulo 1

Cuando uno se divorcia siempre hay cambios. Buenos o malos; los Drásticos cambios en la vida de los que todos hablan y uno nunca los cree… hasta que los vive.

De cocinar uno mismo para dos; después de dejar todo tu sueldo en un curso de cocina para impresionar; pasas a cocinar para ti mismo cualquier cosa. De tu presupuesto en el que quedabas sin nada cada mes por aquello que lo de ella es de ella, lo de uno es completamente de ella, pasas genuinamente a ser un pobre diablo sin un centavo. Si te era imposible comprar ropa pasas a ser un única camisa, un peor es nada único pantalón, con unos zapatos de cualquier moda...

Si antes el sueldo no alcanzaba. Ahora no sabes qué cosa es un sueldo.

Esteban cavilaba todas sus situaciones, pues a diferencia de sus pocos amigos machistas y malos esposos, fue un genuino creyente del mundo de la pareja.

Lamentablemente le cobraron los pecados cometidos por todos los otros.

Ahora dormía tranquilo después de salir de aquel infierno. Por eso prometió no enamorarse mas nunca, ser un patán con la que llegase de nuevo a su vida, sólo tendría sexo con mesoneras, actrices porno o estudiantes universitarias que no fuesen fanáticas de los Leones del Caracas. Una vez que lograse su cometido un lagrimoso adiós y basta.

Por eso la carta del Ministerio del Trabajo asignándome una pasante becaria me hizo saltar de su escritorio. No tenía dinero ni para una pizza, mucho menos para pagar una beca salario de una aprendiz.

Ese era el resultado que obtuvo al ser Keyla lo suficientemente cruel y despiadada en su divorcio. Con precisión quirúrgica lo convirtió en Ken el novio de Barbie, le quito todo, todo, después de eso lo dejo en la ruina.

También le quito la autoestima, la casa, El dinero y la posibilidad de salir adelante, pues hasta lo dejo mal parado en el colegio de Abogados, pintándolo como un tracalero estafador, al que todo el mundo ponía un kilometro de distancia apenas lo veían....

Cuando tenían sexo buscando acomodar mediante lo físico su relación, el sabia y la veía con el rostro de fastidio.

Terminaste-- decía con cara de malvada insatisfacción, inmediatamente le daba la espalda, cubriendo su rostro con una almohada fingiendo llorar.

Después invento que él la agredía. Le pusieron una restricción judicial. Por último le partió en mil pedazos el corazón, al irse una tarde, mientras no disimulaba su satisfacción al hacer la maleta.

Ella fue la que se marchó. No sin antes decirle.

-- Me voy. Te dejo esta pocilga. Yo saldré adelante, por mis propios medios. Tengo todo un futuro que no voy a seguir malgastando ante un perdedor…

Nada parecido a la menuda joven de pelo muy negro por los hombros, bonita, bonita y bella de verdad. Un dulcito de albaricoque, quien al llegar a su vida. Todo el tiempo estaba para decirle que lo amaba con locura.

Se amaron con hambrienta ferocidad, que lo ahogaba con empalagosas cartas de amor, lo llamaba doscientas cincuenta veces en el día. Se casaron, hicieron bastante dinero y después le dijo que era un infantil, que se quedó en el pie de la escalera, que ella no podía compartir su vida con un fracasado sin aspiraciones, pues ella necesitaba una pareja evolucionada y lo desechó como a un zapato viejo.

Por eso a pesar de todo se adaptó bastante bien en su nuevo vacío. Por lo menos todo terminó y podía a sus 38 años tratar de comenzar de nuevo desde -0.0.

Encontró unas realidades anexas que no contaban con ellas. Sus antiguas amistades le hicieron un vació más perfecto que el vació espacial, su celular dejo de recibir llamadas. Cuando trataba de conversar con cualquiera de ellos; repentinamente encontraban una ocupación, o una llamada al iphone para irremediablemente dejarlo con la palabra en la boca.

Supo que su antigua ex-ex presentaba a un nuevo reemplazo, después a otro, luego a otro junto con otro y después otro. Definitivamente no perdía tiempo la niña. Luego de fastidiarse yendo al cine solo, mientras le duró algo de dinero se encontró con que solo estaba disponible una pléyade de sicóticas divorciadas con hijos más peligrosos que Bin Laden, con toda clase de traumas emocionales. Solteronas feas y frígidas, religiosas a montones, aparte de una inmensa cantidad de heridas emocionalmente que odiaban a los hombres y estaban buscando lo mismo que él; a un idiota en quien poder vengarse.

Me tengo que suicidar-- fue la salida que encontró cuando le llego el doble aviso de desocupación de la oficina y del apartamento. Todo enmarcado en una bonita carta que le decía que ahora le era obligatorio tener una pasante.

Con que una pasante-- repitió para entender mejor. Será que me lavara lo que me queda de ropa.

Keyla fue precisa como un rayo láser, también en lo profesional. No le dejo ni un cliente en el bufete. Por momentos quiso odiarla. Pero de verdad era un tonto; simplemente no podía hacerlo. La amaba demasiado.

Por instinto vio a la puerta. Ya ni siquiera se molestaba en cerrarla. Ojala vinieran los ladrones para luego decir que le quitaron más de lo que tenia y poder evadir compromisos por un tiempo adicional.

Vio la chica. Supo que era la pasante. Unos veinticinco años, también delgada, también pequeña, piernas muy bien hechas, no fea, no bonita. Otro dulcito de albaricoque, con una daga ponzoñosa escondida para destruir a un tonto precisamente como él.

¿La nueva pasante?-- pregunto sabiendo perfectamente quien era, pues ninguna joven que se preciase de decente vendría a su puerta...

Si señor-- le dijo la joven entrando y extendiendo una mano muy bien cuidada y fina.

- Clarisse Rodríguez Jo.

¿Jo?-- dijo simulando sorpresa, para tratar de tender algún puente con la tímida recién llegada.

Mi abuelo materno se escapó de Corea del Norte.

Ya esta me va a lanzar el cuento de su vida-- pensó aterrado. El hombre, mientras la joven lanzaba una panorámica de lo que alguna vez fue una oficina.

Hizo un gesto para que se sentara. Odió ver que el sillón estaba más que lleno de polvo.

La joven se sentó. Sin mucho disimulo continuo fisgoneando la oficina. Cajas y cajas. El aire acondicionado estaba apagado.

Esteban tosió.

La joven le entregó su curriculum

El hombre lo ojeó muy por encima.

Quería mandárselo por Internet, pero las direcciones que me dieron en la corresponsalía “no era ubicable”.—explicó la muchacha, entendiendo que la habían mandado al peor bufete entre los más mediocres de la ciudad

Es que estamos haciendo ciertos ajustes, como podrá ver. Yo me conecto en un Cyber algunas veces-- mintió, continúo viendo de soslayo las perfectas pantorrillas de la muchacha.

Vaya. Nada mal—pensó imaginándola totalmente desnuda y apoyándose en el escritorio con esa inocente cara , pero gesto seductor; y el besándola con hambrienta avidez. Desechó el pensamiento. Tenía muchos meses en una feroz abstinencia y hasta una escoba calva le vendría bien

Vaya. Si. Son tiempos difíciles. De verdad lamento mucho que la asignaran aquí. Puedo hacer una carta explicativa y de seguro ellos la reubicaran. De verdad...—repitió el “de verdad”, con un maniqueísmo fulgurante... Es que toda su vida era un “De verdad esto ó de Verdad aquello”

Se me hace un poquito bastante difícil pagarle.—fue su “de verdad” del momento. Las pasantes debían cobrar la mitad del sueldo mínimo, el seguro social a sus asignados empleadores, como parte de la responsabilidad social...

¡OH por favor¡. Quiero intentarlo. El sueldo es lo de menos. Puedo decir que usted me paga y yo misma pago mi seguro social. Quiero tener experiencia laboral para poder tener acceso a un nuevo trabajo.—dijo ella, demostrando que le habían sacado la esquina en muchos sitios.

Más estable y prospero-- dijo él con algún dolor.

Sin duda-- dijo la muchacha sin tapujo. Al pan. Pan. Al vino. Vino. Pero no era nada fácil conseguir una asignación de pasantía. Por eso evidentemente la joven hacia el sacrificio. Al menos a Esteban todavía no le habían bloqueado su carnet del colegio de abogados y podía trabajar.

Esteban guardó silencio. La bofetada le dio en pleno rostro. La muchacha se lo dijo. Asimiló la indirecta totalmente. Todavía era un hombre. No estaba ni enfermo ni manco.

Está bien. Le enseñare a ser mi asistente Si en un mes no le conviene usted misma me lo dice. ¿Qué le parece?.—propuso el hombre, ya sin sus sucios pensamientos de antes. Seria alguien con quien conversar. Seria alguien quien le dijese las nuevas tendencias de la sociedad de ahora

Prometido—Contesto la muchacha con el gesto de boy scout...

¡Ahj¡. Otra cosa. Muy pronto nos vamos a mudar. Usted sabe, cosas de mejor ubicación.

¿Y?. ¿A dónde?.

Bueno. Estamos estudiando la situación y opciones. Seguro será en un sitio más agradable...Soy abogado mercantil y siempre las empresas necesitan un asesor.

¿Por dónde empiezo?.—pregunto la muchacha, lanzando una nueva y analítica ojeada a la espantosa y derruida oficina. Por lo menos el sucio era la norma.

Umm; Por ahora no quiero que haga nada. Revise los documentos para que se familiarice. Por los momentos mis clientes son mis futuros clientes.—repuso el hombre, para darle de una vez la idea de saber donde se encontraba.

La muchacha de momento no comprendió. El Doctor Esteban no era nada feo, aunque era evidente que le faltaban por lo menos unos cinco kilos, tenía un afeitado horroroso, el flux que cargaba tuvo tiempos mejores. El hombre se explicaba muy bien, pero lo último no lo entendía ni una computadora.

El hombre se marchó dejándola con un mil preguntas. Dejo en la salida unas llaves para que cerrara, al quedar sola la joven vio el polvo y pasando la mano por las carpetas igualmente llenas de polvo dijo.

Mi señor. ¿Esto es un trabajo?—dijo ella pasando el dedo por el polvo del antiguo y derruido escritorio principal….

Keyla la pasaba divinamente. Atrás quedaron los días de pobreza, limitaciones, máximo aburrimiento con Esteban en su ridícula vida de clase media.

Cambió la destartalada CheryTiggo 4x4 Turbo Diesel sincrónica por una BMW X5 4x4 Teptronic Turbobiodieselhibrida; usaba joyas de las más finas compradas en Aruba y Barbados.

Se satisfacía con Dave. Bueno no era sexo; lo que tenía con Dave era una batalla campal con largos y aullantes orgasmos que la hacían gritar Si, siiii, siiiiiiiiiiiiiiii.

Pero lo mejor era tener dinero. Dinero sucio, dinero limpio, dinero lavado, dinero producido, dinero robado. Estaba en la cúspide de la ola, estaba a punto de saltar a una más alta. Para tomar impulso, subir a una que rozase el cielo o de ser posible pasarle por encima y llegar a la galaxia.

La mujer estiro sus piernas.

Por un momento frunció el ceño. Unas finas venitas azules se veían, con esfuerzo se notaban, pero ella si las veía. Ella sabía que ahí estaban. Maldición a los 35 años una chica no debe mostrar ni una marca. La competencia era feroz. Las jóvenes menores en edad no tenían ningún escrúpulo en la lucha por ser las numero uno y desplumar a cualquier imbécil creído que andaba por ahí, creyéndose Bratt Pitt.

Eso la obligaba a aponer luz tenue en su habitación. Buscaría a un negro. Uno que le hiciese mucho daño. Pero un negro bien feo. Si eso quería. Alguien que no se desinflase rápido. Recordó a Esteban. Todo el tiempo a gran velocidad y en poco tiempo. Ese idiota. Era el punto neutro en la ecuación. Se hizo esa imagen mental para odiarlo. Odiarlo mucho.

En realidad Esteban fue un demonio en la cama. El único que la hizo vibrar hasta la última célula. Pero era imbécil e idiota. En fin. Nada era perfecto.

Por un momento se puso alerta. Sintió la sensación que Esteban podía dañarlo todo. No podía eliminarlo todavía. En el divorcio lo dejo sin nada. Pero él se quedo con algo de ella. El recuerdo del sexo más brutal y primitivo que alguien pudiese imaginar en la porno más sucia jamás realizada.

Pero el dinero fue hecho sudado, trabajado, por ella. Todo porque ese bobo junto a su cerebro Vivian en el limbo. Fue un grave error. Pidió perdón a ella misma y a dios cuando firmó el acta de matrimonio. Se autocomvencio que la aburría suSexo insípido, clásico, rutinario y precoz, aunque la realidad era que ningún otro la había satisfecho como Esteban.

El muy gafo con su sonrisa babosa firmando todo lo que ella le presentaba. Pero era una bestia sexual. Por eso duraron el poco tiempo que duraron.

Ahora tenía que resolverlo. Seria a partir de mañana. Otros asuntos le Rondaban por la mente.

Keyla comenzó a vestirse. Lo peor que puede hacer una ejecutiva profesional con dos máster y dos doctorados es acostarse con un cliente. Porque eso era hacerlo con un amigo al que apreciaba. Insoportable era hacerlo con un cliente y amigo. Pero era necesario. Millones de dólares estaban en juego, entendía que no podía regalarle una universitaria. Tenía que ser ella. Después del sexo; la firma. Más nada. Sin recuerdos ni remordimientos.

III

Fedra Clarisse Rodríguez Jo vio el cartero.

El hombre le entregaba un sobre rojo del servicio de impuestos. La joven distraídamente firmo el recibo. Era un sobre con muchos sellos.

Someramente los leyó. . “Dirección desconocida”.” Errada”. “Dirección fiscal errada”. “Fallido”.” No se encuentra el destinatario” “Diríjase al propietario”. “Correo electrónico desconocido”. “Etc. Etc.”

Parecía que el Doctor tenía muchas direcciones y el sobre lo había perseguido durante meses.

Cavilo si lo abría o no. Decidió que no.

Viendo el polvo, el aspecto ruinoso de la oficina ya no estaba tan segura de quedarse. Este abogado estaba unos 987 kilómetros más allá de la miseria. Puso el sobre encima del polvoriento escritorio. Ella y sus despistes. No le pidió el número del celular ni su correo electrónico. El hombre le dio las llaves, luego se fue velozmente dejándola en medio de la ruina y el polvo.

Decidió vegetar y fisgonear. Que más. El doctor estaría loco si pensaba que ella se pondría a limpiar. Ni en su casa lo hacía,

Mucho menos enfrentarse a toda esta basura, mas grande que la basura acumulada por los habitantes de la gran Caracas que eran famosos en todo el país, especialmente por su suciedad.

Es que les gusta vivir en la inmundicia. Que antihigiénicos-- dijo recordando las fotos de los periódicos.

IV

Al día siguiente Esteban entró en la oficina. Quedo mudo de asombro. En su vida de divorciado, la oficina había estado tan limpia y bella.

Clarisse trajo café de su casa, lo preparó, ofreciéndole una inmensa taza humeante. Casi la beso. De verdad esa apetitosa joven le estaba gustando más y más. Ese café negro, era lo primero que le llegaba al estomago en dos días. Agradeció en

Silencio; inmediatamente la joven le entrego el sobre del impuesto.

¿Impuestos? Si alguien esta exceptuado de impuestos ese soy yo.—Devolvió el sobre sin abrirlo.

Archívelo por ahí. Por los momentos no tengo nada que declarar.—dijo el hombre, sin dejar de contemplar lo que ahora si parecía una oficina.

¿Si es una multa?—le pregunto la muchacha, viendo que este hombre aparte de pobre y derrotado, era un irresponsable.

Mi ex ya se encargo de dejarme en la ruina. Dejo Muy poco para cobrarme el gobierno. Más bien ellos deberían ayudarme con algún beneficio social—Explicó tranquilamente Esteban, con un gesto de sarcasmo, viendo mejor a la joven mientras pensaba --¿Cómo haría para meterle los pelos para adentro?

Fedra Clarisse suspiro. Esto sí que era una mala manera de hacer unas pasantías en administración. Este hombre no tenía ni billetes de monopolio para administrar.

Esteban se sentó en su escritorio. Se puso a juguetear con sus dedos. De verdad viendo bien a la chica tenía bastante de todo. Por un segundo volvió a fantasear como seria tenerla, bailar pegadito con ella, tomar ese talle que prometía tantas cosas. Apartando tan ruines pensamientos se levantó y saliendo repentinamente dijo.

No vengo en todo el día.—dijo en la puerta, disponiéndose a salir. Vegetaría por ahí. Ya se había tomado un café. Con eso tenía para toda la ,jornada.

Necesito su correo y teléfono-- dijo ella tratando de atajarlo.

Esteban un poco cortado se detuvo en la puerta y confesó.

No tengo ni celular ni computadora. Es que...esteeem, estamos renovando los equipos.-- El hombre se arrepintió en medio de la frase. Era una tontería fingir.

La muchacha no le creía pero ni de lejos.

Bueno cuando termine, debería abrir uno—musito ella. Y como agarrada en falta, continuó sirviéndose un poco molesta una taza De café. ¿Para qué fingir?. --Cuando termine. ¿Qué?.

Bueno. Cuando termine-- dijo Esteban escapando. De verdad quería intentarlo.

Después de la intempestiva salida del hombre; Clarisse quedo dueña y señora de la oficina. Continuaría limpiando, así fuera por el camino de la virgen. Cajas con avisos y amenazas de cobro, facturas vencidas, cheques protestados, citaciones de abogados; este hombre lo tenía todo en negativo.

No paga ni promesas-- susurro la joven viendo y viendo todo el papeleo. Miro nuevamente el sobre del impuesto. Bueno. Eso era parte de su trabajo. Lo abrió y leyó.

A medida que lo hacia sus ojos se ponían mas y mas grande de

Asombro. Estaba más que estupefacta. Era un error. Era impresionante error. No entendía. Veía y releía. Lo que tenia ante sus ojos Eran los formularios de cancelación y pagos de impuestos con su correspondiente respaldo en Internet. Eran

Cancelaciones de varias empresas. Una constructora de carreteras y parques industriales, Una empresa de transporte de alimentos, una contratista de servicios de mantenimiento eléctrico industrial, otra de mantenimiento y reparación de equipos de alta tecnología de hospitales. Las ganancias eran extraordinarias.

Los pagos de los desgrávameles personales habían sido puntuales. Esteban WatkingsOlivestri era un excelente pagador de impuestos. Lo era porque ganaba millones. Las empresas tenían domicilios fiscales en Islas Caimán, Grenada y unos apartados postales en Miami.

Este tonto, quien sabe en que estará metido y ni lo sabe-- dijo espantada la muchacha viendo la puerta y con ganas de echar a correr a todo dar, bien lejos de este idiota.-- No le agradaba para nada estar junto a un tipo que estaba evidentemente un 99.99% preso o muerto en el futuro más próximo posible, que comenzaba en un nanosegundo…………….

Continua en Antologia I de Edrapecor en createSpace

SECCION III

¿LA VISA DE MIS SUEÑOS?

Capitulo 1

La Conquista del Cielo.

La conocí como nos conocemos todos. En la fotocopiadora. Ella es la vendedora Corporativa de la Región del Oeste y del Sur.

Luce exactamente como lucirá Katty Perry a los 36 años, sin engordar y con un maquillaje serio. La gran diferencia es que ella tiene los ojos color Ámbar y es una morena canela perfecta.

Es espectacular, divina, sexual, independiente, productiva y por su puesto más que inalcanzable para mí.

Sonrió cortésmente ante mi presencia. Igualmente Le sonreí por cortesía, atrapado por esa preciosa figura.

No me habló y yo tampoco. Terminó de sacar sus fotocopias y se alejó turgente, atractiva, felina.

Dejando un aroma exquisito a su paso. Con ese pelo negro de india, mostrando una piel morena, tostada , canela y el porte de una mujer que gana 200 veces más que yo, que es prepotente, exitosa, asertiva, quizás con un amigo exactamente igual a ella, de esos que manejan un BMW 750 Turbo Diesel Eléctrico y almuerzan en Restaurantes de 135 dólares el plato.

Volví pensativamente a mi escritorio. Tengo mucho trabajo atrasado y me quedare hasta las 8 PM.

Es que mi gerente genuinamente me odia. Quiere mi puesto para dárselo a Yuleizi. La ultima recién llegada, quien ya se acostó con él; ya se comporta como la dueña de la empresa, y por lo tanto mi puesto de trabajo muy pronto será para ella.

Soy pues, el candidato A1 para salir como corcho de champaña en cualquier momento, por el motivo que sea. La única verdad es que todos saben y yo también se que de éste viernes no pasa que me despidan.

Todo lo que realizo no es aprobado. Mi experiencia repentinamente es inútil. Todos los memorándum son únicamente para mí. Aquí todos llegan retrasados. Menos yo. Aquí todo el mundo pide permiso. Menos yo. Aquí todos introducen reposos médicos menos yo.

Cuando quedé solo en la oficina, abrí mi Facebook. Loreana está en Dinamarca. Me envía sus saludos. Fue mala estudiante. Fue mala laborando. Me envió unas fotos preciosas. Esta de cajera en un Supermercado y le va de maravillas.

Luis José me envió sus saludos. Esta más que feliz en Abu Dubái. Me expresa que lo único que le molesta es el calor. Es repartidor en una floristería; me expresa que le encanta manejar por todo Dubái en su Volkswagen Panel Diesel.

Efraín finalmente salió del Closet. Vive junto a su pareja en New York y tienen un carrito de Perros Calientes. Me agregó en sus amistades de Facebook, para rayarlo completamente como el único heterosexual en medio de todo su mundo.

Únicamente me quede aquí, con un sueldo que no me alcanza, con malos compañeros de trabajo, malos vecinos, malos familiares. Atascado en un país de 7ma categoría, sin esperanzas, sin futuro, sin oportunidades. Yo también tengo que irme. Si ellos haciendo cualquier cosa allá están felices. Mi experiencia. Carajo, pues debe servir de algo.

I

Caramba Rafael Alberto—me dijo ésta misma tarde Alexander Guillermo, mi gerente con la expresion de fastidio de un ejecutivo incompetente—Contigo vamos para atrás. Ya ni siquiera logras sacar adelante los informes de rutina. ¿Qué vamos a hacer contigo?. ¿Qué estás haciendo con tu labor?. ¿No quieres seguir con nosotros?. Dilo. Tenemos gente de mejor calidad que tu para sacar adelante el puesto.

No le conteste. Me limite a mirarlo con mi expresión de “tú mismo sabes lo que pasa”. Mi trabajo no tiene errores. A Este idiota yo mismo lo entrene y lo que sabe es porque yo se lo explique. Cuando mete la pata yo soy el que le ayuda a salvar el pellejo. Pero ahora La Yuleizi desnuda le hizo tener una amnesia total con mi desempeño.

Hoy Salí justamente a la hora. Repentinamente cambie de opinión. ¿Para qué me voy a quedar laborando cuando todos se marchen?. Ahora sí que estoy harto de mi trabajo, mis compañeros, mi ciudad, mi vida, mi ex esposa, de las avenidas llenas de huecos, sin luces. Estoy en una tranca vehicular. Escuchamos disparos. Delante de mi dos motorizados, atracan a un vehículo. Descargan sus automáticas contra el conductor. Sacan un maletín. Huyen riéndose. No podemos continuar. Quedamos atascados. Llega la policía. Nos revisan a todos. Tengo que bajarme de mi camioneta. Me revisan y tratan con brutalidad. No digo nada. Me puedo meter en problemas. No sirven para evitar la delincuencia. Es mas. Ellos mismos son delincuentes. Únicamente sirven para maltratar a la ciudadanía. Nada que ver con la Policía Japonesa. Esa si es una Policía Profesional. Cuanto no daría por estar en este momento en Japón.

Cuando puedo nos movemos lentamente. Continuare por la autopista…

En Preguntas Yahoo, siempre preguntan cuál es el peor auto. Yo tengo la respuesta: La Chevrolet Blazer 4x4 TDI. Esa es la peor de todas. No tiene comparación con ningún vehículo en cuanto a mala calidad. Hoy me volvió a complacer.

Cuando arribé a la parte más oscura y peligrosa en la intercepción a la carretera Nacional que lleva a mi suburbio. Mi camioneta encendió todas sus luces del tablero y se apago inmediatamente, después de un extraño zumbido en el motor. Inmediatamente una humareda salió por las intersecciones del capot.

Me orille mientras le gritaba a mi vehículo, dándole golpes al volante.

¡Quémate.¡ ¡quémate de una vez¡. Hazlo que no te voy a apagar.

Descendí maldiciendo cada segundo me mis 40 años.

Abrí el capot y no pude ver nada en medio de tanto vapor. Me ensucie mi flux. Desconcertado no supe que hacer. Hasta que me decidí. Mire el rio de autos que pasaba a mi lado. En lo que viera un taxi me montaría y me iría. Sería la despedida de mi camioneta. Ya mañana no habría ni una tuerca. Pero como los ladrones de autos saben lo que es una porquería de vehículo. Lo más probable es que amaneciera intacta.

Vi pasar la Toyota FJ Cruiser Turbo Diesel y se estaciono justo frente a mí.

De la SUV descendió la última persona que esperaba ver. Ella misma. La vendedora Corporativa del Oriente.

De seguro venia a comprobar cómo se comporta un fracasado cuando se le accidenta nuevamente su vehículo y no tiene ni un céntimo, encima a las 7 de la noche, en el peor sitio de una peligrosa carretera.

Caramba Señor. Casi no lo veo. Por poco sigo sin detenerme. ¿Qué le sucedió?.—me pregunta, dirigiéndose a mí, con una atractiva sonrisa.

Me accidente y no tengo idea que le sucede—explico atónito de tanta belleza, mientras trato de limpiar mi sucio flux.

Es evidente que necesita una grúa. Es muy tarde. ¿Su seguro?—me pregunta, mientras ve el humeante motor de mi trasto

Solo tengo Responsabilidad Civil básica.—dije, para que entendiera de una vez que soy el que lleva el estandarte del club de tipos que han quedado en la más extrema ruina gracias a su ex esposa.

Ella me miro y asintió en la oscuridad. Tomo su Iphone versión 9 y llamó. Solo dijo unas pocas palabras y 6 minutos más tarde una reluciente JAC grúa incorporaba mi destartalada camioneta a pesar de mis protestas..

¡Oh¡ Vamos. Hoy por ti. Mañana por mi.—me dijo ella con una encantadora sonrisa.—Yo sé lo que es eso. Lo viví bastante. Cuando empecé de vendedora hacia la ruta en autobús. Más de una vez me tocó pasar la noche en una estación de gasolina. Cuando compre mi primer auto, fue una Mahindra Bolero Diesel que me dejaban accidentada cada 200 metros. Generalmente en medio de un aguacero y de noche.

Me llevó en su camioneta, mientras la grúa nos seguía. Nos presentamos. Irene Barreiro Figueira. Es su nombre. ¡Qué desgracia la mía¡. Ni siquiera tenía dinero para invitarla a una copa. Tampoco debía ofenderla invitándola a subir a mi apartamento. Al llegar a mi edificio, Le di las gracias y descendí. Mientras la grúa dejaba mi camioneta en la puerta del mismo

Subí a mi apartamento. Mi odisea había durado 2 horas.

Entré y con la puerta barrí las innumerables notificaciones. Con morbosa tristeza las abrí, las leí una por una.

Citación de abogado por atraso en pago el condominio. 3era porción atrasada de impuestos municipales, aviso escrito de cancelación de contrato de energía eléctrica por recurrentes impagos. Cancelación de Cuenta Corriente del Banco, como penalización por emitir consuetudinariamente Cheques Sin Fondo. Anulación de mi Tarjeta Master Card por retrasos en el pago. Citación judicial por atraso en pago de pensión de mi hijo.

Las tire al piso y me lance a mi cama.

Dormí inmediatamente… estaba en una playa de lujo en las costas de Vietnam. Irene venia hacia mí con una tanga transparente, estaba tumbado en la playa con un buen vaso de whisky, arriba un cielo infinito azul, precioso, una brisa espectacular. Nos besamos.

Me desperté cansado y envuelto en sudor. Tengo la más firme idea de dejar eternamente la Blazer en la puerta del edificio.¡ Que se pudra ahí¡. Ni que consuma las drogas más adictivas y peligrosas compraré un Chevrolet. Si alguien llegase a regalarme uno, lo demando por estafa.

Al día siguiente, Tome aire para darme valor y me introduje en el Metro para ir a mi trabajo. Fui pisado, empujado, golpeado, manoseado, humillado, vejado; el metro se accidentó dos veces en medio de los túneles y finalmente con 23 minutos de retraso llegue a mi trabajo.

Obvie las acusadoras miradas de mis compañeros. Como si yo fuera el único que llega tarde. Me senté y me sumergí en mi computadora. Más o menos creo que de alguna manera buscare la forma de arreglar la Blazer. Con el arreglo de mi despido lo hare. Es vox populi que pronto voy a ser despedido y nadie se me acerca.

Voy a la fotocopiadora a recoger mi trabajo que mande a imprimir. Viene Irene. No sé. Pero me pareció que fue a pro

¡Perdón¡ ¡dios mío¡ ¿Qué hice?.

Continua en Antologia I de Edrapecor en Create Space

Contacta conmigo en:

edrapecor@facebook.com

http://www.twitter.com/edrapecor

edrapecor@bubok.es

lasnovelasdeedrapecor@gmail.com

http://www.facebook.com/edrapecor

http://edrapecor.bubok.es

http://www.lulu.com/spotlight/edrapecor1

https://www.createspace.com/Preview/1111739

https://www.createspace.com/Preview/1126505 preview de Cristina takeshi

http://www.amazon.de/-/e/B00D90VO3Udireccion de Edrapecor en Alemania

http://www.amazon.com/dp/B00D8GTWEI Yo y Yo en Kindle Amazon

http://www.amazon.es/Tienda-Kindle/s?ie=UTF8&field-author=Edgar%20R%20Perez%20C%20(Edrapecor)&page=1&rh=n%3A818936031%2Cp_27%3AEdgar%20R%20Perez%20C%20(Edrapecor)Edrapecor en Kindle amazons

http://www.amazon.fr/s/ref=nb_sb_noss?__mk_fr_FR=%C3%85M%C3%85Z%C3%95%C3%91&url=search-alias%3Dstripbooks&field-keywords=edrapecor&rh=n%3A301061%2Ck%3Aedrapecoredrapecor en linkedin.png

codigo qr de esmashwords.png

codigo en xinxii.pngedrapecor en linkedin.pngedrapecor en lulu.png

Otros títulos de éste autor.

Cobardía. Novela de acción y guerra.

11 Minutos 03 Segundos15 Días 08 Horas. Novela de Terror

La Carretera de San Juan de Payara. Novela de Acción, Aventuras.

Cristina Takeshi. Novela Juvenil Romántica

Esposa a la Carta Novela Urbana de Aventuras

Soldado y Gelatina Novela Urbana de Aventuras

Xixata Novela Étnica de Aventuras.

Tahirza Novela Étnica de Aventuras

Traición y Cobardía Novela Urbana de Aventuras

Odalis Amelia. Un Amor

Ridículo Novela Urbana de Aventuras

La Otra Chica Novela de Ciencia Ficción, Aventuras

Los Dioses Bailaron Novela de Guerra, Romance, Aventuras

Margot Taylor Novela Romántica, acción, Aventuras

Para tu comodidad, tambien puedes encontrar estos trabajos ubicando Edrapecoró Las Novelas, o el titulo de tu preferencia en Google, Yahoo, Reedit, Books Google, Delicious

http://www.smashwords.com

http://www.xinxii.com

http://www.createspace.com

http://www.bubok.es

http://www.wattpad.com/edrapecor

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Sinopsis la otra chica iconSinopsis En Nueva York, John Wick, un asesino a sueldo retirado,...

Sinopsis la otra chica iconSinopsis Un hombre gris y afable, que trabaja como contable en una...

Sinopsis la otra chica iconSinopsis: Los proabortistas quisieran que la Biblia no condenara...

Sinopsis la otra chica iconLa chica de la cámara de fotos

Sinopsis la otra chica iconUtena, la chica revolucionaria

Sinopsis la otra chica iconY no quiero llantos. La muerte hay que mirarla cara a cara. ¡Silencio!...

Sinopsis la otra chica iconSalto del Ángel. Chica junto a la iglesia

Sinopsis la otra chica iconLengua 6º > Unidad 12 > Una chica de hoy en día A2

Sinopsis la otra chica iconSingularidades de una chica rubia (España, Portugal, Francia, 63 )

Sinopsis la otra chica iconPaper De la burbuja puntocom a la (próxima) burbuja Web 0 (para el...






© 2015
contactos
l.exam-10.com