El tesoro






descargar 1.31 Mb.
títuloEl tesoro
página1/22
fecha de publicación11.06.2015
tamaño1.31 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Economía > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   22
OASIS



Para vivir más

Y mejor
Autor

GONZALO GALLO GONZALEZ


EL TESORO



Si buscas el tesoro

Y lo encuentras facilito,

Es un pobre tesoro.
Si te cansas de buscarlo

Porque está muy profundo,

No mereces el tesoro.
Si lo buscas con amor y sacrificio,

Tu esfuerzo es oro

Aunque no encuentres el tesoro.
Gonzalo Arango

Tres pasos



Este libro motiva a conocer y apreciar los valores éticos y espirituales para vivir más y mejor.

Son 365 mensajes positivos que darán excelentes frutos con una lectura pausada y reflexiva.

Se sugieren tres pasos que, de seguro, harán posible que la sabiduría aquí contenida llene el alma de paz y el corazón de entusiasmo:


  • 1. Lectura pausada

  • 2. Meditación y oración

  • 3. compromiso concreto


“El que escucha y no practica es como el hombre que construye su casa sobre la arena, el que escucha y pone en práctica es como el hombre sensato que construye sobre roca “.Jesucristo

(Mateo 7,21-27).

Cuantos años tenemos

En cierta ocasión alguien le pregunto a Galileo Galilei: “ ¿Cuántos años tiene su señoría?” “Ocho o diez”, repuso Galileo, en evidente contradicción con su barba blanca. Y luego explicó: “Tengo, en efecto, los años que me quedan de vida; los vividos no los tengo, como no se tienen las monedas que se han gastado”.
Crecemos en sabiduría si valoramos el tiempo como lo hacia Galileo. Decimos con asombro: “! Como pasa el tiempo!” Pero en realidad somos nosotros los que pasamos. El astrónomo italiano sabía que acá estamos de paso. Somos peregrinos y es bueno pensar en la meta que nos espera. La certeza de que nuestro caminar terreno tiene un final, es el mejor recurso para valorar más cada minuto. Así podemos aprovechar lo único que tenemos: el presente.
Conviene disfrutar cada día como si fuera el último. El ayer ya se fue y el mañana no ha llegado. ¡Aprovecha el hoy! Eres realista cuando aquí y ahora eliges lo mejor para ti y los demás, sin lastimarte ni lastimar.

1

Año nuevo

Al saludar un nuevo año se suele decir:

“Veremos que nos trae…”, “Espero que traiga esto o aquello…”. Son expresiones que acaso dejan traslucir una actitud pasiva frente a la vida. En realidad un nuevo año no trae nada distinto a lo que nosotros mismos procuremos.
Un año no trae días aciagos para unos y felices para otros. Cada cual recoge lo que siembra. La esperanza es una virtud dinámica, luchadora, nos pone en camino, nos mueve a actuar. El dicho:”El que espera desespera” es falso. La desesperación solo visita al apocado.
A veces la llamada resignación cristiana tiene más de pecado que de virtud. Sólo es áurea y cristiana si aceptamos lo que no se puede cambiar, mientras luchemos por mejorar. El nuevo año será lo que tú hagas de él.

Siembra generosamente y no cosecharás con mezquindad.

2
Ser luz


Quienes conocen a la madre Teresa de Calcuta dicen que a ella le gusta repetir éste aforismo:”Es mejor encender una luz que maldecir la oscuridad”. El rico simbolismo de la luz siempre se ha hermanado en las religiones con todo lo positivo: amor, verdad, fe y vida.

Todos tenemos en el corazón una fuente de luz.

Todos podemos esparcir luz o tinieblas. Si mi familia o mi país están a oscuras, las cosas no mejoran con maldecir, renegar o criticar. La luz se hace con amor.

Quizás es por eso que cuando nacemos se habla de este hecho maravilloso en términos de luz. La madre da a luz.

Ante los problemas, ¿en que grupo estamos? Ojala sea en el de aquellos que encienden una luz y no en el de quienes maldicen la oscuridad.

Es más preocupante y funesto racionar la luz del amor que racionar la luz eléctrica. En la antigüedad se llamaba lucífero al que portaba la luz y Cristóforo al que llevaba a Cristo; es lo mismo porque Cristo es luz. Esfuérzate por iluminar a muchos con el amor, la justicia y la verdad.
3

juego de la vida


En los juegos olímpicos no ganan las personas que tienen buena suerte, sino las que tienen buen entrenamiento y buena disciplina.

Algunos atletas excusan su fracaso diciendo que no corrieron con suerte. Buena manera de lavarse las manos.

Las personas triunfadoras no deben su éxito al destino. Menos a talismanes o amuletos. Las victorias se alcanzan con entusiasmo, dedicación, esfuerzo y mente positiva. En el juego de la vida podemos ganar medallas de oro, plata y bronce, al pensar y actuar con fe, esperanza y amor.

Cada uno traza su propio destino; a toda persona se le puede decir:” Tú eres el resultado de ti mismo”. La que algunos llaman “Buena suerte” no son más que altas dosis de fe en uno mismo, en Dios y en los demás. Si queremos subir al podium de los ganadores no pensemos en la suerte; forjemos nuestro destino con fe, esperanza y amor.

4

Generosidad

“Moneda que está en la mano, quizá se deba guardar la monedita del alma, se pierde si no se da”. Versos de Antonio Machado. El mismo poeta de “Cantares”, musicalizada por Joan Manuel Serrat. Machado es un poeta que siempre tuvo un horizonte abierto en su poesía para el espíritu. Escribía con el corazón.

Las personas espirituales dejan huellas de bondad. Saben que la riqueza no es para guardarla, sino para compartirla. Los seres humanos somos felices si vivimos para darnos y dar, no solo para recibir. Ya lo decía Jesucristo:

“Hay mas alegría en dar que en recibir”. La monedita del alma no es para atesorarla con egoísmo, sino para ofrecerla con generosidad.

Quien sabe dar amor, recibe amor y quien sabe ser amigo tiene amigos. Quien da desinteresadamente experimenta que nunca da sin recibir. Es feliz quien sabe compartir. Es feliz quien deja el egoísmo y se muestra generoso y solidario.

5

Dios existe


En Cien Años de Soledad se cuenta cómo llego un día a Macondo la enfermedad del olvido. Es un texto muy sugestivo en el que se nos transporta a un mundo imaginario. Todo tiene su letrero para conjurar la mala memoria.

Macondo se llena de títulos: “Esta es una vaca”, “Este es un martillo”, “Esta es una calle”.

Un día, en la vía principal aparece el título más especial. A alguien se le ocurre poner un cartel que dice: “Dios existe”. Uno anhela que en la mente de muchas personas no sea necesario colocar ese cartel, como tampoco en muchas casas ni en la ciudad y el país.

No es raro que a un mayor olvido de Dios y de sus preceptos corresponda un mundo emproblemado y caótico. Cuando el hombre se olvida de Dios y tiene tiempo para todo menos para vivir su religión, se eclipsan la paz, el amor y la unidad. Recuerda que Dios existe, ámalo con todo el corazón y todas las fuerzas.

Practica tu fe y no andarás en la tiniebla.

6

Grandeza de pasteur

Hay un hecho digno de especial admiración en la vida de ese gran benefactor de la humanidad que fue Luís Pasteur; semi-inválido debido a un derrame cerebral, siguió investigando durante 28 años, hasta su muerte. No sabía compadecerse a sí mismo.

Respondía a las adversidades con una fórmula: sumergirse en el trabajo. Y algo más importante: su fe era firme como la roca. Nunca se avergonzó de ir a misa. Proclamaba que más valía su mamá de rodillas en el templo que todos los científicos de Francia. Sus biógrafos afirman que salió airoso en su trabajo por la seriedad y la dedicación, y no tanto por talentos especiales. La vacuna fue el fruto de muchos sacrificios y una gran disciplina.

Es admirable que este microbiólogo haya descubierto la vacuna después de ese derrame cerebral que mermó sus capacidades. Es ejemplar ver a este hijo de un curtidor de cueros, dedicado a la investigación ante el escepticismo y las burlas de muchos.

7

Dando recibimos

Poco antes de morir decía Grace Kelly en un reportaje: “Mi padre era un ser absolutamente honesto, su lema era no recibir nada sin dar algo a cambio y luchar con disciplina, tenacidad y sinceridad”. La famosa actriz reconocía así que la mejor herencia paterna no fue monetaria, sino de orden espiritual.


De Dios, que es puro don y pura gracia, recibimos en su hijo Jesús la mejor lección para dar sin esperar nada a cambio. Dar desinteresadamente para descubrir con alborozo que “dando recibimos”. Amar no es dar cosas, sino dar la vida. Dar de nosotros mismos.

El secreto de las personas felices es que un buen día se sorprendieron encontrando la felicidad al darla a los demás.


Es cierto que el don de si mismo no se hace sin luchar contra el egoísmo larvado que nace con nosotros, pero sólo cuando la vida es un combate, el ser humano conjura su vacío existencial. La educación debe centrarse en inculcar con el ejemplo valores como la disciplina, la tenacidad y la sinceridad. Educar es amar para poder exigir, es dar poder recibir.

8

La fe de Haydn


Imaginar a un músico famoso como Franz Joseph Hydn de rodillas en oración puede causar sorpresa a algunos, pero responde a la realidad. “Me levanto temprano y apenas vestido me pongo de rodillas y pido a Dios y a la Virgen que me ayuden en el día. Y si no me viene la inspiración para componer, paseo por la habitación con el rosario en la mano y enseguida acuden las ideas”.

Esta confesión de fe del padre de la sinfonía, nos muestra que fue tan buen creyente como genial compositor. Millones de personas agradecemos al compositor sus 104 sinfonías, sus sonatas, cuartetos y romanzas. Son un regalo para el espíritu. El, por su parte, daba las gracias al Creador. “Sé que Dios me ha dado un cierto talento y humildemente le doy gracias por ello”.

¿Cómo esta tu práctica religiosa? Dedica buen tiempo a la oración amorosa. Lee todos los días el texto sagrado. Sin fe viva se muere el alma.

9

Actitud mental positiva


Se cuenta que Napoleón Bonaparte borró de su diccionario la palabra “imposible”; era consciente de que la mayoría de los límites están más en nuestra mente que en la realidad.

Muchísimas veces “imposible” es sinónimo de no intentado.


Sin alimentar falsos sueños y vivir de ilusiones para morir de desengaños, es urgente la necesidad de reforzar la confianza. No se escalan cumbres cuando el pesimismo frena y la inseguridad nos susurra sin cesar “no puedo”, no soy capaz”. Jesús decía a sus discípulos:

“Todo es posible para el que cree”. Pero El pedía una fe viva, dinámica, combativa.


Ciertamente hay metas que nunca alcanzaremos y para eso hay que ser realistas. Pero muchos confunden el realismo con el conformismo. Así disimulan su pereza, su inconstancia y su incredulidad. Acrecienta la autoestima, cuenta tus dones y confía en ti mismo. Cultiva una actitud mental positiva.
10

Justicia y no violencia


Hay muchos países con más miseria que el nuestro. Uno de ellos es la India. Allí los cambios significativos se lograron sin violencia.

Soñar no cuesta nada, se dice, pero uno sueña con un ser excepcional como Mahatma Gandhi, recorriendo amorosamente los caminos de la tierra con su mensaje de Ahimsa: la no violencia.

“Yo tengo una convicción profundamente arraigada y es la de que solo la no violencia puede salvar a la humanidad”, nos dice. Si somos amigos de la paz o de la no violencia, tenemos que desarmar los espíritus. La flor de la paz se recoge con semillas de justicia social.

Compartir es más importante que pintar palomitas.

No asociemos la paz únicamente con las guerrillas. Depende en gran parte de que no haya ira en las miradas, agresividad en los gestos, violencia en el hogar, explotación e injusticia. La no violencia es el mensaje central de la Biblia. Es violencia derrochar o pagar malos salarios. Es justicia compartir y tratar a todos como hermanos.

11

Seamos optimistas


El optimista ve una oportunidad en cada calamidad; el pesimista ve una calamidad en cada oportunidad. Cultivar una actitud mental positiva nos da alas para volar muy alto.

Con positividad transformamos las dificultades en oportunidades. Las personas optimistas dan gracias porque las espinas tienen rosas, en lugar de quejarse porque las rosas tienen espinas.


Pocos viajeros afrontaron más peligros y problemas que Marco Polo. El supo del sol inclemente y de la sed, los riesgos, las amenazas, el cautiverio y la enfermedad. Sin embargo, en la narración de sus viajes se explaya sobre todo lo que despierta su admiración, sin lamentarse por las incomodidades.


Las personas felices no son las que no tienen problemas, sino las que hasta de los males sacan buenos frutos. Las personas sin problemas sólo están en los cementerios o en los manicomios. Apostemos por el optimismo.

12

Adiós al chisme

Cuentan que Alejandro Magno solía taparse un oído con la mano cuando le traían quejas contra otra persona. Si le preguntaban por que lo hacía, daba esta respuesta: “El otro oído lo necesito para escuchar al acusado”. La maledicencia no existe sólo por los que son amigos de hablar mal de los demás. ¿Qué harían los chismosos si no tuvieran auditorio?


Muchas relaciones naufragan porque hay quienes en lugar de taparse un oído se hacen todo orejas para escuchar al que denigra mal de los ausentes. De Santa Teresa de Jesús decían sus amigas que con ella tenían las espaldas seguras. Jamás hablaba mal de los demás.


En la literatura Yiddish los judíos hablan del rabino que pidió a un chismoso esparcir todas las plumas de su almohada por las calles.

Cuando regresó le exigió que volviera a recoger una por una. Algo tan imposible como devolverle la fama a alguien.
13

Ser como los niños


Todos mejoramos al buscar en la infancia tesoros de sabiduría. Es mucho lo que podemos ofrecer a los niños con amor. Otro tanto pueden darnos ellos con su alegría, confianza y espontaneidad. ¿Por qué no abrirnos a la admiración como los pequeños? La infancia es maravillosa porque para el niño todo es una maravilla.


Einstein decía que quién ha perdido0 la capacidad de asombro ya esta muerto en vida.

El niño no se acostumbra a la belleza. Vivir como los niños no es sólo recuperar el entusiasmo y la alegría. Es también descubrir la grandeza de lo pequeño. Extasiarse con un amanecer, contemplar deslumbrado la naturaleza, volver al riesgo de la confianza.


Los niños nos invitan a confiar, a creer, a sonreír. No seas complicado ni te dejes entristecer por una seriedad hosca y antipática.

Despierta ese niño alegre, sencillo, abierto y espontáneo que duerme dentro de ti.
14

Sólo Dios basta


Nada te turbe. Nada te espante. Todo se pasa. Dios no se muda. La paciencia todo lo alcanza. Quién a Dios tiene, nada le falta. Sólo Dios basta”. Muchas personas oran con esta letrilla de Santa Teresa de Jesús, la gran mística carmelita. Como San Agustín, ella descubrió a Dios en la morada del alma para servirle con amor en el pobre, el solitario y el necesitado.


Su autobiografía conmueve por la sinceridad y el amor con que reconoce la acción de Jesucristo en su vida. Impacta tanto, que la filosofa judía Edith Stein, al terminar de leerla, exclamó:”Aquí esta la verdad”, se convirtió y se hizo carmelita, muriendo después en un campo de concentración.


Teresa de Jesús fue santa porque hizo la voluntad de Dios. La mística española nos invita a estar siempre en la mejor compañía: la de Dios. Nada te falta si tienes a Dios como amigo constante. Nada te falta cuando a diario hablas con Dios que mora en tu alma.
15

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   22

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

El tesoro iconEl tesoro

El tesoro iconNo digáis que agotado su tesoro

El tesoro iconNo digáis que agotado su tesoro

El tesoro iconNo digáis que agotado su tesoro

El tesoro iconTodo recuerdo es un tesoro

El tesoro iconC aza del tesoro: becquer

El tesoro iconLa caza del tesoro: miguel hernández

El tesoro iconCaza del tesoro: antonio machado

El tesoro iconEl tesoro de Barracuda, de Llanos Campos Martínez

El tesoro iconCaza del tesoro de antonio machado






© 2015
contactos
l.exam-10.com