Historia, economía y política del caucho en amazonia






descargar 102.43 Kb.
títuloHistoria, economía y política del caucho en amazonia
página1/4
fecha de publicación11.06.2015
tamaño102.43 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Economía > Documentos
  1   2   3   4
HISTORIA, ECONOMÍA Y POLÍTICA DEL CAUCHO EN AMAZONIA.

Ricard Scoles. Julio 2003.
1.0 Introducción
La relación entre el caucho y el ser humano en la Amazonia es larga y extensa.

La resina pegajosa y de aspecto lechoso del árbol del caucho1, Hevea brasiliensis, especie nativa de la selva amazónica era una sustancia ya conocida por los pueblos indígenas que la usaban como pegamento para la confección de zapatos, impermeabilización de bolsos y fabricación de artículos de artesanía. Con la llegada de la colonización europea en el continente americano, el caucho comenzó a ser interesante para Occidente por sus propiedades elásticas y herméticas. A partir del siglo XVIII el látex se convirtió en una importante materia prima para la producción de instrumentos quirúrgicos y ropas impermeables (Simonian; 2001:76).

El material natural tuvo gran relanzamiento a partir de que el estadounidense Charles Nelson Goodyear inventara la vulcanización en caliente a mediados del siglo XIX. La combinación de azufre y calor hizo que la pegajosa masa de caucho que envejecía rápidamente se convirtiera finalmente en goma refinada de larga vida. A partir de ese momento el látex natural se convertía un elastómero de gran importancia para la industrialización de los países occidentales, ganando innumerables aplicaciones prácticas.

La segunda mitad del siglo XIX es el período en el que la región amazónica se incorpora a la economía mundial a través de la extracción, en áreas silvestres, de la resina o látex de la seringueira al proveer mayoritariamente esta materia prima. Como comenta Hall (1991:21) “la primera penetración importante del capital internacional en la Amazonas para finalidades económicas ocurrió con la industria del caucho en el siglo XIX, cuyo auge duró de 1870 a 1912”.

La época de expansión del caucho en Amazonia alteró la vida económica y social de la región, a nivel rural se produjo grandes cambios en relación a la agricultura de subsistencia de tradición indígena, se generó una explosión demográfica con incorporación de grandes contingentes de personas provenientes del Nordeste brasileño y se generalizó la hegemonía del monoextractivismo del caucho en áreas forestales silvestres, seringales, instaurándose un modelo agroforestal caracterizado por la existencia aislada y dependiente del productor/extractor.

La transición del modelo de agricultura comunitaria y diversificada por el de extractivismo dependiente necesitó de tres mecanismos: expansión demográfica con la presencia mayoritaria de inmigrantes nordestinos, control indirecto de las áreas forestales de extracción y, sobre todo, control del capital comercial por parte de los propietarios forestales. Desde el comienzo de la etapa de expansión del caucho, las relaciones de producción y de trabajo no adoptaron una racionalidad típicamente capitalista, el dueño de los seringales, denominado seringalista, ejercía su poder a través del control del capital comercial y de los modos de producción y subsistencia del productor directo, el seringueiro o recolector de caucho.

Durante el auge de la producción de caucho, el Brasil amazónico vivió su máximo esplendor histórico. Sin embargo, la prosperidad económica, se comprobó más tarde, que era más aparente que real. Un progreso efímero y concentrado en las clases dominantes de vocación colonialista precapitalista. A finales del siglo XIX el descubrimiento del neumático para la rueda de bicicleta disparó la demanda, así como la expansión de la industria automovilística. Parecían tiempos gloriosos para las ciudades de Belem y Manaus, a principios del siglo XX el caucho era el segundo producto de exportación de Brasil después del café (Hall, 1991:22).

Mientras en los centros urbanos amazónicos se vivía una “belle epoque” aristocrática, los ingleses llevaban años investigando alternativas a la producción extractiva de Amazonia, considerada irregular en términos cuantitativos y cualitativos, circunstancia que provocará un recelo cada vez mayor dentro de la poderosa industria de artículos de caucho en creciente expansión. Un acontecimiento aparentemente aislado y afortunado de extracción ilegal de semillas de Hevea fue la génesis del ocaso de la economía gomífera en Amazonas.

A principios de la década de 1910, el éxito de cultivo controlado del árbol del caucho en las colonias británicas de Asia era una evidencia. En 1915 se confirmó el dominio de la heveicultura asiática sobre el extractivismo amazónico, por primera vez Amazonia era superada en términos de exportación de caucho por la producción agrícola de Asia. Los grandes rendimientos agronómicos de las colonias asiáticas generaron un cambio en el escenario internacional del mercado del caucho. Gran Bretaña pasó a ser el principal sumidero de esta materia prima. Los aumentos espectaculares de producción provocaron, además, el descenso en los precios en el mercado internacional.

La pérdida de poder estratégico a nivel de comercio mundial del caucho amazónico y los descensos en los precios de exportación provocaron en la región amazónica una lenta decadencia económica que perduraría por más de tres décadas (1815-1850). Este período histórico dejó en evidencia que el período de “boom” del caucho no sirvió para crear estructuras socioeconómicas sólidas y modernas, ni diversificar la economía regional, ni gestionar eficazmente las riquezas generadas. Modos de producción y relaciones de trabajo precapitalistas, irracionalidad económica de las clases dominantes locales e ineptitud de las administraciones públicas son las principales causalidades mostradas por diferentes investigadores sociales en este asunto (Weinstein, 1993; Pinto,1984; Hall,1991 entre otros).

A lo largo del siglo XX se intentó varias veces relanzar la economía del caucho en Amazonia: algunos proyectos fueron financiados y ejecutados por capital privado internacional (experiencia de la empresa norteamericana Ford Motor Company en los municipios de Itaituba y Santarém entre 1923-1945), otros fueron el resultado de negociación política en tiempos de guerra entre Brasil y EE.UU. (A batalha da borracha2, 1942-46): y por último, otras iniciativas se adoptaron por parte de la administración pública como consecuencia de presiones regionalistas más que por coherencia y voluntad propia (políticas sectoriales de los años 60). Todas estas iniciativas fracasaron. La extracción silvestre y las plantaciones de látex natural en Amazonia nunca más fueron competitivas a nivel internacional y su mercado quedo reducido y limitado a la esfera regional y nacional.

A pesar de ser una actividad económica residual en términos cuantitativos, en la segunda mitad del siglo XX, el extractivismo del látex siguió siendo una de las actividades desarrolladas por las comunidades locales de vocación agroextractiva, nunca de manera exclusiva y siempre combinadas con otras actividades extractivas y agrícolas.

Mientras tanto, a partir de 1960, la región amazónica pasa a ser considerada como frontera de recursos y espacio de ocupación demográfica. El Gobierno Federal y el capital privado -nacional y en gran parte internacional-, promueven la entrada de grandes proyectos agropecuarios, mineros y madereros en la región que generan altas tasas de crecimiento económico pero con elevado impacto negativo en el medio ambiente y en las comunidades tradicionales.

En la década de 1970 se intensifican los conflictos sociales por uso de la tierra en las regiones de seringal amazónico. Los seringueiros y otros agroextractivistas sufren la onda especulativa de la compra y venta de tierras especialmente en el Estado de Acre. A diferencia de otras épocas, la tradicional política represora y violenta de los seringalistas no consigue quedar silenciada y ocultada. Los seringueiros ya habían conseguido organizarse y conocían mejor sus derechos. De hecho, en la década de los 80 se constata un fortalecimiento de los movimientos sociales en toda Amazonia que, unido a una mayor sensibilización democrática de la sociedad brasileña y una mayor presión de la opinión pública, equilibraría el juego de fuerzas e intereses en la región, no obstante persistían las coacciones y muertes de trabajadores y lideres sindicales.

En la actualidad la situación de las comunidades extractivas, dos povos da floresta, es mejor que la de hace algunos años en lo que se refiere a la posesión de la tierra, y, aunque en numerosas actividades económicas regionales perdura el autoritarismo del capital mercantil y la fragilidad económica de la producción, no cabe duda que hay un consenso general en reconocerles un papel determinante en el desarrollo endógeno y sostenible del Amazonas.
2. Segunda mitad del siglo XIX: época de expansión del caucho en Amazonas
2.1 La transición del modelo “caboclo” al modelo de “apogeo”
Como se comentó con anterioridad, el periodo de auge del caucho en Amazonas fue responsable de drásticas transformaciones sociales y culturales en la región. Se constata que con posterioridad a 1850, la extracción de látex natural empieza a desplazar y amenazar la continuidad de otras producciones mayormente diversificadas -cultivos agrícolas y extractivos- y enfocadas más en la economía de subsistencia. Oliveira Filho (1979:126) resume en una tabla ilustrativa y bien esquematizada las diferencias existentes entre el “seringal caboclo” característico del período anterior a la expansión gomífera y el “seringal bravo”, modelo dominante durante el apogeo del caucho3. En el modelo caboclo la localización de la exploración está en los límites de la frontera económica y la pose del terreno no tiene la menor importancia. Se constata una pluralidad de actividades económicas, básicamente de subsistencia, y domina la mano de obra local, la fuerza de trabajo familiar, y la baja productividad del trabajador extractor. Por el contrario, en el modelo del apogeo, después de 1964, la exploración del caucho se realiza más allá de las fronteras del mercado, se establecen marcos de pose y requerimientos de títulos, se evidencia un abandono de la agricultura, la mano de obra es fundamentalmente importada, la fuerza de trabajo está aislada, y la productividad del serengueiro aumenta considerablemente.

El paso de un modelo a otro se debió a las condiciones especialmente favorables del mercado internacional del caucho en la segunda mitad del siglo XIX con aumentos de consumo y de aplicaciones industriales, sin existir en otra área del Planeta la capacidad en volumen y calidad similar de la goma natural generada en Amazonas. A este motivo se le suma el hecho que las demandas se realizan a un ritmo mas intenso de que la del crecimiento vegetativo de la región amazónica. La extracción de látex es dispersa e intensa en uso de mano de obra. De allí la necesidad de importación de mano de obra nordestina. Contrariamente del pensamiento de algunos autores (Pinto,1984:21) el historiador João Pacheco de Oliveira Filho (1978:130) es de la opinión que la migración del Sertão brasileño para Amazonas no sólo dependió de vicisitudes climáticas y, por lo tanto, no debería ser descrita como una migración espontánea, ya que en la escala y ritmos dados, debería necesariamente ser inducida y organizada.

La transformación del modelo caboclo al bravo debería explicar como se produce la colocación de un productor independiente integralmente a servicio de la extracción de caucho. Según Oliveira Filho (1978) se distinguen tres mecanismos explicativos:

  1. La subordinación del campesinado no se realizó a través de la expropiación clásica de la tierra, la abundancia de tierras libres y la ausencia de órganos estatales de control y de regulación de las propiedades fundiarias hacía inviable la adopción de estas medidas. El valor del seringal no está en el suelo, sino en los árboles, la barrera entre propietarios y no propietarios se representaba por la pose de capital necesario para la organización de la exploración y el montaje del seringal.

  2. El control del comercio es el factor fundamental que determinó la subordinación del caboclo amazónico a las determinaciones del gran capital. Al necesitar de mercancías, el pequeño productor campesino se ve obligado a dirigir parcialmente su trabajo para aquellas producciones que la red comercial acepta como pagamiento de las mercancías que suministra (en este caso extracción de látex).

  3. La migración de mano de obra nordestina garantizó la expansión de la producción extractiva y el control sobre los propios seringueiros por parte del poder local a través de un sistema peculiar de endeudamiento, el sistema de aviamiento.


2.2 El sistema de aviamiento
La producción cauchera en toda la región amazónica se realizó dentro de esquema semiesclavista, precapitalista y con el uso directo e indirecto de la violencia y la coacción física. El seringueiro que empezaba a trabajar en el seringal tenía una deuda inicial con los agenciadores (aviadores) y los seringalistas, ya que éstos adelantaban los gastos de transporte así como los instrumentos de trabajo del productor directo. Esta imposición inicial como deudores se iría perpetuando para casi todos los recolectores de caucho, transformándose en una situación de dependencia absoluta. El control del capital comercial por el seringalista impedía al seringueiro acceder libremente a la venta del material recolectado y la compra del material necesario para su subsistencia.

Las enormes distancias que separaban los diversos núcleos de actividad extractiva en la región, conjuntamente con la inexistencia de ocupación económica alternativa, obligaban al trabajador a depender únicamente del propietario para el abastecimiento de sus necesidades básicas. Géneros caros y salarios bajos imposibilitaban al serengueiro neutralizar la deuda, obligándole en condiciones de debedores, a permanecer trabajando por tiempo indefinido en las más precarias condiciones (Pinto, 1984:22).

Este sistema de intercambios desiguales e injustos, de precios de compra de caucho rebajados y de precios inflados en los bienes de consumo se denominó “aviamiento” y caracterizó las relaciones sociales de los seringales durante todo el período de recolección del látex en Amazonia brasileña. El lugar donde se realizaban estas transacciones comerciales era el barracão. La situación de pobreza originaria y analfabetismo no ayudaba en nada al serengueiro en el momento de comercializar. La prestidigitación de la contabilidad de los administradores estaba al orden del día (Iribertegui; 1987:133). La violencia y la coacción psíquica y física era la alternativa para el seringueiro en el caso de no obedecer esta peculiar y endémica “reglamentación” mercantil. En caso de huida, desestimulado por la dureza del trabajo y la imposibilidad de saldar la deuda, el serengueiro era obligado a volver gracias a la colaboración policial de las instancia públicas locales, garantes del “arcaico” sistema de aviamiento.

El Amazonas era considera como “tierra de crédito, no de capital”, un sistema económico desmonetarizado, sin poder de liquidez en los diferentes eslabones de la cadena de endeudamiento, que comenzaba con el serengueiro y acababa con los comerciantes extranjeros. Santos (1980:17) argumenta tres razones para entender como el sistema de aviamiento substituye al mercado en la economía de la goma natural: 1) resistencia de las oligarquías locales interesadas en preservar su posición privilegiada en el mercado; 2) peso secular de las tradiciones de intercambio, unido a la inexistencia de diversidad de los productos elaborados en el área, que dificulta los cambios indirectos; 3) factores de tipo cultural.

Es importante destacar que este proceso de producción no capitalista del caucho, de uso de la coacción física y económica de los trabajadores rurales y de acumulación del excedente por parte del capital comercial está relacionado con la expansión industrial de las economías industrializadas en expansión capitalista. En este sentido se debería rescatar a Marx cuando comenta que la expansión del modo de producción capitalista dependía de otros de modo de producción extraños a su grado de desarrollo, aunque tienda a convertir toda la producción en producción de mercancías (Godelier, 1996:157).
  1   2   3   4

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Historia, economía y política del caucho en amazonia iconDije economía política, estúpido

Historia, economía y política del caucho en amazonia iconDiscurso sobre economia politica

Historia, economía y política del caucho en amazonia iconApuntes para una crítica de la economía política generalizada 9

Historia, economía y política del caucho en amazonia iconLa economía política de la exclusión social en colombia por Luis Jorge Garay S

Historia, economía y política del caucho en amazonia iconLa historia es la politica del pasado…

Historia, economía y política del caucho en amazonia icon4. Realizar listas das 10 personaxes máis influíntes no ámbito da...

Historia, economía y política del caucho en amazonia iconCongreso Internacional Historia y Políticas de la Memoria: La violencia...

Historia, economía y política del caucho en amazonia iconAspasia de Mileto
«padre de la historia», tuvo gran influencia en la vida cultural y política en la Atenas del Siglo de Pericles

Historia, economía y política del caucho en amazonia iconEn el presente volumen que publica la Editorial Sudestada reúno algunos...

Historia, economía y política del caucho en amazonia iconTópicos del debate Sobre el extractivismo 13 Crisis ambiental y ecológica...






© 2015
contactos
l.exam-10.com