1. 1 Relación entre Procesos Complejos de la Comunicación y Desarrollo Cognitivo 7






descargar 266.91 Kb.
título1. 1 Relación entre Procesos Complejos de la Comunicación y Desarrollo Cognitivo 7
página4/10
fecha de publicación11.04.2017
tamaño266.91 Kb.
tipoBibliografía
l.exam-10.com > Documentos > Bibliografía
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

Los niños sordos con Lengua de Señas fueron superiores en el conjunto de las pruebas a los niños sordos sin esta lengua. El perfil general de los datos ofrece superioridad del grupo de oyentes con procedimiento oral. El peor grupo en el conjunto de las pruebas fue el de los niños sordos sin lenguaje de signos, mientras que el grupo que sí lo tenían igualaron en su rendimiento al de los oyentes privados del procedimiento oral en la presentación de los cuentos. En cuanto a la capacidad de mantener el orden de la secuencia los sordos fracasan a los cuatro y seis años mientras los oyentes de esa misma

26

edad muestran indicios para reconstituir los cuentos contados al revés, especialmente el grupo que trabajó con procedimiento oral.

El resultado demuestra que los niños sordos de cuatro y seis años tienen un rendimiento menor en este tipo de pruebas. Este hecho debe interpretarse como una consecuencia del déficit de experiencias comunicativas y sociales, que se traduce en una organización más pobre de las representaciones internas de sucesos habituales de la vida diaria.

El más deficitario en este aspecto es el que no ha tenido práctica temprana de comunicación señada.

La premisa de base supone admitir que el niño sordo es un niño diferente lingüísticamente hablando. Este niño sordo no puede apropiarse por sí mismo de la lengua oral de su grupo sin la intervención de un especialista.

2.3 El Diagnóstico de la Sordera: Lo que los Padres Necesitan Saber

Los propósitos más frecuentes acerca de los padres de niños sordos se sustentan, por lo general, en determinadas evidencias; ningún padre estudió para ser padre y menos aún para ser padre de un niño sordo. En este caso el hijo llega y luego, más o menos tardíamente, llega el diagnóstico el cual pone en marcha una suerte de peregrinaje que va de la consulta médica al equipamiento y del equipamiento al tratamiento, todo sostenido por una esperanza de algún tipo de curación.

Sucesivos procesos de diversa índole que enfrentan a los padres en general con una imagen de la sordera que tiende a la negación de la misma y en más de un caso a un empecinamiento en la forma de encarar la problemática que se traduce en afirmaciones del tipo “a mí me entiende todo” o “ en casa no hay problemas”. Una

27

especie de velo protector que desconecta a la familia de la realidad y da lugar a situaciones de riesgo psico-social para los padres y para el niño.

Como ya se ha afirmado, la dimensión sonora está ausente para el niño sordo quien sólo dispone de referencias visuales, táctiles y quinésicas. El recibe otros indicios de ritmos corporales y faciales para los cuales los oyentes no están sensibilizados socialmente y que, por lo tanto, no sirven para instalar principios y parámetros sociales y morales. Es decir, se trata de un niño que no habla la lengua de sus padres, al mismo tiempo que sus padres no hablan una lengua accesible al niño. Esto representa un grave problema de “incompatibilidad lingüística”, que se instala desde el comienzo aún en su entorno inmediato.

Los padres encuentran difícilmente el tono justo con el niño sordo. Ellos se mueven en un terreno de protección-frustración y ayuda-autonomía porque sienten con razón que el niño no está verdaderamente equipado para desenvolverse solo. Sucede a menudo que la actitud de los padres no es constante y que oscila entre dos extremos. Por un lado protegen, cuidan, y por el otro son excesivamente permisivos. El niño tiene escasas posibilidades de asumirse con continuidad. Estos son sin duda problemas generales del rol de los padres que la sordera del niño pone vívidamente de manifiesto.

En general se apuesta más espontáneamente a la terapéutica y a la reparación del déficit que a la educación y no es sino después de un largo peregrinaje y de no pocos fracasos (que en general tienen como único responsable a la sordera del niño) que los padres comienzan a comprender que es justamente en la escuela y en lo que la escuela significa que está, en la mayoría de los casos, la respuesta a la mayor parte de los interrogantes.

Es por eso que, a partir de la revelación de la deficiencia, se propone no sólo a las madres, sino a toda la familia (hermanas, hermanos, padres), establecer contacto con otros padres y también con sordos adultos. Conocer sordos adultos permite al niño identificarse. La necesidad de identificarse, no es un lujo sino una necesidad para el niño sordo. Algunos niños sordos creen que han nacido sordos y que esto se arreglará, o

28

piensan que todas las personas son sordas al comienzo y que oyen más tarde. Otro caso frecuente es el de los niños que están persuadidos de que morirán a los veinte años porque no han visto nunca a un adulto sordo. Siempre es difícil explicar al niño que su deficiencia es irreversible. Y es más difícil aún cuando ese niño no se ha encontrado nunca con un adulto sordo.

En cuanto a los padres, gracias a la experiencia del adulto sordo, van a comprender que su niño va a inventar para adaptarse, conductas originales. Este niño diferente, que es necesario aceptar como diferente y amar respetándolo en su diferencia, será fuente de descubrimientos y sorpresas. Es necesario saber que las consecuencias de la sordera pueden ser así modificadas. Los padres deben ser advertidos de ello: que sepan que el niño debe, desde muy pequeño, conocer el mundo exterior y la existencia de la lengua bajo la forma que sea.

Por otra parte, los educadores especialistas del mundo entero se reúnen en congresos o jornadas para evaluar el modelo didáctico. Este modelo en constante revisión y adaptación, que nunca es perfecto ni definitivo, plantea siempre nuevos problemas y ajustes a los docentes involucrados.

Lo importante de este tema es decidir cuáles son las relaciones entre estas dos realidades: la familia y la escuela.

Los padres deben ser conscientes de que son los primeros educadores y que el futuro escolar del hijo se forja desde el primer día de escuela. En el caso del niño sordo esta premisa es aún más fuerte porque el niño sordo, más que cualquier otro niño, es tributario de su experiencia escolar. Y esto fundamentalmente porque la familia y la escuela son los referentes más fuertes respecto del proceso de socialización, proceso ligado sin duda a la comunicación y por ende al desarrollo lingüístico.

29

2.4 La Presencia del Equipo Interdisciplinario en el Momento del

Diagnóstico

El diagnóstico es un hecho evaluativo que tiene lugar en el área de la terapéutica y compete a la medicina. En la mayoría absoluta de los casos el médico que presenta el diagnóstico hace al mismo tiempo una “derivación” también de índole terapéutica como la reeducación fonoaudiológica o el equipamiento.

“Hay un solo lugar en donde no se les prohíbe la entrada, en donde por el contrario, se les abren bien las puertas: es el mundo de las prótesis auditivas. Es verdad que concentrar el esfuerzo sobre los audífonos y otros artificios es necesario. El peligro reside en que es demasiado fácil invertirlo todo en la técnica. ¿No es una manera de archivar el caso, de deshacerse de una situación embarazosa? Encarar la sordera exclusivamente por medio de aparatos, afirmando que la sordera bien tratada, no será sino una "simple molestia", no sólo es idílico, sino que está muy lejos de lo que vive un sordo. Una prótesis puede mucho, pero ella sola no es suficiente para el aprendizaje de la lengua, el desarrollo del pensamiento y la confianza en sí mismo”. Armengaud, A.M.

Sin embargo, la información del diagnóstico es un hecho que acontece en el ámbito social y se instala en el seno del grupo familiar en el cual el niño va a adquirir una identidad particular. Ésta dependerá de las conceptualizaciones acerca de la deficiencia auditiva que construya el grupo y que estarán directamente relacionadas con la información que éste reciba. Esta información les es aportada por los medios especializados en terapéutica y educación. Es aquí cuando se hace necesaria la presencia de un equipo interdisciplinario que esté en condiciones de asistir al grupo para orientarlo en los innumerables aspectos a tener en cuenta para el más adecuado desarrollo de las múltiples potencialidades de este niño sordo.

Desde el punto de vista del equilibrio afectivo e intelectual del grupo esta instancia es fundamental.

30

“Si he aceptado agregar algunos comentarios a la historia escrita por mi hija, es porque creo que veinte años vividos al lado de un hijo sordo, día a día, pueden servir para algo a los demás padres.

Enterarse de que un hijo es sordo es un desgarramiento. Uno no lo quiere creer. Y comienza el desfile para verificar la sospecha, descubierta por amigos en nuestro caso, de todas las experiencias de diversos tipos, nunca concluyentes, y a las que la esperanza se aferra, hasta que llega el día en que la duda ya no cabe.

Una especie de drama comienza. Ese hijo con el que hasta ayer usted vivía normalmente, parece un extranjero, usted no puede alcanzarlo con las palabras; usted está desamparado en medio de lo desconocido, impotente para comunicar, en un completo desconcierto, y él, su hijo, en su inocencia levanta los ojos hacia usted sin saber nada todavía. Los padres, ellos sí saben. Piden ayuda. Mil preguntas quedan sin respuesta. Si nuestra hija habla de itinerario, yo diría que para nosotros fue más bien un dédalo o un laberinto.

Muchos padres de niños sordos van y vienen de un consejo al otro: esperar; poner audífonos inmediatamente; baño de lenguaje; lectura labial; prohibido hacer gestos; recetas-milagro; y mucho más. Todos consejos dados por personas oyentes. Los sordos están ausentes”. Armengaud, J.M.

El equipo interdisciplinario (fonoaudiólogo, psicólogo, educador, adulto sordo, padres de niños sordos, etc.) de carácter asistencial, tiene la función de asistir, instruir, guiar, alentar a los padres en cuanto a los hechos centrales que contribuirán al resguardo del equilibrio socio-afectivo del niño.

El juego como mediador

La relación del niño sordo con el juego no difiere de la que pueda mantener otro niño. En las investigaciones efectuadas al respecto (Marchesi) los resultados obtenidos indican

31

que se produce una notable relación entre el desarrollo lingüístico de los niños y la evolución del juego. En este sentido se constata igualmente que si los niños sordos tienen dificultades de comunicación con los adultos y con otros compañeros, esta limitación en la interacción social restringe las posibilidades del juego simbólico.

En la escuela, como en otros ámbitos, las relaciones cambian con la edad. Cuando se es pequeño la sordera no es aparentemente un impedimento para jugar. Los problemas recién se hacen conscientes cuando los contactos e incluso el juego se hacen a través de conversaciones e intercambios de palabras. Pero el hecho de que no se hayan manifestado tempranamente no significa que estos problemas no se estén gestando desde el comienzo.

Muchas de las señas adquiridas precozmente son icónicas. Esto explica que el gesto tiene a menudo una picardía que remite al juego, que da una nota lúdica a los primeros aprendizajes: el gato y sus bigotes, el conejo y sus grandes orejas, el perro que mueve la cola. El gesto evoca, introduce un facilitamiento.

Estos usos no excluyen el aspecto de arbitrariedad; la seña reproduce un detalle significativo como el bigote del gato o las orejas del conejo. La iconicidad tiene una especial relevancia como conducta observable que devela el nivel de simbolización del niño y que permite analizar con claridad las relaciones con otro tipo de expresiones simbólicas. Todo lo cual reviste una mayor importancia en el desarrollo de los niños sordos.

Todo lo que se ha escrito acerca de la importancia del juego en el niño, los roles múltiples, la seriedad en el juego, la necesidad de respetar el juego del niño, etc. se aplica evidentemente y de la misma manera al niño sordo.

Pero el problema es muy diferente cuando se trata del uso lúdico de los componentes de la lengua oral. Como ya se dijo anteriormente, para el niño sordo la adquisición de esta lengua es tan difícil, tan larga y demanda tantos esfuerzos de todo orden que le queda muy poco lugar para el placer de manipular esas formas como un juego.

32

Abordaje didáctico de la estimulación temprana planteada como

estimulación comunicativa

La universalidad de los hechos del lenguaje con características exclusivas y la homogeneidad biológica de los seres humanos, sordos o no, permiten hoy abrir nuevos lugares de investigación a la educación del niño sordo, intentar otras vías de acceso, innovar el tipo de intervención pedagógica y honrar el contrato didáctico establecido de antemano por el proyecto educativo.

La posibilidad de recibir una atención educativa desde el momento en que fue detectada la sordera es sin duda garantía de un desarrollo más satisfactorio. Una atención educativa que incluya la estimulación sensorial, las actividades comunicativas y expresivas, el desarrollo simbólico, la participación de los padres, la utilización de los restos auditivos del niño, etc., impulsa un proceso continuo que le va a permitir al niño sordo enfrentarse con más posibilidades para superar los escollos que la pérdida auditiva plantea en su desarrollo.

Hay muchos factores que influyen conjuntamente pero la prudencia no debe ocultar las significativas tendencias que se pueden encontrar a favor de aquellos niños que han utilizado desde temprano una lengua llamada materna. La evaluación de estos procesos tempranos y de los muchos matices en la interacción entre los niños sordos y sus padres sordos son uno de los resultados que parece inexcusable no abordar de inmediato si se pretende intervenir de forma adecuada en la compensación del déficit auditivo. Sin duda no es sólo lenguaje. Junto a la información puramente lingüística se transmiten muchos otros contenidos entre los cuales tiene una importancia especial la sensibilidad, el “ajuste” que se establece entre los padres sordos y sus hijos sordos.

La propuesta actual es pues que el bebé sordo sea expuesto a la Lengua de Señas desde la más tierna edad y, en el caso de padres oyentes, la aprendan lo más rápido posible para comunicarse con su hijo sordo. Es condición de base brindar al niño y al entorno una lengua natural de fácil acceso. Desde ciencias como las Ciencias Cognitivas y la

33

Psiconeurolingüistica se marca la importancia del estímulo lingüístico temprano a través de la lengua más accesible como forma de garantizar la estimulación del área primaria visual y su correspondientes áreas secundarias y terciarias que, a nivel cerebral, formarán redes intra e interhemisféricas que facilitarán la conformación del gran cinturón cortical terciario que sustenta las capacidades representativas mentales que posibilitan el lenguaje como actividad simbólica (Narbona).

De esta manera, la aparición de un lenguaje visual gestual temprano, aportado por el entorno familiar o por un entorno alternativo con personas sordas hablantes de la Lengua de Señas que suministren al niño el entorno lingüístico necesario y suficiente para que acceda espontáneamente y a la edad correspondiente a un código lingüístico propiamente dicho, permitirá que dicho niño obtenga un normal desarrollo del pensamiento conceptual complejo y de su estructura psíquica.

Paralelamente, los niños irán aprendiendo la lengua oral en forma gradual. Para ello, desde el punto de vista de la estimulación auditiva, es fundamental en primer lugar realizar el equipamiento protésico auditivo adecuado en forma temprana y comenzar la estimulación auditiva para habilitar la capacidad de aprender la lengua oral utilizando el apoyo de pistas auditivas. Esta parte de la estimulación auditiva temprana le va a permitir desarrollar áreas auditivas primarias aunque con deficiencias. Dada la proyección simple del área primaria estas deficiencias son inevitables porque la vía de acceso está alterada. Sin embargo con una estimulación temprana en condiciones óptimas el área primaria proyectará información más o menos aceptable a las cortezas auditivas asociativas secundarias y terciarias que recibirán a su vez información complementaria de otros sensorios (lectura labial por ejemplo). Este aspecto de la estimulación auditiva (de orden terapéutico-educativo) debe ser atendido por especialistas de la patología del lenguaje.

No parece necesario insistir más sobre la necesidad de intervenir precozmente, estimulando los aspectos de interacción social de los niños sordos desde la edad más temprana que se pueda. Cuando los niños sordos acumulan retraso en estos primeros años de su vida es difícilmente compensable.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

1. 1 Relación entre Procesos Complejos de la Comunicación y Desarrollo Cognitivo 7 iconResumen Si aceptamos que existe una estrecha interrelación entre...

1. 1 Relación entre Procesos Complejos de la Comunicación y Desarrollo Cognitivo 7 iconProcesos de aprendizaje: Desarrollo de habilidades comunicativas

1. 1 Relación entre Procesos Complejos de la Comunicación y Desarrollo Cognitivo 7 iconEs la disciplina que estudia los procesos psíquicos, incluyendo procesos...
«psico», del griego : alma o actividad mental, y «logía», tratado, estudio es la disciplina que estudia los procesos psíquicos, incluyendo...

1. 1 Relación entre Procesos Complejos de la Comunicación y Desarrollo Cognitivo 7 iconFavorecer el desarrollo integral de los niños y niñas enfatizando...

1. 1 Relación entre Procesos Complejos de la Comunicación y Desarrollo Cognitivo 7 iconLa metáfora es cuando se establece una relación de semejanza entre...

1. 1 Relación entre Procesos Complejos de la Comunicación y Desarrollo Cognitivo 7 iconEl neobarroco y su relación con la comunicacióN

1. 1 Relación entre Procesos Complejos de la Comunicación y Desarrollo Cognitivo 7 iconResumen: El presente trabajo trata sobre la problemática de la demarcación...

1. 1 Relación entre Procesos Complejos de la Comunicación y Desarrollo Cognitivo 7 iconLa cooperación y contribución de las personas en el desempeño de...

1. 1 Relación entre Procesos Complejos de la Comunicación y Desarrollo Cognitivo 7 iconRelación entre el Estado y el Derecho

1. 1 Relación entre Procesos Complejos de la Comunicación y Desarrollo Cognitivo 7 iconRelacion entre libertad y naturaleza






© 2015
contactos
l.exam-10.com