Trabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión






descargar 211.54 Kb.
títuloTrabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión
página7/9
fecha de publicación15.06.2015
tamaño211.54 Kb.
tipoTrabajo de investigación
l.exam-10.com > Documentos > Trabajo de investigación
1   2   3   4   5   6   7   8   9

4. Marco teórico

Debido a que el tema en cuestión es bastante actual, la información especifica sobre los “programas de archivo” la encontramos principalmente en artículos periodísticos y análisis de diarios y blogs.

Sin embargo, algunos libros fueron de gran soporte teórico para comprender este fenómeno, incluimos a éstos programas dentro de la llamada “televisión autoreferente” y la “neo-televisión”, término creado por Umberto Eco, en su libro “LA ESTRATEGIA DE LA ILUSION” , el capitulo TV: LA TRANSPARENCIA PERDIDA.

Umberto Eco es un distinguido crítico literario, semiólogo y estudioso del fenómeno de masas italiano. En este capítulo del cual tomamos referencia, Umberto define y analiza el factor de la metamorfosis que ha hecho la televisión desde sus comienzos hasta la actualidad, dividiéndola en dos: la Paleo TV y la Neo TV. Subdivide sus diferencias en las siguientes características:

  • Ficción e Información: La televisión actual entreborra la frontera entre lo verídico y o ficcionario, entremezclando la información de la realidad con formas y estrategias de presentación de la misma, mixturando el personaje con la persona, la información con su respectiva presentación y la critica sobre ella.

  • La presencia de la cámara, la cual también influye en los sucesos transcurrido durante las transmisión, según Eco, no es lo mismo lo que sucedería con la cámara mediante, que sin ella, no solo en noticias de acontecimientos reales, sino por supuesto también en la ficción, y a su vez los diferentes efectos que producen en el espectador el hecho de estar mirando a la cámara que no estar mirando, es decir que este note su presencia como que no la note. Genera la ilusión de realidad creando una escena que pretende realidad pero esta preparada.

  • La veracidad de la cámara, es decir su presencia en el lugar de los hechos y que sea apreciable su presencia en escena, tiene el objeto de no disimular lo que ocurre verdaderamente en el estudio, de alguna manera, pretender que el espectador sienta que le dicen la “verdad” de lo que sucede, factor que opuestamente lo que hace es generar un microclima de realidad condicionada, ya que la cámara siempre es subjetiva y jamás proveerá objetividad, todo es intencional.

  • La puesta en escena la cual remite al efecto que produce la presencia de una cámara en la forma que acontecen los hechos, ya que esta influye en la reacción de las personas y lo que quieren mostrar y no mostrar.

Concluye Eco ese capitulo afirmando:

...en contacto con una televisión que sólo habla de sí misma, privado del derecho a la transparencia, es decir, del contacto con el mundo exterior, el espectador se repliega en sí mismo. Pero en este proceso se reconoce y se gusta como televidente, y le basta. Vuelve cierta una vieja definición de la televisión: ‘Una ventana abierta a un mundo cerrado’.”

En apreciación de esta conclusión final podemos ver la relación entre su análisis y los sucesos concretos que observamos en los programas de resumen de medios, su multiplicación y su efecto en las personas. Nos permite así comprender la relación entre el publico y el hecho televisivo, cómo lo percibe y cual es su respuesta, y así reconocemos el efecto social y el alcance que tiene. Somos testigos de una sociedad que cada vez se repliega mas sobre si misma, menos conciente de la diversidad del mundo y de su ubicación espacio temporal en relación con las personas que la rodean. Personas que viven en si mismas, como bien afirma Eco, por consecuencia, pierden cada dia mas su sentido de solidaridad, fuerza social, conciencia de grupo. Pero a su vez, gente que acepta y quiere recibir y “le basta” su posición de mero televidente, acepta que lo que ve no sea verdad, no le interesa interactuar con esa realidad, solo recibe pasivamente. Y en esto se explica el rating que perciben estos programas y su multiplicación.

Por otro lado, lo expuesto en este informe también está basado en gran parte en un artículo de Beatriz Sarlo, ESCENAS DE LA VIDA POSMODERNA, el capítulo II, “El Sueño Insomne”.

Beatriz Sarlo es profesora de Literatura Argentina en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, es parte del grupo de intelectuales críticos latinoamericanos centrándose en los estudios sobre la posmodernidad del subcontinente a la que llamó modernidad periférica. Tiene varios escritos de análisis sociológico y de los medios de comunicación. El capítulo que tomamos nos ha permitido hacer el análisis de la forma en que está constituida la imagen televisiva moderna y el efecto que produce. Ella observa y analiza los blancos escénicos, la rápida superposición de planos, la subjetividad de la cámara en cuanto da más énfasis a ciertas cosas que a otras, y eso pregna la mente del televidente. Sarlo expone cuatro leyes básicas que la televisión enseña a sus espectadores:

Primera ley: producir la mayor acumulación posible de imágenes de alto impacto por unidad de tiempo; y, paradójicamente, baja cantidad de información por unidad de tiempo o alta cantidad de información indiferenciada (que ofrece, sin embargo, el “efecto de información”). Segunda ley: extraer todas las consecuencias del hecho de que la retrolectura de los discursos visuales o sonoros, que se suceden en el tiempo, es imposible (excepto que se grabe un programa y se realicen las operaciones propias de los expertos en medios y no de los televidentes). La televisión explota este rasgo como una cualidad que le permite una enloquecida repetición de imágenes: la velocidad del medio es superior a la capacidad que tenemos de retener sus contenidos. El medio es más veloz que lo que trasmite. En esa velocidad, muchas veces, compiten hasta anularse los niveles de audio y video. Tercera ley: evitar la pausa y la retención temporaria del flujo de imágenes porque conspiran contra el tipo de atención más adecuada a la estética massmediática y afectan lo que se considera su mayor valor: la variada repetición de lo mismo. Cuarta ley: el montaje ideal, aunque no siempre posible, combina planos muy breves; las cámaras deben moverse todo el tiempo para llenar la pantalla con imágenes diferentes y conjurar el salto de canal.”

La subjetividad de la transmisión televisiva se ve en todo su despliegue a través de este análisis. Sarlo desglosa con estas leyes la estrategia televisiva para captar la atención de la manera más fácil y rápida. Descarta por completo la idea de espontaneidad y realismo, ya que deja claro que el producto televisivo es un armado detallado de distintos elementos audiovisuales que remiten sensaciones y crean una realidad.

Este texto permite cimentar nuestra postura de una televisión aislada que se vende como producto en si mismo, ya que todo su armado refleja su objetivo de pregnar en la sociedad con su presencia, y venderse como tal.

La idea de repetición y de reflejo no solo se da en términos de contenido sino también de forma, Beatriz Sarlo establece que las leyes de la televisión moderna implican una televisión repetitiva de imágenes, planos, estética, que se multiplica simultáneamente en todos los canales. El objetivo pasa por el atraer sensorialmente, captar y mantener la atención del espectador, la estética para tal fin es fundamental. La falta de contenido, por ende, queda al margen del magnetismo estético del programa que se emite. El rating, una vez más, refleja un objetivo cumplido.

La superposición de planos y efectos sonoros a gran velocidad también reflejan esta prioridad de lo sensorial sobre lo mental. La televisión es un producto cuyo fin es aportar a la información el tinte estético y en el cual el mismo toma prioridad. Por ende, la televisión paulatinamente se vuelve autorreferencial, ya que la información queda de lado ante la puesta en escena.

Claramente se evidencia esto en programas de TV como los mencionados anteriormente. Tanto los programas base como Showmatch y Gran Hermano, de los cuales se nutren en gran parte los demás programas, se basan en una seguidilla repetida de situaciones que no sorprenden por lo que son en si, sino por la forma en que son presentadas, atraen al espectador con el “glamour” o con el embellecimiento en general de las situaciones dadas (imaginaria). El dramatismo estratégico, el suspenso, no aplicado a la idea base del programa, sino a las situaciones falsamente espontáneas que “simulan” realidad y cotidianeidad. Curiosamente, el espectador reconoce y acepta que no sean estas verdaderas, pero como la percepción sensorial toma prioridad sobre la intelectual, carece de importancia.

Con respecto a la credibilidad de la información, Eliseo Verón (Sociólogo Filósofo), en su escrito EL LIVING Y SUS DOBLES: ARQUITECTURAS DE LA PANTALLA CHICA, el capítulo de “La Mediatización”, nos define claramente su desarrollo en medio de lo que el llama la sociedad mediática:

Una sociedad mediática es una sociedad donde se considera que los medios que se van instalando en ella, porque representan las mil facetas que la componen, se constituyen en una suerte de espejo (más o menos deformante, poco importa esto), a través del que la sociedad industrial se refleja y se comunica. Lo esencial de este imaginario es que traza una frontera entre dos órdenes, uno que es el de lo “real” de la sociedad (su historia, sus prácticas, sus instituciones, sus recursos, sus conflictos, su cultura) y otro que es el de la representación, el de la re producción, el que progresivamente es tomado a cargo por los medios”.

Los medios, según define Verón, se van apropiando del lenguaje social por su sistema de representaciones, que paulatinamente se apoderan de su imaginario. A través de este “medio”, la sociedad industrial se comunica, se refleja, o al menos con ese fin se inician estos elementos mediáticos. Sin embargo, el medio produce en consecuencia otros efectos, la división entre lo real y la representación o reproducción, que da lugar a la creación de realidades alternativas con “color” de verdad. Poco a poco, la distancia entre ambos conceptos se hace más grande (conforme van tomando dominio de la sociedad), y como resultado tenemos un medio que ya no comunica, sino que mas bien difunde una realidad diferente, propia, y que se vende como producto consumible. Busca aislarse y diferenciarse, simulando acercarse.

En efecto, este espacio enunciativo nuevo en el que la apuesta gira en torno al contacto, permite al presentador crear una distancia entre él, enunciador de la actualidad, y lo que nos cuenta sobre ella. Tal distancia se constituirá a través de operadores de modalización (verbales y gestuales) que expresen duda. Dicho de otro modo está ahí, en el estudio, y cuando me dice la actualidad, y me cuenta lo que le han contado, en el fondo, no sabe más que yo. Cuando se trate de tener un discurso específico sobre el acontecimiento no es él quien lo tendrá: se recurrirá a un periodista especializado. El es como yo. Esta construcción culmina con la puesta en evidencia, en el interior de la pantalla chica, es decir del estudio, de una pantalla de televisión: esta puesta en abismo significa, de manera adecuada y tanto para él como para mí, cuál es el real del que se habla: una pantalla de televisión.”.

La relación del espectador con el producto televisivo se vuelve no sólo personal, sino incluso afectiva, la búsqueda de ilusión de realidad tiene el fin de generar un vínculo con el espectador de identificación persona a persona, en lugar de generar el interés por el contenido. Una vez más, se desplaza el intelecto por lo sensible, el fondo por la forma. El público se acerca a la tele buscando relación, mas que información.

El espectador es consumidor pasivo. No se comunica con la televisión, solo la contempla y asimila sensiblemente. El análisis de Eliseo Verón nos permite fundamentar teóricamente nuestra hipótesis de que el espectador se aísla del mundo real, y que no puede asimilarla, ya que la representación recibida de parte de la televisión ya no es reflejo del mundo en el que el espectador vive, sino un reflejo en si mismo.

En este sentido, Eliseo Verón comparte mucho su estudio con las observaciones de Giovanni Sartori. Este último, en su libro HOMO VIDENS, LA SOCIEDAD TELEDIRIGIDA, afirma que el hombre involuciona paulatinamente, a partir de la televisión, de Homo Sapiens, un animal simbólico, capaz de procesar información y abstracción, en Homo Videns, el hombre que percibe sensiblemente pero que no piensa. Su capacidad imaginativa esta condicionada al mundo que le presenta la televisión.

Los programas de archivo son un reflejo de los medios. Como su definición lo anticipa, no reflejan la sociedad ni buscan hacerlo. Su reproducción masiva implica un aislamiento cada vez mayor entre la realidad del espectador y el micro mundo mediático. Paradójicamente, son los medios los que a cada momento van tomando más presencia en la vida cotidiana de las personas. ¿Son, a esta altura, confiables fuentes de realidad? ¿Acercan como diría Marshall Mc Luhan, el mundo a las personas (La Aldea Global)?

Artículos Periodísticos

Majul vs. TVR (Artículo tomado de HiperCrítico.com): Este artículo fue parte del pivote que nos permitió introducir en nuestro trabajo el conflicto de la propiedad intelectual que produce esta competencia desaforada a base de misma materia prima, que se da actualmente en la televisión argentina con los programas de Resumen de medios. Estos se basan como ya mencionamos en la recolección de archivos de otros programas y, en base a ese material, hacen una crítica, observación y sátira al respecto. Usualmente utilizan el humor, la idea es hacer reír al público sobre las curiosidades del mundo del espectáculo.

Junto con este artículo, adjuntamos lo que declara la Ley de Propiedad Intelectual, lo cual nos permite comprender y concluir acerca de la situación actual de conflicto de derechos.

La Hora del Replay (Artículo de Clarín8): Este artículo del diario Clarín nos resultó de gran ayuda, ya que es una resumida y concisa crítica de la misma índole que nuestro trabajo. Fernanda Iglesia, periodista, hace observaciones duras y define de “parásitos” a estos formatos que se nutren de otros. Concordamos con este artículo en muchos aspectos si no todos, y nos sirvió de punto de partida para varias de las investigaciones realizadas. En la bibliografía al final del trabajo se encuentra el link correspondiente.

La Televisión todavía usa papel carbónico (Artículo de La Nación9): Similar al artículo anterior, esta nota escrita por Pablo Sirvén (director de la sección Espectáculos del diario) nos permite indagar en el carácter poco creativo de la televisión autorreferencial, la falta de ideas y el uso y desgaste de información similar. En sus palabras, expresa:

La TV argentina es el campo de batalla donde estos raros procederes se registran con inusitada intensidad, un lugar donde empiezan a ser menos los programas originales que los copiados y armados a base de sobras de los primeros.”

También hace hincapié en el plagio y los conflictos de derechos de los cuales hemos hablado anteriormente, por lo cual este artículo nos sirvió de base para la investigación de esos aspectos legales también.

Si la Argentina fuese un país más serio, PNP (el programa de bloopers televisivos de la familia Portal, que se vio aquí en los años 90) no habría tenido necesidad de litigar por plagio contra TVR ni, a su vez, Miguel Rodríguez Arias, el pionero en la materia, habría demandado a los dos programas mencionados porque nunca habrían salido a la luz. En ninguna nación desarrollada existen programas confeccionados por otros preexistentes y presentados a manera de comida recalentada. Es que hacen cumplir sus leyes de propiedad intelectual y nadie puede apropiarse sin permiso del material de un tercero.”

Es en base a este artículo también, que desarrollamos la cuestión de la trasgresión de horarios de protección al menor, la falta de ética de las exhibiciones televisivas de imagen y vocabulario, a cualquier hora, en cualquier canal.

En pocos años, y a medida que la televisión se fue tornando cada vez más en un negocio inestable para pocos e inviable para los demás, el recurso de repetir fragmentos de distintos programas a toda hora comenzó a convertirse en un ‘llenaespacios’ ideal y barato.

En el tiempo que ha corrido en lo que va del siglo XXI el fenómeno proliferó como peste en compaginaciones cada vez más atrevidas y cínicas, sin respeto por el horario de protección al menor, con repeticiones hasta el hartazgo de nimiedades de una increíble zoncera y hasta procacidades de muy difícil digestión.”


En síntesis, este trabajo de investigación es en si una continuación de las críticas y observaciones que ya muchos especializados y miembros del medio televisivo han expuesto anteriormente. Por otra parte, los estudios de especialistas de la comunicación como los ya mencionados Umberto Eco y Beatriz Sarlo nos dieron base firme para estudiar y analizar el comportamiento social tanto del lado del espectador como del productor televisivo.

El resto de nuestras fuentes, que figuran en la bibliografía, fueron recursos de los cuales pudimos extraer imágenes y definiciones útiles para profundizar en los términos empleados.

5. Entrevistas

Sebastián Presta.
1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

Trabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión iconUna nueva televisión es posible. Una televisión entretenida, innovadora,...

Trabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión iconMovies and Television/Cine y televisión

Trabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión iconTranscripción de la primera entrevista concedida a la televisión...
«no entiendo cómo vosotros podéis pensar en un paraíso comunista donde ya no haya injusticias, cuando no dais una respuesta a la...

Trabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión iconTelevision program

Trabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión iconEl cine y la televisión

Trabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión iconLa prehistoria de la televisión

Trabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión iconTeoría de la radio y la televisióN

Trabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión iconTelevisión y cultura de masas

Trabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión iconLa televisión y las películas

Trabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión iconTeoría de la radio y la televisióN






© 2015
contactos
l.exam-10.com