Trabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión






descargar 211.54 Kb.
títuloTrabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión
página5/9
fecha de publicación15.06.2015
tamaño211.54 Kb.
tipoTrabajo de investigación
l.exam-10.com > Documentos > Trabajo de investigación
1   2   3   4   5   6   7   8   9
Gran Hermano

Este programa comienza el 4 de septiembre de 1997, en Estados Unidos, a cargo de la Productora Endemol.

Gran Hermano (originalmente Big Brother) es un reality show donde, durante alrededor de tres meses, un grupo de concursantes (generalmente, menos de 15) intenta superar las expulsiones que, periódicamente, la audiencia decide y así conseguir el premio final.

“Se trata de un programa híbrido que combina la incertidumbre  de desconocer el final -quién será el ganador- y el azar -pueden suceder muchas cosas- aspectos éstos propios de los concursos y juegos, con la particularidad, y he ahí la novedad, de proporcionar al espectador la fruición de contemplar, en directo,  lo que los concursantes, personas anónimas, hacen en la casa, durante las 24 horas del día. Con este programa puede decirse que se consagra el realismo en televisión.

El atractivo del concurso viene marcado por seguir en directo el desarrollo de la convivencia, determinada por reglas que los concursantes asumen antes de comenzar su encierro voluntario. La primera de ellas y, quizás, la más determinante es el aislamiento del mundo exterior. Los concursantes tienen prohibido dentro de la casa, todo lo que pueda conectarlos con el exterior o proporcionarles noticias de fuera: aparatos de televisión, radio, teléfonos móviles, ordenadores así como la prensa diaria o periódica. El único contacto mantenido con alguien del exterior proviene de las visitas a una habitación de la casa denominada "confesionario", en el que pueden hablar -aunque no verse- con los psicólogos y coordinadores del programa, bien a petición propia, bien como requerimiento del programa.”1



Fuente: www.aquilanoticia.com/images/1088_d1.jpg

Este programa ha sido emitido en nuestro país por Telefé. Si bien en su última temporada de famosos no ha tenido el mismo éxito, todas sus temporadas anteriores han significado para el canal un importante rating. Y además de ser muy popular también compete a nuestra investigación en cuanto a sus características narcisistas y de cámara intrusa (exclusividad del televidente). Todo lo que se emite en el programa tiene que ver con la vida personal de los habitantes de la casa, y estos al mismo tiempo que representándose así mismos como personas reales, asi también están generando personajes ficticios de sus propias vidas, ya que para el televidente es como ver una telenovela de la realidad. Es una realidad bosquejada dentro de una fantasía hermética (o una fantasía disfrazada de realidad), que lleva toda la atención a los sucesos generados allí dentro, dejando de lado (aquí de manera ya explícita y tajante) el mundo exterior, el mundo real que habitan las personas que precisamente miran el programa. Y así como con los espectadores, se produce con muchos otros programas televisivos. Los mismos giran también en torno de lo que sucede en la casa, comentando, debatiendo y además investigando en la vida privada de estas personas- personajes que la habitan.
Showmatch

Sucesor de Videomatch, conducido y producido por Marcelo Tinelli, y su productora Ideas del Sur.



Fuente: www.porunsuenio.com.ar

En el año 2006 paso a la pantalla de Canal 13 y volvió al contenido de humor como lo hacia cuando su nombre era Videomatch, pero a los pocos meses se integró un segmento de concurso de baile, Bailando por un sueño, una adaptación de un formato mexicano (Televisa), en el que un famoso acompaña a un bailarín amateur. La pareja ganadora recibe como premio el financiamiento para un proyecto de cualquier índole, elegido por el "soñador". Los participantes son expuestos a un jurado compuesto por 4 personas. Ese año se emitieron 3 ediciones, de las cuales fueron ganadoras, respectivamente, Carmen Barbieri, Florencia de la V y Carla Conte. En 2007 se realizó la 4ta edición, de la cual fue ganadora la modelo Celina Rucci.

Paralelamente se emitió Cantando por un sueño, un concurso de canto de similares características.

Se incorporó a la secciones del programa Patinando por un sueño, un concurso de las mismas características que los dos anteriores, solo que en este los participantes deben patinar sobre hielo. El concepto del concurso de baile fue modificado de la manera que fueron integrados elementos de erotismo.2

La historia de este show televisivo ha sido desde sus comienzos un imán del rating en Argentina. Mas allá de la capacidad de Marcelo Tinelli de satisfacer la demanda del publico, demuestra su programa satisfacer también un atractivo extra, un interés que está orientado principalmente sobre las masas de clase media- baja. Su contenido puede ser catalogado de burdo, hasta obsceno y ha sido inclusive muchas veces sancionado por la Ley por su emisión de imágenes de contenido fuertemente sexual en horarios de protección al menor. En este show se cumplen muchas de las pautas mencionadas anteriormente: el factor de la cámara intrusa y testigo, el voyeurismo, la omnivisibilidad están marcadas principalmente, por la forma en que exhibe la desnudez, y la provocación sexual (especialmente en la etapa tan polémica de “Bailando por un sueño: el baile del caño”, popularmente llamado así al baile de las bailarinas exóticas en los cabarets. Esta sección del programa fue la estrategia más marcada de Tinelli por acaparar la televidencia a costa del cumplimiento de otros principios éticos y reglamentaciones del Gobierno), pero también satisfaciendo la curiosidad del público acerca del detrás de cámara del programa, y el ensayo de cada participante, las problemáticas emocionales, los conflictos internos de la pareja participante, así también como la presencia del “recurso” (que actualmente ha llegado al punto de ser considerado así abiertamente por los comentaristas de todos los programas de chimentos y resúmenes de noticias del espectáculo) más marcadamente utilizado en este programa (y sus circundantes) que es el escándalo, la exhibición pública de las peleas internas, frente a la cámara, con discusiones, insultos, ofensivas entre participantes, y entre el jurado y algún participante, los cuales luego también se trasladan a los programas que hacen debate acerca de este mismo. Toda esta provocación pública, si bien no forma parte formal de la programación anticipada por la producción a los espectadores, es al mismo tiempo fuente de gran interés para estos últimos, proporcionándoles satisfacción a una curiosidad –puramente ociosa- sobre la intimidad de los personajes, es darles el “permiso” de entrar en sus vidas privadas, la falta de barreras entre las personas- personajes y el televidente (y entre ficción y realidad) y a su vez en cierta forma esperada por estos, los cuales al elegir ver Shomatch sabrán que presenciarán estas situaciones.

Esta última característica mencionada lo hace muy similar a Gran Hermano, que es un programa que más allá de mostrar la intimidad de la vida de personas comunes no proporciona ninguna otra clase de entretenimiento, claro está que en este caso es la principal fuente del mismo en el programa.

La teatralización por otra parte, es clave en ambos. Es imposible negar la presencia de guiones y personajes a ser respetados, de una intencionalidad de la producción por generar ciertos climas dentro del estudio. Si bien esto no se dice abiertamente, se hace evidente a largo plazo, y es igualmente aceptado por el televidente, ignorando (o no tomando son mucho interés) el factor de estar consumiendo una realidad ficticia.

Ahora bien, podemos realizar una relación completa entre los programas que hacen referencia a si mismos, y los programas que hacen referencia a estos últimos. En ambos casos se provee al público un producto generado dentro del medio que ofrece esa imaginería, la hipercodificación. Este conjunto de estereotipos del “show” que se aplican a la realidad simulada hacen del producto televisivo algo independiente, le otorgan su idiosincrasia y justifican la existencia de esta programación y su consumo. Y así lo demuestran las marcaciones del rating. Así, también lo demuestran los programas circundantes que prácticamente dedican todo su contenido ya no a hablar del “show business” en general, sino exclusivamente a lo que ocurre frente y detrás de cámara en estos programas. Sin ir más lejos, se han llegado a crear programas propios que son extensiones formales de los mismos, ya que son resúmenes de las noticias de lo que pasa dentro de Showmatch y sus competiciones, como ser “La Previa del Show”3.

Una vez más, podemos citar a Umberto Eco y su Neo Tv:

En resumen, estamos hoy ante unos programas en los que se mezclan de modo indisoluble información y ficción y donde no importa que el público pueda distinguir entre noticias “verdaderas” e invenciones ficticias. Aun admitiendo que se esté en situación de establecer la distinción, ésta pierde valor respecto a las estrategias que estos programas llevan a efecto para sostener la autenticidad del acto de enunciación.

Con este fin, tales programas ponen en escena el propio acto de la enunciación a través de simulacros de la enunciación, como cuando se muestran en pantalla las cámaras que están filmando lo que sucede. Toda una estrategia de ficciones se pone al servicio de un efecto de verdad. (...)

Nos encaminamos, por tanto, hacia una situación televisiva en que la relación entre el enunciado y los hechos resulta cada vez menos relevante, con respecto a la relación entre la verdad del acto de enunciación y la experiencia de recepción por parte del espectador.

En los programas de entretenimiento (y en los fenómenos que producen y producirán de rebote sobre los programas de información “pura”) cuenta siempre menos el hecho de que la televisión diga la verdad que el hecho de que ella sea la verdad, es decir, que esté hablando de veras al público y con la participación (también representada como simulacro) del público.”4

En conclusión, lo reiterativo de la información proporcionada en un sin número de programas de televisión abierta está fundado en la forma que orbitan alrededor de los programas de mayor rating, que en estos dos últimos años, han sido Showmatch y Gran Hermano. Es alarmante la reproducción que existe de las mismas noticias en tantas horas y canales diferentes, que se reducen a un micro mundo tan cerrado como ser una casa espiada y un concurso de baile canto, patinaje y natación. Las demás noticias nacionales e internacionales quedan relegadas a segudo o tercer plano por éstos programas. En palabras de G. Sartori, se habla de una aldea global invertida5, en la que en vez de ser la televisión el vehículo que nos acerca al mundo, nos lo hace cada vez más pequeño reduciéndolo al mundo de las intimidades y detrás de cámaras producidos en un estudio de televisión local.

Son formatos ampliamente abarcativos, buscan la mayor cantidad de televidentes a base de mínima información. Esto se justifica por el hecho de que cuanto menos específica sea la información, más posibilidades hay de que atraiga a un target mas heterogéneo.

Y no solo menos específica la información, sino que también es menos específico el formato. Cuesta definir (tanto a los productores de los mismos como al público), en qué categoria entrarían estos programas. No se sabe bien cuál es el objetivo, mejor dicho, son objetivos mínimos, exagerados y expandidos, reiterados infinidad de veces, de manera que “llenen” al espectador atrayéndolo con la seducción de la apariencia en vez del contenido. No solo que la información es mínima, sino que además es siempre la misma. Las fuentes son únicamente aquellas que permiten que el público mas diverso se interese, todo aquello que se convierta en específico y no sea visto por todos, no sirve.

Por ende, ¿tienen el objetivo de informar? El sistema de registro de rating “minuto a minuto”, fortaleció esta búsqueda de atraer al público más que de ofrecer un producto específico. Muestran claramente que su finalidad es más bien llamar la atención de muchos que de exponer información o comunicar un mensaje. La televisión, una vez más, aisla y comprime la realidad, al microclima del set, que finalmente se vuelve el más conocido y difundido, pero el de menor contenido.
1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

Trabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión iconUna nueva televisión es posible. Una televisión entretenida, innovadora,...

Trabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión iconMovies and Television/Cine y televisión

Trabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión iconTranscripción de la primera entrevista concedida a la televisión...
«no entiendo cómo vosotros podéis pensar en un paraíso comunista donde ya no haya injusticias, cuando no dais una respuesta a la...

Trabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión iconTelevision program

Trabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión iconEl cine y la televisión

Trabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión iconLa prehistoria de la televisión

Trabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión iconTeoría de la radio y la televisióN

Trabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión iconTelevisión y cultura de masas

Trabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión iconLa televisión y las películas

Trabajo de Investigación La televisión que habla de la televisión iconTeoría de la radio y la televisióN






© 2015
contactos
l.exam-10.com