2. el análisis, algunas objeciones contestadas






descargar 217.94 Kb.
título2. el análisis, algunas objeciones contestadas
página1/7
fecha de publicación27.07.2016
tamaño217.94 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7
LIBRO DE DEUTERONOMIO
por A.W. Pink | http://www.iglesiareformada.com/Pink_Deuteronomio_1.html

1.INTRODUCCION GENERAL

2.EL ANÁLISIS, ALGUNAS OBJECIONES CONTESTADAS

3.PRIMER DISCURSO Y SEGUNDO DISCURSO

4.SEGUNDO GRAN DISCURSO, Deuteronomio 12:1-26:19. 

5.TERCERO, CUARTO Y QUINTO DISCURSOS, Deuteronomio 27:1-31:13.

6.EL CANTO, LA ORACION Y LA BENDICION DE MOISES, Deuteronomio 31:14-33:29: Salmo 90 

7.EL CARACTER Y LA GRANDEZA DE MOISES, Deuteronomio 34:1-12. 

8.VALOR HOMILITICO DE DEUTERONOMIO

I INTRODUCCION GENERAL

En ningún otro libro de la Biblia se pueden hallar tales ejemplos y tal modelo de servicios religiosos como los que se hallan en Deuteronomio. El predicador cuyo corazón no llega a arder por el estudio del libro de Deuteronomio, no tiene corazón. Nuestro tema para este estudio es una introducción general al libro de Deuteronomio. En un sentido primario Deuteronomio es la última división del Pentateuco. El Pentateuco debe considerarse como un sólo libro, artificialmente dividido en las partes que ahora tenemos. Cada división precedente demanda todas las subsecuentes, y cada subsiguiente presupone todos los precedentes. La unidad del Pentateuco está manifiesta como la del cuerpo humano.

En su forma literaria Deuteronomio es muy distinto de todas las divisiones precedentes. Génesis es en lo general narrativo: Éxodo es narrativo y legislativo; Levítico es legislativo; Números es generalmente narrativo; pero Deuteronomio consiste del todo de narraciones y poemas, y en todas partes es expositivo y oratorio. En los otros libros del Pentateuco tuvimos los historiadores y los legisladores. Pero aquí tenemos el profeta, el orador y el poeta, y este hecho es suficiente para dar cuenta de la diferencia en estilo y método e influye mucho en la interpretación. Se distingue también de Levítico en que éste se limita a una sola tribu y trata solamente de servicios religiosos en sus sacerdotes, sacrificios, tipos, días santos y rituales; pero Deuteronomio es dirigido a la nación como una unidad, y toca la justicia cívica y la vida nacional a causa de las relaciones peculiares del pueblo de Jehová. En un buen sentido, Levítico juntamente con Éxodo desde el capítulo 25 hasta el Cuarenta, puede llamarse el código del sacerdote. Pero no podríamos pretender al sentido literario y espiritual si procuráramos deducir de este hecho distintos autores o fechas de composición muy retiradas la una de la obra para los dos códigos. Deuteronomio, así como toda historia subsiguiente, presupone la existencia de Levítico. Alguien puede hallar que es un estudio provechoso el trazar en Deuteronomio su dependencia histórica de cada una de las divisiones precedentes del Pentateuco. Para mí, por cierto, fue un estudio provechoso. Búsquese en Deuteronomio cuánto de él depende del libro de Génesis, cuánto de él depende de la historia contenida en Éxodo; cuánto de él depende de la legislación contenida en el libro de Números. Esta es una de las mejores maneras para probar la relación de este libro con los otros libros. Cualquier estudiante inteligente que tenga un ejemplar de mi análisis cronológico de Números, que presenta vínculos indisolubles que unen Éxodo, Levítico y Deuteronomio, tendrá una ventaja en esta línea de estudio.

Consideremos ahora el título de este libro. Tiene cuatro títulos judaicos. Primero, en el canon hebreo se encuentra el nombre "Debarim." En mi Biblia Judía esto encabeza el libro de Deuteronomio. Significa sencillamente "Las Palabras," o "Estas son las Palabras." El segundo nombre judío es "El quinto de los quintos de la Ley," esto es, la quinta parte de las cinco divisiones de la ley. Su tercer nombre Judaico es "El libro de Reprensiones," por tantas amonestaciones que hay en él. El cuarto nombre dado por ciertos Rabíes es, "La reiteración de la ley." Estos son los cuatro nombres judaicos aplicados al libro de Deuteronomio.

El griego  la Versión de los Setenta y otras versiones griegas  adoptan el cuarto título judaico, llamado el libro "Deuteronomion," o "La segunda promulgación de la ley."

La latina  la vulgata  meramente latiniza el griego, de modo que tenemos "Deuteronomium." Las versiones inglesas meramente transliteran el griego y el latín de modo que tenemos "Deuteronomy." De modo que el nombre de este libro como lo tenemos ahora vino del cuarto nombre judaico, "Reiteración de la ley." Y se supone que derivaron el nombre de una parte del verso 18, del capítulo decimoséptimo, "Una copia de esta ley." Si lo tomaron de allí, interpretaron mal la frase, que sencillamente significa y se refiere a todo el Pentateuco. Así es que, por un mal entendimiento de Deuteronomio 17 verso 18, derivamos nuestro nombre del libro. Este nombre Deuteronomio es hasta cierto punto equivocado, porque el libro no recapitula toda la ley precedente: omite muchas secciones importantes, y aumenta la ley previa por estatutos suplementarios y necesarios; por eso el llamarlo "Una segunda promulgación de la ley" es una equivocación. El orador, al mismo tiempo que reconoce toda la ley e historia previas como base de sus exhortaciones, sencillamente recita de aquella ley e historia lo que conviene a sus propósitos, y entonces promulga la legislación adicional que era necesaria para los futuros habitantes de la Tierra Prometida, todo esto para que sirviera como base de exhortación y profecía. Vosotros os acordaréis de que cuando comenzamos a comentar lo que es llamado "El libro del Pacto," esto es del capítulo 19 de Éxodo hasta el 23, el Pacto de Sinaí, se explicó claramente que este pacto estaba dividido en tres partes distintas; En primer lugar, El Decálogo o las diez palabras de la ley moral: Segundo, los estatutos civiles y criminales que son necesarios para la vida nacional; tercero, al Altar, o la manera de acercarse a Dios. Toda la parte subsiguiente del Pentateuco es solamente un desarrollo de aquel pacto. Por ejemplo, el libro de Deuteronomio es sencillamente un desarrollo de las dos primeras secciones, esto es, el Decálogo y los estatutos Civiles y Criminales de la vida nacional. El libro original del pacto, tal como es manifestado en Éxodo 19 al 23, puede llamarse la constitución y el resto, legislación derivada de la constitución. Deuteronomio, pues, se refiere en su mayor parte a las dos primeras secciones, el Decálogo y los Estatutos Civiles y Criminales, y es un desarrollo de ellos. Este es el origen del nombre.

Llegamos a la escena donde se verificó la discusión. Quisiera saber si podéis localizar la escena del libro teniendo éste delante. ¿No seríais desviados por los dos primeros versículos que son retrospectivos, y daríais las escenas de Números? Mi respuesta a la pregunta acerca de la escena es sencillamente ésta: las llanuras de Moab, al este del Jordán, enfrente de Jericó. Enseguida, el tiempo ocupado por el libro. Podéis determinarlo con el libro abierto delante de vosotros. ¿Qué tiempo cubre el libro? Os diré cómo podéis determinarlo. Notad estas Escrituras: Deuteronomio 1:3, que dice, "Y aconteció a fines de los cuarenta años" (esto es del Éxodo), "en el mes undécimo, el primero del mes, que habló Moisés a los hijos de Israel." Esta es la primera fecha. Buscad Josué 4:19 que dice que cruzaron el Jordán el día décimo del año nuevo, de modo que entre el principio de Deuteronomio y el paso del Jordán, hubo dos meses más diez días o sea setenta días. Tenéis ahora dos elementos distintos que os ayudarán a fijar el tiempo. Otra escritura es Deuteronomio 34:8, que dice que Israel lloró la muerte de Moisés treinta días; restando treinta de setenta tenemos cuarenta. Todavía no tenéis la fecha. Ahora, leyendo Josué 1: 11, y 3:2, hallaréis que tenéis que restar otros tres días, de modo que esto deja para el libro de Deuteronomio justamente treinta y siete días. Debéis entender que, con excepción del último capítulo, que fue escrito por Josué después de la muerte de Moisés, conectándolo con el libro de Josué, los treinta y tres capítulos de Deuteronomio abarcan lo que ocurrió en el último mes de la vida de Moisés. Puede decirse que en ese último mes habían de hacerse siete discursos y había de haber un poco de historia.

¿Cuál fue la ocasión del libro de Deuteronomio? El primer elemento es que habían completado sus peregrinaciones y habían llegado al lugar preciso del Jordán donde habían de pasar hasta la Tierra Prometida. Acordaos de que treinta y ocho años antes de este tiempo habían llegado al límite de la Tierra Prometida, en Cades barnea, en la parte meridional de lo que es ahora Judá. Ahora están de nuevo en el límite de la Tierra Prometida, pero en un lugar distinto. Este es el primer elemento de la ocasión. Ahora están para pasar ala Tierra Prometida y cualesquiera discursos que se hagan y poemas que se reciten, necesariamente se referirían a la Tierra Prometida. El segundo elemento de la ocasión es que todo el territorio de la Tierra Prometida al este del río Jordán, que más tarde fue llamado Perea, había sido quitado de Sehón de Og, el rey Amorreo, de Basán y de los madianitas, y dividida entre dos y media tribus; de modo, pues, que una parte de la Tierra Prometida, todo al este del Jordán, ya estaba poseída. El tercer elemento es que ahora han de instalar el sucesor de Moisés, su maravilloso caudillo de los últimos cuarenta años, que sin duda había sido mirado como el libertador de los últimos ochenta años. El gran héroe del pasado ha de morir y no ha de pasar con ellos a la Tierra Prometida. Hemos de considerar pues, los discursos y poemas de un hombre que sabe que no tiene sino un mes de vida. Son, por lo tanto, las palabras de despedida de un hombre moribundo. Otro elemento de la ocasión es que antes de morir, Moisés quería que renovaran el pacto con Dios. Acordaos que el pacto en Sinaí había sido violado cuando adoraron el becerro de oro. Os acordaréis que había sido violado también en Cadesbarnea y había sido, hasta cierto punto, suspendido por treinta y ocho años. No adoraron a Dios ni circuncidaron a sus hijos, pero ahora, como los hijos de los hombres que perecieron en el desierto están para entrar a poseer la Tierra Prometida, es necesario que renueven el pacto del pueblo, con exhortaciones basadas sobre él. El último elemento de la ocasión es que era preciso hacerles entender el pacto. De aquí el carácter expositivo del libro. Procurad agrupar en vuestra mente los elementos de la ocasión del libro de Deuteronomio. En primer lugar, los viajes finalizados; segundo, el territorio al este del Jordán capturado y ocupado; tercero, nombramiento de un sucesor para ser un caudillo, y despedida de Moisés; cuarto, alistamiento para cruzar el último límite que los separa de la Tierra Prometida; quinto, necesidad de renovar el pacto de una manera inteligible; sexto, necesidad de entenderlo. Me parece que estos elementos constituyen la ocasión del libro.

Se puede adivinar el propósito del libro por la ocasión. En general el propósito es magnificar las relaciones del pueblo con Jehová y compeler el pueblo a la obediencia. Ningún orador ha tenido jamás propósito más definido que Moisés al hacer estos discursos que llamamos Deuteronomio.

¿Qué es Deuteronomio? Esta es una gran pregunta. Ya os he demostrado que no es meramente una recapitulación de leyes. Antes es un comentario inspirado y autoritativo sobre la ley y la historia pasadas, con exhortaciones basadas sobre aquella ley e historia. Esta es la primera cosa que es. El libro de Deuteronomio es una exposición o comentario inspirado y autoritativo de las leyes e historia pasadas del pueblo, con exhortaciones basadas sobre éstas. Segundo, consiste de profecías acerca del futuro con exhortaciones basadas sobre las profecías. Algunas de las más notables profecías del mundo se hallan en Deuteronomio. Tercero, consiste de galardones prometidos para la obediencia y castigos denunciados contra la desobediencia. Esto es lo que es el Deuteronomio.

Los elementos históricos de Deuteronomio son meramente vínculos que conectan los discursos y poemas. Aunque Moisés recitó algo de la historia pasada, añadió muy poco a ella. Esta historia se halla en 1:1 5; 4:44 49; la mayor parte del capítulo 31, 32:44 52, y todo el capítulo 34. Estos son los elementos históricos del libro.

Los elementos proféticos  "Profeta" en el Antiguo Testamento significaba tanto el que enseñaba como el que predecía, pero cuando hablo de las profecías de este libro, no me refiero a las enseñanzas sino a los pronósticos del futuro. El velo que Moisés tenía delante de los ojos, fue removido de modo que podía mirar casi el fin del tiempo. En el capítulo 18 hay una profecía Mesiánica de tremenda significación. Dice así: "Jehová tu Dios levantará para ti un profeta de en medio de ti, de tus hermanos, como a mí.... y sucederá que el hombre que no obedeciere aquel profeta será cortado de su pueblo." Acordaos de la escena sobre el Monte de la Transfiguración donde Pedro dijo, "Hagamos tres tiendas, una para ti, otra para Moisés, y otra para Elías," y la respuesta de Dios "oídle a él." El hombre que no obedeciere a aquel profeta será cortado de en medio de su pueblo. Desde el capítulo 28 hasta el fin del 33, hay maravillosas profecías acerca del futuro del pueblo judaico. Si Moisés hubiera estado presente viendo la destrucción de Jerusalén, no podría haberla descrito más vivamente. Josefo la vio y describió una parte de ella, pero Moisés la describe más fielmente que lo hace el testigo de vista. También nos dice algunas cosas que no se han cumplido todavía, esto es: la restauración de los judíos, y enseña ciertamente la recepción de los gentiles a misericordia. Así pues, veis lo que tenéis delante en este libro.

Otra pregunta es  ¿Quién es el autor de Deuteronomio? Para decirlo de una vez, ningún otro hombre que ha vivido desde la creación de Adán hasta estos días, con excepción de Moisés, podría haber sido el autor de estos treinta y tres capítulos. Digan lo que quieran los altos críticos, el que atribuye este libro a cualquier otro hombre carece tanto de sentido literario como espiritual. Puede ser un erudito en cuanto a libros, pero enfáticamente es un tonto en cuanto al sentido literario y espiritual. El comentario de los altos críticos sobre Deuteronomio por uno en el "Expositora Bible" es tan vergonzoso como venenoso. El "Bible Commentary" sobre la introducción en Deuteronomio da este ejemplo del valor de la crítica radical: "En verdad no podría aducirse evidencia más convincente de que este método de crítica no merece confianza que los resultados de su aplicación a Deuteronomio. Los eruditos de antaño, Gesennius, de Wette, Ewald, Bleek, etc., no vacilan en afirmar que Deuteronomio fue escrito mucho tiempo después de que existiera el resto del Pentateuco en su presente forma. La nueva escuela ve con igual certidumbre que Deuteronomio fue la cantera original del cual los escritores que se dedicaban a producir los libros precedentes sacaron sus materiales." Algunos de los altos críticos dicen una cosa, otros dicen lo contrario. Con esto pongo fin a mi discusión sobre la introducción del libro de Deuteronomio.

***

II EL ANÁLISIS

EL ANÁLISIS, ALGUNAS OBJECIONES CONTESTADAS

Deuteronomio 1:1 5 y referencias.

ANÁLISIS

Introducción 1:1 5.

I. Relación retrospectiva con Números 1: 1, 2.

2. Tiempo, lugar y circunstancias del primer discurso, 1:3 5.

3. El texto que fija el carácter del libro y la significación de "la ley," 1:5.

II. Primer gran discurso, 1:6 4:40.

1. Una revista de la historia nacional desde Sinaí hasta el Jordán, 1:6; 3:29.

2. Exhortación basada sobre esa narración, 4: I 40.

IÍI. Designación de tres ciudades de refugio en el territorio al este del Jordán, 4:41.43.

IV. Segundo gran discurso. 4:44 26:19.

Parte I. Capítulos 4:44 i 1:32.

1. Introducción, 4:44 49.

2. Repetición del Decálogo, 5:1 21.

3. Comentario sobre la historia, exposición y exhortación, 5:22 11:32.

Parte II. Capítulos 12 26, varios estatutos y juicios con comentarios y exhortación.

V. Tercer Gran Discurso, capítulos 27, 28.

Parte I. Capítulo 27, provisión para la renovación del pacto después de entrar a Canaán.

1. Registro de la ley sobre piedras monumentales, 27:1 4.

2. Construcción de un altar según el modelo dado en Éxodo 20 y su ratificación por medio de holocaustos. 27:5, 6.

3. Ofrendas pacíficas y fiestas de gozo y comunión, 27:7.

4. Provisiones para el anuncio del resultado en la renovación del pacto, 27:9 10.

5. Arreglos solemnes y sublimes para entregar todo el pueblo a las bendiciones y maldiciones de la ley, 27:11 26.

6. El Cuarto Gran Discurso, capítulos 29 30.

Parte I. Provisión para la renovación presente del juramento del pacto, 29:1 15.

1. Introducción, relación histórica, 29:1 9.

2. Los que prestan el juramento, 29:10 15.

Parte II. Comentario y exhortación, 29:16 30:20.

VII. El Quinto Gran Discurso, 31:1 13.

1. Sus palabras al pueblo, 31:1 6.

2. Sus palabras a Josué 31:7 9.

3. Provisión para la instrucción del pueblo en el lugar céntrico de culto cada séptimo año, 31:9 13.

VIII. Moisés y Josué ante el Señor, capítulo 31.

1. Moisés presenta a su sucesor ante Jehová, 31: 14. 15.

2. Jehová manda a Moisés que escriba y entone un cántico, y por qué, 31:16 22.

3. La orden de Jehová a Josué, 31:23.

4. El Pentateuco completado y archivado para su conservación, y por qué, 31:24 29.

IX. El Cántico o sea El Sexto Discurso de Moisés, capítulo 32.

1. La invocación, 32:1.

2. Su carácter, 32:2.

3. Su tema, 32:3 6.

4. Su argumento, 32:7 33

5. Su profecía, 32:34 43.

6. Su exhortación, 32:44 47.

X. La dirección final de Jehová a Moisés, 32:48 52.

1. Vista de la Tierra Prometida, versos 48, 49.

2. Preparación de Moisés para morir, verso 50.

3. ¿Por qué no le fue permitido a Moisés entrar en la Tierra Prometida? versos 51, 52.

XI. Bendiciones proféticas sobre las tribus, o sea el Séptimo Discurso de Moisés, capítulo 33.

1. Introducción, 33:1 5.

2. Cada tribu por separado, Simeón es omitido y el por qué de su omisión, 33:6 25.

3. El pueblo como una unidad, 33:26 29.

XII. El Deuteronomio vinculado con el libro de Josué, capítulo 34.

1. Singular muerte y sepultura de Moisés, 34:1 7.

2. Israel llora a su finado héroe, 34:8.

3. Su sucesor, 34:9.

4. Su lugar en la historia, 34:10 12.

Abrid vuestras Biblias y seguidme cuidadosamente mientras señalo algunos pasajes sobre los que los altos críticos basan algunas objeciones a la integridad del libro. Alegan en primer lugar, que hay una contradicción entre los primeros dos versículos de Deuteronomio y los siguientes tres versículos en cuanto a la escena. Leámoslos: "Estas son las palabras que habló Moisés a todo Israel de este lado del Jordán en el desierto, en el Arabá al extremo opuesto del mar Rojo, entre Parán y Tofel y Labán y Azeroth y Di zahab." Estas palabras se refieren a cuatro o cinco distintos lugares. El tercero comienza: "Y aconteció a fines de los cuarenta años, en el mes undécimo, al primero del mes, que habló Moisés a los hijos de Israel, etc." Dicen que los primeros dos versículos localizan la escena en varios lugares que se extienden aun hasta el mar Rojo, mientras que los siguientes versículos la localizan frente a Jericó, en las llanuras de Moab, lo cual constituye una contradicción. Nótese mi contestación. Los primeros dos versículos en el libro de Deuteronomio son retrospectivos, y meramente establecen la relación con el libro de Números, es decir, es justamente la recapitulación del fin del libro de Números; y el verdadero principio de Deuteronomio se halla en el tercer versículo. De la misma manera, si miráis los últimos versículos de Génesis hallaréis que los últimos versículos tratan de la entrada de Jacob y todos sus hijos en Egipto. Luego, leyendo el principio de Éxodo hallaréis que comienza citando el fin de Génesis. "Estos son los nombres de los hijos de Israel, etc." Tornemos ahora al II libro de Crónicas 36: 22: "Ahora en el primer año de Ciro rey de Persia." Abrase el primer capítulo de Esdras; el libro que le sigue, y veréis que repite la última declaración de Crónicas. En otras palabras, es la costumbre, cuando estos libros se relacionan, mostrar aquella relación repitiendo en el principio del nuevo libro el fin del que lo precede. Por esto no hay contradicción entre los primeros dos versículos, que son meramente retrospectivos y forman un vínculo que lo une con Números. La declaración en los tres versículos siguientes de que la escena del libro de Deuteronomio se desarrolla en las llanuras de Moab es el primer punto, y el hombre que tiene mente estudiosa debe ver que no debían hacer que esto sea base de crítica en contra de la palabra de Dios. La segunda objeción se basa sobre la frase "Más allá del Jordán. (Véase la nota, Versión Moderna). Deuteronomio dice, "Estas son las palabras que habló Moisés a todo Israel, de este lado del Jordán. (O "más allá del Jordán)." Dicen que esta expresión "más allá del Jordán," significa que un hombre escribió el libro al lado occidental del Jordán. En el Nuevo Testamento donde se habla de Juan el Bautista bautizando más allá del Jordán, se significa que lo hacía en Perea, por lo cual dicen que algún hombre que no era Moisés, escribió esto, dado al caso de que Moisés no estuvo en el lado occidental del Jordán. Ustedes ven claramente el punto. La contestación sobre este punto es que esta frase era una expresión geográfica fijada antes del tiempo de Moisés para describir una sección del país y que no tenía referencia alguna a la posición del que la usaba. "La tierra del Mediodía," usada así sin referencia, significa la tierra al Sur sin importar en dónde esté el que usa esa expresión. "Y la tierra hacia el gran mar" significa al occidente del Jordán, sea que el que hable esté al occidente o al oriente de él. Era, pues, una expresión geográfica, precisamente así "Más allá del Jordán" era una frase fija en la historia y la geografía antes de que escribiese Moisés. Se refería a aquella sección del país al este del río Jordán. Me disgusta tener que hablar de cosas tan pequeñas; pero tengo que hacerlo si hablo de cosa alguna que pretendan los altos críticos.

El siguiente punto se basa sobre algunas cláusulas parentéticas 1:2; 2:10 12; 20 23; 3:9 y 11; que dicen no tener relación con la materia que se considera. Leed estas cláusulas parentéticas. Sobre estos paréntesis basan los críticos una objeción. Dicen que destruyen la relación por lo que más bien deben de ser interpolaciones por un escritor más moderno. Esto es lo que afirman. Mi contestación es que cada una de estas expresiones parentéticas se relaciona intensamente con el asunto de que se trata, y acentúan mucho el énfasis del que habla. Considerémoslas en orden. La marcha desde Sinaí hasta Cades barnea era de sólo once días. El hecho de que gastaron treinta y siete días en hacer la marcha de once días muestra que cometieron algún pecado. El reprendió severamente aquel pecado que los hizo dilatar. La próxima vez, la dilación fue treinta y ocho años a causa de su pecado. Es muy importante que al hacer Moisés un discurso, discurso que había de terminar en una exhortación, llame atención parentéticamente, a estos hechos, y en el segundo versículo menciona todos los lugares a que quiere dar énfasis. "Os detuvisteis en este lugar tanto tiempo,  en otro tanto y en otro todavía." Ya veis que esta declaración parentética se relaciona perfectamente con el asunto de que trataba.

Consideremos la cláusula parentética que sigue, la del segundo capítulo. 10 12 y también los versículos 20 23. Veamos lo que es. El paréntesis dice así, "Los emitas antes habitaban allí, etc." También en Seir habitan los héroes de antaño, etc." Dicen que este es evidentemente una interpolación de un escritor más moderno. Contesto que la referencia étnica a aquellas naciones unidas es de suma importancia en su relación al asunto de que se trata. Si aquellas naciones unidas habían sido expulsadas de su territorio anterior por los idumeos, amorreos y moabitas, cuán poco temor debían los israelitas guiados por el Todopoderoso tener de semejantes adversarios. Su historia demanda exactamente esta referencia. Y consideremos el siguiente paréntesis (3:9) que dice, "Los sidonios llaman Sirión al Hermón, pero los amorreos lo llaman Senir." Dicen que estos nombres fueron dados al monte Sinaí en un tiempo mucho más moderno, por esto el hombre que escribió esto, debió de haber vivido en un tiempo posterior a Moisés. Pero los nombres dados al monte Hermón son todos pertinentes, y expresan hechos históricos bien sabidos por Moisés, y ayudan a identificar el monte. Moisés lo llamó el monte Hermón no Sinaí. Los fenicios le dieron el nombre de Sirión. Otros le dieron otro nombre distinto. Todos estos nombres fueron dados antes del tiempo de Moisés. Sólo se equivocan pensando que estos nombres le fueron dados en un período posterior.

Consideremos otra objeción, 3:11. Es la descripción de la cama de Og. Esta objeción no hace más que expresar desconfianza en la veracidad del historiador y es el resultado de su propia ignorancia. Pues bien, gente tan pequeña como los altos críticos nunca necesitan una cama grande. Tendrían que ser estirados y extendidos para que les conviniera semejante cama. Pero es un hecho histórico que los huesos de una persona del tamaño para aquella cama han sido excavados recientemente cerca de ese lugar. Me consideran como un hombre bastante alto, pero cuando un amigo mío me vio bajar del tren con unos gigantes, se echó a reír y me dijo. "B. H. Siempre me parecía que usted era hombre grande, pero usted es enano; mire aquella gente." Sabemos por la historia de gente bastante grande para llenar aquella cama. Las referencias a gigantes en el Pentateuco son sostenidas antes que desacreditadas por los descubrimientos modernos en la escena de la historia.

Consideremos la otra referencia, 3:14. Dice, "hasta el día de hoy." Dicen de esta expresión, "hasta el día de hoy," que el que la escribió debe haber vivido en un tiempo muy remoto de éste, muchos centenares de años después. El que el escritor diga "hasta el día de hoy," evidencia que otro hombre que no fue Moisés escribió el libro. Su crítica es una mera suposición. La frase, "hasta el día de hoy," no implica necesariamente un tiempo grande, y la hallaremos usada en el libro de Josué para significar un tiempo muy corto. Moisés podía decir "hasta el día de hoy," puesto que su razón para usar esa expresión es que a veces se refiere a un lugar cuyo nombre había sido cambiado, dice que antes era llamado por cierto nombre; que mucho antes era llamado Refaim, o en tal tiempo fue llamado de cierto nombre. Tiene todavía, hasta el presente, el nombre    hasta el día de hoy." Esta es sencillamente la significación de la frase, sea que se refiera a un intervalo largo o a un intervalo corto.

Os daré otro ejemplo, 4:41 43: "Entonces Moisés hizo separar tres ciudades de este lado del Jordán, hacia el nacimiento del sol, para que el homicida huyera a ellas." En otras palabras, allí separa tres ciudades de refugio antes de cruzar el Jordán. La objeción a este discurso es que Moisés rompe la relación. Mi respuesta es que no interrumpe la relación del discurso. Ya había acabado su discurso, pero menciona un hecho histórico antes de principiar otro discurso. Os parecerá que éstos son asuntos muy pequeños, pero hombres cubiertos de medallas de las universidades de Europa se sientan gravemente y atacan el Pentateuco sobre estas cosas.

Todo conferencista público, sea predicador o político, puede sacar provecho del estudio del "Essay on Stump Speaking," (Ensayos sobre el orador callejero), en que presenta substancialmente las siguientes condiciones para un gran discurso”:

En primer lugar, debe haber una gran ocasión que lo demande. Se sabe que hay una gran diferencia entre el discutir en una sociedad de debates y hablar sobre un caso verdadero en la vida. Esta es una ocasión verdadera y aquél es un caso fingido. Debe haber, pues, una gran ocasión.

Segundo, el orador debe llegar a la medida de la ocasión.

Tercero, debe osar aprovechar la oportunidad que está pasando al vuelo. Si no es capaz de valerse de esta oportunidad nunca puede ser un gran orador.

Cuarto, debe tener algo que decir. Ni vanidad, ni frivolidades, ni arenga retórica convienen a una grande ocasión. Su pensamiento debe tener materia y cuerpo.

Quinto, (y este es el punto que estudio en todas las grandes ocasiones cuando tengo que hacer discursos), debe decir las cosas de un modo que se queden en la memoria, que ardan en la mente del oyente. Estos son los puntos que hizo Carlyle sobre el orador callejero; y quiero aplicarlos al libro de Deuteronomio.

En primer lugar, se ha mostrado que Moisés tenía una grande ocasión; en segundo, se ha mostrado que era el único hombre en el mundo que llegaba a la medida de aquella ocasión; en tercero, se ha mostrado que en los últimos días de su vida se aprovechó de la oportunidad de utilizar la ocasión. Y ahora tenemos que ver por los discursos mismos y la historia subsiguiente si tenía algo qué decir y si lo dijo de modo que quedara en la memoria de los oyentes.

Ahora prestad vuestra atención a una frase, que es la más importante en todo el libro, puesto que determina el carácter del mismo. Solamente seis palabras del primer capítulo, verso quince: "Encargóse Moisés de explicar esta ley." No se debe entender con esto, que Moisés comenzó a decretar nuevas leyes. "Explicar" aquí significa desarrollar, escarbar, sacar leyes ya dadas. El libro no dice cómo el legislador hizo las leyes, sino que relata cómo un orador las explicó, dio el sentido de ellas y aplicó su sentido. Este texto es un tema sin igual para un sermón cuando se deseamos tratar como Moisés comenzó a tratar esta ley, explicarla y declararla. Significa que la Biblia no es tanto un libro para leerse cómo un libro para estudiarse. Que se debe abrir el corazón. Un estudiante puede hacer esto. Un idiota puede leer la Biblia pero no puede cavar en ella. Damos un ejemplo: Cuando nuestro Señor encontró aquellos dos hombres que iban a Emaús les dijo, "Oh insensatos y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho de mí." en seguida sacó y explicó todas las significaciones de esta escritura. "Vosotros no creísteis estas cosas; sencillamente las leísteis; ahora voy a explicároslas; las sacaré y os dejaré ver la verdadera significación de ellas." Por lo cual digo que esto es lo que nos enseña el carácter del libro. Es una exposición y no una legislación. Repito, esta enseñanza es un tema sin igual cuando se desea mostrar la necesidad de estudiar la Biblia; que las Escrituras no son tanto para leerse como para estudiarse.

Otro punto es que Moisés usó la frase, "la ley," y no la limita meramente a la legislación previa, sino que incluye todas las circunstancias históricas. Todo el primer discurso que es llamado una exposición de la ley no es sino una explicación de la historia que la conecta. Para los judíos de tiempos posteriores y para Cristo y sus apóstoles, la Torah, la ley, significa todo el Pentateuco, tanto la historia como la legislación. Tiene esta significación en la historia notable que se halla en 11 de Reyes 12; y 11 Crónicas 34. El libro encontrado era el Pentateuco. Nunca se puede dar demasiado énfasis a la unidad del Pentateuco. Moisés, en su discurso de exposición, volverá a la historia de Abraham en Génesis, Isaac y Jacob, y aún a la primera creación del hombre. Volverá al Éxodo, Levítico y Números tanto en la historia como en la legislación. Y como veremos al fin de este libro, acabará el registro continuo y lo pondrá como un testigo perdurable en el arca al cuidado de los sacerdotes. Más tarde debéis estudiar la obra del Dr. Green de Princeton sobre la "Introducción Bíblica" donde trata de la unidad del Génesis, del Pentateuco y del Antiguo Testamento.

***
  1   2   3   4   5   6   7

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

2. el análisis, algunas objeciones contestadas iconEspañol V “Explico algunas cosas” – Análisis

2. el análisis, algunas objeciones contestadas iconGilles deleuze claire parnet
«De acuerdo, de acuerdo, pero pasemos a otra cosa.» Las objeciones nunca han aportado nada

2. el análisis, algunas objeciones contestadas iconIdentificación de algunas de sus obras y analisis de su significado (caracteristicas)
«El puro automatismo psíquico, por medio del cual se intenta expresar, verbalmente o por escrito, o de cualquier otro modo, el proceso...

2. el análisis, algunas objeciones contestadas iconANÁlisis contrastivo, análisis de errores e interlengua como instrumentos...

2. el análisis, algunas objeciones contestadas iconEl Análisis dafo, también conocido como Matriz ó Análisis "dofa"...

2. el análisis, algunas objeciones contestadas iconAlgunas enseñanzas de Buda

2. el análisis, algunas objeciones contestadas icon1. Algunas cuestiones Anatómicas

2. el análisis, algunas objeciones contestadas iconNavidad: algunas observaciones1

2. el análisis, algunas objeciones contestadas iconAlgunas anotaciones kardecistas

2. el análisis, algunas objeciones contestadas iconAlgunas propiedades de los campos (1)






© 2015
contactos
l.exam-10.com