Teoría de la radio y la televisióN






descargar 61.75 Kb.
títuloTeoría de la radio y la televisióN
página1/2
fecha de publicación14.06.2015
tamaño61.75 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2
TEORÍA DE LA RADIO Y LA TELEVISIÓN
El Gobierno Español
En la primera legislatura de José Maria Aznar se permite que cualquier persona física o jurídica pueda poseer el 25% de un medio de comunicación. En su segunda legislatura este porcentaje se amplia hasta el 100%. En la primera legislatura de José Luís Rodríguez Zapatero se añade a ese 100 % que puede poseer cualquier persona física o jurídica un 25 % de otra empresa de comunicación. Esta medida es lo que permite, por ejemplo, que Berlusconi haya comprado la cadena televisiva española Cuatro. El principal problema del ejecutivo de José Luís Rodríguez Zapatero es la regulación de la televisión de pago y sobretodo la guerra del fútbol. Los derechos de la televisión de pago interesaban cuando había poca diversidad. El actual presidente del gobierno se convierte en el objeto principal de las críticas de la compañía de comunicación Prisa (una gran compañía venida a menos)
Discurso y broadcast
Un discurso es un modelo de interacción, un modelo de inteligibilidad, y la reproducción de estos modelos de programación ha sido favorecida por la virtualización de las comunicaciones, por la introducción del sistema broadcast en nuestro país, que permite un abastecimiento planetario de la comunicación y que esta llegue de forma ilimitada a toda la población. Esta estrategia discursiva permite que historias como la del Pastor Terry Jones adquieran un componente mediático y este se convierta en una celebridad en unas pocas horas. Existe una cierta jerarquización en los medios y estos deciden su programación en base al impacto que tendrá esta en la sociedad.
La era del bufón; Mario Vargas Llosa
En este texto se hace alusión en repetidas ocasiones a la palabra espectáculo y a su adjetivación en referencia a los modelos de programación dominantes. La devaluación de un término se produce refiriéndonos con este a muchas expresiones, es decir, la utilización del mismo como un cheque en blanco para poder hacer referencia a casi todo. Se define el contexto como todo aquello que está fuera del texto y se hace hincapié en la relevancia entre el mismo y el texto. Un texto no es nada al margen de su contexto y debe ser interpretado en base a este.
No debemos hacer referencia a los medios de comunicación como tales, sino que deberemos referirnos a ellos como empresas de comunicación o industrias culturales, ya que su principal objetivo es económico. En el texto se dice que estas empresas de comunicación no podían actuar de otro modo, sin embargo, cuando una empresa opta por un determinado modelo de producción, lo que está haciendo es vender esa programación a la facturación publicitaria y dejar de lado a un sector de la población que no está interesado en la misma. Sin embargo, tenemos que posicionarnos ante esta afirmación, ya que si que podían actuar de otro modo, como hemos visto con el periódico francés Le Monde o con la anterior línea editorial de El País, en donde ambos periódicos subvertían las estrategias de producción y los discursos de las televisiones y radios tradicionales.
Otro argumento muy recurrente en el texto es que están obligados a hacer lo que hacen, sin embargo vemos como ese modelo de producción no es el único existente, sino que tenemos el modelo público europeo o el modelo privado norteamericano. Europa va a presumir de su modelo público y de su servicio público esencial que favorece en todo a los ciudadanos, por lo que no debemos tomar el modelo norteamericano como una exigencia por antonomasia a todo el planeta.
Se dice también que la información en nuestro país no es seria y debemos posicionarnos frente a este argumento. Se dice que los espectadores solo buscan devaluarse y denigrarse culturalmente, sin embargo esto no es cierto, ya que ellos no eligen la programación que quieren ver, y los modelos de producción dominantes actualmente han sido debido a la importación del modelo de producción más exitoso del planeta, el modelo privado norteamericano. El modelo cultural por antonomasia del planeta es este, que deviene espectáculo e información icónica. Su principal referente son los reality shows. En esta faceta únicamente hemos exportado a Estados Unidos el programa Gran Hermano, los demás programas los hemos adquirido del gigante norteamericano. E discurso dominante de la televisión actual, el discurso dominante de la cadena top de noticias actualmente es el de “está pasando, lo estás viendo” se privilegia pues el directo y el espectáculo.
La responsabilidad no recae pues en los ciudadanos, sin embargo tampoco se puede recurrir al argumento caótico y banalizador de que las empresas de comunicación son las únicas responsables de este modelo de programación. El principal modelo de programación televisivo es el que se inserta en las franjas publicitarias mejor pagadas, el prime time, es el modelo que más interesa porque es el que produce más beneficios. Si queremos acudir a la radio o a la televisión acabaremos recurriendo a esta programación del prime time.
El principal problema de la incorporación de la televisión privada en nuestro país ha sido que le han quitado publicidad a la pública y por lo tanto se ha visto reducida la calidad en cuanto a programación de la última. Por lo tanto, cuando llega la televisión privada, esta le dice a la pública lo que tiene que hacer y la televisión pública termina por adquirir la misma línea discursiva y el mismo modelo de programación que las cadenas privadas. Esto ha sido permitido por los sucesivos gobiernos de José Maria Aznar y de José Luís Rodríguez Zapatero. Desde el momento en que la radio entra dentro de casa se subvierte la relación entre el espacio público y el espacio privado y se empiezan a realizar argumentaciones tales como la del premio novel.
Una empresa tiene por objetivo fundamental obtener beneficios y para ello buscará obtener más por menos. UTECA es una asociación española de las televisiones privadas y su primer caballo de batalla es que se elimine la publicidad de la televisión pública estatal. Una vez conseguido el plato fuerte, su segundo caballo de batalla será eliminar la publicidad de las televisiones públicas autonómicas, ya que no sería justo que una si pero otra no. José Luís Rodríguez Zapatero llega a un pacto con la UTECA por la cual un porcentaje de la televisión pública deberá ser financiado por las televisiones privadas.
Realizar un modelo de ficción en formato cine es muy caro. Hay un status quo establecido y es muy difícil innovar y conseguir modelos de producción rentable con una financiación mínima. El problema es aplicar esa financiación por la red a las televisiones.
Con la digitalización de la televisión esta deja de ser la venta de lo audiovisual para convertirse en una ventana más de lo audiovisual. Según Enrique Bustamante en su libro la televisión económica el principal problema será el problema de la innovación. La programación en prime time es muy cara por lo que existe un cierto pánico al fracasa. Cuando hay un fracaso en televisión todo queda en casa. Ahora mismo sería muy importante que las televisiones públicas tuviesen capacidad presupuestaria y pudiesen realizar producciones e inversiones en innovación, ya que la realización de productos low cost permitirá aumentar la calidad de la programación de las televisiones públicas.
La TDT en España está gafada; su primer lanzamiento coincide con la primera crisis del sistema y se segundo lanzamiento ha coincidido con la actual crisis económica. Se presuponía que con un aumento de la programación se aumentaría la calidad, pero vemos que eso no ha sido así, y que la audiencia se ha fragmentado y por tanto se ha fragmentado también el mercado publicitario. Se idealiza el modelo de producción europeo y se intenta devaluar el modelo de producción norteamericano en el cual tú controlas la tecnología y la regulas en una sociedad de mercado.
La primera parte del texto de Mario Vargas Llosa se postula en la hipótesis de que los espectadores tienen la culpa del modelo de producción actual y la industria mediática no puede producir un tipo de discurso diferenta ya que es el que se exige. Interesa recordar pues la relación entre programación y audiencia. La segunda arte del texto se interesa por el modelo cultural, y hay que tener presente que cuando hablamos de modelo cultural hablamos de modelos culturales y tenemos que este modelo de cultura mediática se ha establecido como el modelo hegemónico y algunos autores definen la cultura del siglo XX como cultura mediática.
Nos va bien que se sobrevalore la comunicación y debemos restarle importancia ironizando sobre el protagonismo de la televisión. El principal existo de la industria mediática es que los políticos estén dispuestos a invertir tanto dinero en la realización de campañas electorales, sobrevalorando de esta forma la comunicación.
Se plantea la publicidad como modelo discursivo y la publicidad como elemento estructural del sistema mediático. Aparece la publicidad reducida a la condición de espectáculo. No podemos pensar en el vínculo entre programación y audiencia sin considerar a la publicidad y su articulación con ambos. Por último, el autor dice que todos fuimos sus cómplices, sin embargo hay que refutar esa primera persona ya que como hemos comprobado anteriormente, los espectadores no somos los culpables del actual modelo de programación.
¿Es la televisión de mala calidad o son los espectadores?
Cuando se hace referencia a los simples consumidores se hace referencia a la industria publicitaria que busca un modelo de ciudadano para transmitirle sus mensajes y le interesa como principal comprador. La industria publicitaria financia a las televisiones privadas y a las televisiones públicas autonómicas y la facturación publicitaria en nuestro país es abrumadora.

Existen asociaciones de telespectadores, pero en su gran mayoría son organizaciones religiosas que subrayan la inmoralidad de los contenidos de la programación televisiva. Debería haber más asociaciones de telespectadores, ya que como dice Enrique Bustamante en su libro la televisión económica la industria crea modelos de espectadores, modelos de demanda. Los códigos de autorregulación infantil no se respetan sistemáticamente y la comunicación mediática es fundamentalmente publicitaria. A la televisión privada si que se le pueden exigir unos mínimos de calidad, pero en los debates realizados sobre calidad hemos comprobado que conseguirla es algo muy difícil e impreciso. La responsabilidad corporativa es un concepto que se inventan los gabinetes de prensa para legitimar sus estrategias publicitarias.
Sería inaceptable en la franja de programación infantil la introducción de elementos y programación violenta y es algo de lo que se encargará de regular la ley general de la comunicación audiovisual 7/2010 que flexibiliza más la regulación y que tiene un nombre más adecuado que en EEUU, país en el cual esta ley se denomina AMS (audiovisual media services).
Ficción y reality shows; el problema de la financiación
El problema de las series de ficción española es que ocupan únicamente 70 minutos de la programación y la realización de un casting con buenos actores es muy caro. Hay que valorar esos 70 minutos cualitativamente y no cuantitativamente, a pesar de ello sigue siendo muy poco tiempo y las televisiones acaban recurriendo a los reality shows, que son un producto mucho más barato que los buenos actores y pueden ocupar una programación de duración media en la franja de prime time pero también pueden copar todo el resto del modelo de programación, pudiendo establecer un modelo de programación de una cadena en base únicamente a los reality shows, como hemos visto en programas de 24 horas.
No es cierto que haya únicamente 4 grandes formatos en todo el mundo ya que las series de ficción tienen una gran acogida entre el público y una facturación publicitaria bastante relevante.
Hoy en día los informativos están plagados de sucesos, se prioriza el directo frente a unas estrategias de producción más caras como las opiniones diversas, la selección de noticias o una buena documentación. La televisión inmediata, la televisión en directo es lo que triunfa y consiguen de esta forma tener una amplia línea editorial de opinadores que legitiman sus discursos de producción.
La televisión privada le dice a la pública lo que tiene que hacer. Si alguien está obligado a realizar una televisión de calidad esa es la televisión estatal ya que las privadas no tienen ninguna relación con la calidad ya que se consideran un servicio de interés general y no un servicio público de interés general. El problema es de la calidad y del presupuesto. El riesgo de fracaso en el prime time es altísimo y las televisiones financiadas publicitariamente también tienen que tener en cuenta el punto de vista de los anunciantes.
El conflicto surge del financiamiento, pero no solo, el problema también está en la programación, y la programación a la cual recurren las grandes empresas de la comunicación es aquella que nos asegura una facturación publicitaria significativa, por lo que las carteras de programación más cotizadas serían la cartera de deportes (el fútbol principalmente) y la cartera de las MAJORS, de las grandes producciones norteamericanas en el sistema cinematográfico. La relación entre audiencia, publicidad y programación define los modelos de producción y legitima las estrategias de programación y decide la suerte de las cadenas.
Tenemos la televisión privada que las empresas de comunicación deciden y tenemos la televisión pública que nos podemos permitir presupuestariamente. A la hora de analizar la morfología estructural del discurso de la programación de las televisiones deberíamos pararnos a analizar dos aspectos:
-Específico: Que hace referencia a la relación entre los 4 niveles fundamentales de la industria mediática: el nivel cultural, el político, el económico y el tecnológico y sus relaciones con las estrategias de producción entre audiencia y programación y audiencia, programación y publicidad.
-El modelo americano opta por un modelo de programación privada mientras que el modelo europeo opta por un modelo de programación pública. Las relaciones entre audiencia y programación nos darán una televisión distinta a las relaciones entre programación, audiencia y publicidad. La televisión publica española no era un televisión europea al uso, y en el momento en que no habían cadenas privadas, la situación era fácil ya que toda la facturación publicitaria iba a parar a las privadas, sin embargo, con la llega de las televisiones privadas se tienen que repartir ese pastel. Se le quita la financiación publicitaria a la televisión pública en un momento en el que no hay dinero.
Historia de la radio y la televisión
La historia de la radio y la televisión es relativamente breve ya que empieza en el año 1956. Ha habido momentos históricamente en los cuales el nivel tecnológico ha adquirido cierta preponderancia sobre los demás niveles, como en los años 20 y 30, sien embargo, cuando analizamos la compleja relación entre los 4 niveles tenemos que tener en cuenta que tenemos dos modelos diferentes de televisión: el modelo privado norteamericano y el modelo público europeo. Esa diferenciación es sus estructuras de legitimación dará lugar a un diferente tratamiento de la publicidad; mientras que en Europa se hacía una regulación mucho más restrictiva, en Estados Unidos esta determinaba las relaciones de financiamiento de la comunicación radiofónica y televisiva en el seno de una economía de mercado.
Hay un momento en que adquiere especial preponderancia el nivel económico en Europa, es en los años 80 cuando la televisión europea cambia a un sistema mixto. EEUU consigue que Europa realice un cambio en su sistema pero ello comporta dos problemas:


  1. La llegada de las programaciones privadas no genera la calidad que se había esperado, no solo afecta a su programación, sino también a la programación de la televisión estatal ya que le roba parte del pastel publicitario

  2. No hay una industria de lo audiovisual. El déficit audiovisual europeo se está multiplicando y se crea el programa media para resolver esto; se promueve desde la unión europea la industria audiovisual y las instituciones europeas están obligas a financiar las producciones audiovisuales europeas. La UTECA consigue que esta ayuda se extienda a las mini series o tele filmes.


Otro momento de fascinación generalizada es el de la digitalización, a finales de los años 90 y su único pero es que a pesar de avanzar mucho a lo largo del 2000, la programación del TDT sigue siendo algo a tener en cuenta y a realizar cambios en su estructura interna.
Los discursos se deciden en el seno de un tejido de relaciones, la relación entre producción y recepción es una relación que no está muy bien definida y empezamos a hablar en los años 20-30 de la fascinación que provoca la tecnología y se empieza a hablar de la teoría de la aguja hipodérmica que dice que los efectos de la comunicación son limitados y se pueden delimitar. Las prácticas discursivas están inscritas institucionalmente y a la industria mediática lo que le interesa es producir audiencias, ya que si no tenemos audiencia se empezará a devaluar nuestra cadena o nuestra radio y se empezará a hablar mal de nosotros.
Una especialización de programación televisiva es la hibridación que sustenta sus bases discursivas en torno a las producciones verbales, acústicas e icónicas. La imprenta marca un antes y un después en la escritura y marca también un antes y un después en la imagen. Lo que le permite la imprenta a la escritura es lo mismo que le permite la cámara a la imagen. Un punto de inflexión en este momento histórico es la digitalización, que permite un modelo de representación icónica diferente. Tener el 90% de la facturación publicitaria supone estar en cabeza de la programación televisiva. La fotografía permite la industrialización de la representación icónica.
Para la representación icónica existe un antes y un después de la digitalización, ya que con los diferentes software podremos representar y modificar una imagen a nuestro antojo. Los ordenadores lo que permiten es tratar de forma simultánea la imagen y la verbalidad. Los diagnósticos que nos transmite la televisión son en muchos casos denigrantes a pesar de que se nos debe formar culturalmente, y se le otorga un plus de valor a discursos realizados por el papa solo por su situación socio-política. La TDT ha favorecido la representación mediática de la iglesia y en España se instaura mediante la cadena radiofónica COPE.
La televisión vende imparcialidad, vende el está pasando lo estás viendo. La televisión define su discurso en base a unas categorías y se nos dice que lo que estamos viendo es verdad y no es un videojuego. El alfabeto democratiza la escritura, así como la imprenta democratiza a la escritura y la cámara democratiza la imagen. Se nos dice que una imagen vale más que mil palabras, sin embargo eso no es cierto, porque también se nos puede mentir mediante imágenes. Existe una relación de interdependencia entre la representación icónica y la representación verbal.
  1   2

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Teoría de la radio y la televisióN iconTeoría de la radio y la televisióN

Teoría de la radio y la televisióN iconTeoría de la radio y la televisióN

Teoría de la radio y la televisióN iconTeoría de la radio y la televisióN

Teoría de la radio y la televisióN iconTeoría de la radio y la televisióN

Teoría de la radio y la televisióN iconHistoria de la radio y la televisióN

Teoría de la radio y la televisióN iconDirección de radio y televisióN. Materia

Teoría de la radio y la televisióN iconDirección para Radio y Televisión Asignatura

Teoría de la radio y la televisióN iconRadio televisión nacional de colombia rtvc

Teoría de la radio y la televisióN iconRevistas sobre radio, prensa, televisión, música

Teoría de la radio y la televisióN iconEntrevista al escritor en el programa “A fondo” de Radio Televisión Española






© 2015
contactos
l.exam-10.com