Apolo y Esculapio. La función terapéutica del arte en la rehabilitación






descargar 20.13 Kb.
títuloApolo y Esculapio. La función terapéutica del arte en la rehabilitación
fecha de publicación26.06.2016
tamaño20.13 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
Apolo y Esculapio. La función terapéutica del arte en la rehabilitación.
Prof. Doctora en Bellas Artes Mª. Pilar Viviente

Facultad de Bellas Artes, Campus de Altea, Universidad Miguel Hernández de Elche
(Resumen)

Introducción
La sanidad no está sólo integrada por el conjunto médico-hospitalario. El sistema sanitario se caracteriza por una política de defensa y promoción de la salud que intenta combatir y erradicar las causas de las enfermedades. El arte desarrolla nuestras capacidades y tiene una función terapéutica en las personas que sufren alguna pérdida, están físicamente imposibilitadas o son discapacitadas. Encontramos en la práctica del arte un medio de recuperación física, psíquica y espiritual, en virtud de sus funciones expresivas, comunicativas y formativas. En pocas palabras, así lo expresa el poeta Rilke cuando afirma “Debes cambiar tu vida”.


Objetivos
1- Acercar profesionales y estudiantes de Bellas Artes a la teoría y la práctica de una pedagogía moderna al servicio de los más necesitados.

2- Ayudar a particulares que padecen o están cerca de personas que por distintas dolencias se encuentran socialmente marginadas.

3- Contribuir a la difusión de la terapia de rehabilitación artística introducida en los hospitales por el artista y profesor Esteban Bongiovanni.1


Enfoque metodológico
Hoy se reconoce la importancia del desarrollo de la capacidad creadora en las técnicas de rehabilitación. También la del desarrollo perceptivo que acompaña la práctica de las distintas artes o disciplinas artísticas particulares: el oído en la música, la vista en la pintura y el dibujo, el tacto en la escultura, el motor en la danza. Además, los sentidos se unifican, tienden a unirse, a mezclarse. Es lo que se conoce como sinestesia.

La sinestesia es una “unión involuntaria”, donde la información real de un sentido se “junta con” o “es paralela a la percepción de otro sentido”. Las investigaciones en neuropsicología demuestran que esta condición es perceptual y está

basada en el cerebro antes que en la mente, como ocurre con la memoria o las imágenes.2

Por su parte, la reciente neurofenomenología descubre el momento de la experiencia consciente, también llamado el “ahora real”, desde los roles de la cognición y la percepción.3 Estas aportaciones han sido fundamentales para comprender los procesos que rigen la cognición, entendida como “significado”, “operación”, o nóesis en Husserl, y la percepción, entendida como “sensaciones”, “objeto”, “significante”, o nóema en Husserl. El valor concedido a la experiencia artística, el “aquí y ahora” del momento presente (hic et nunc), es la contribución principal de tesis de la Neurofenomenología.

La percepción precede a la acción. El concepto se construye en y a partir de la percepción. A través del tacto y el oído se estimula a niños ciegos y a niños autistas. Así, desde la música y las artes plásticas se han diseñado diversos programas de rehabilitación.

Podemos destacar las nuevas terapias que incorporan la metodología artística de la Bauhaus, la escuela de arte moderno más importante, fundada en 1919 en Weimar. Su programa pedagógico se fundamenta en la categoría de la creatividad como combinación de las facultades innatas de la percepción y la imaginación y en las propiedades inmanentes al medio. También propone la integración de todas las artes, la práctica conjunta del dibujo, la pintura, la música, el teatro y la arquitectura.

La capacidad de crearse a sí mismo, en palabras de Rollo May, explica el alcance terapéutico de la experiencia artística, ya que transforma percepciones y estados de ánimo, superando deficiencias, limitaciones físicas y depresiones. Conviene, no obstante, que el proceso de rehabilitación favorezca la sinestesia, no sólo como estímulo creativo sino como estímulo perceptivo de todos los sentidos disponibles. El estímulo perceptual debe suponer una notivación auditiva, visual, motora…, un desarrollo perceptual integral de los sentidos disponibles.
Junto con la progresiva rehabilitación, la práctica artística conlleva la formación cultural y artística del paciente, integrándolo en la sociedad. La creación sólo es posible en la “abertura”. Es el sentimiento constantemente renovado de mi relación con el otro y con el mundo que funda mi posibilidad de creación.
En este proceso creativo, dibujar resulta muy eficaz. Simplemente, porque el dibujo es la primera fuente de expresión vital desde los tiempos de las cavernas, porque en el dibujo hay menos distancia entre la mano y la imagen que en cualquier otro medio, y porque, como señala Gombrich, “el artista antes ve lo que pinta que pinta lo que ve”. Y lo que ve y siente construye su pensamiento en y durante la experiencia artística, una experiencia donde la empatía desempeña un papel fundamental. Es a eso a lo que se refiere el término “Erfüllung” o realización de Worringer (Abstracción y empatía).
En otras palabras, la experiencia que transforma el estado de ánimo, superando la depresión u otras limitaciones, se realiza en virtud de las funciones expresivas y comunicativas del arte, que por ello son terapéuticas. El arte sana.


El curso “El dibujo como terapia de rehabilitación”


La primera vez que Bongiovanni presentó el curso “El dibujo como terapia de rehabilitación” fue en 1976 en Buenos Aires, en el hospital de ALPI (Asociación para la lucha contra la parálisis infantil). La conferencia fue ilustrada por diapositivas de pintura clásica y moderna y una vez finalizada se entabló un coloquio acerca de la función terapéutica que tuvo el dibujo en dos artistas famosos de Montmartre: Henri Toulouse-Lautrec, que sufrió accidentes que lo imposibilitaron físicamente, y Maurice Utrillo, que tuvo una seria inclinación a la bebida. Se llegó a “la conclusión general de que el ser humano, cuando se halla imposibilitado físicamente ante cualquier circunstancia, es cuando más solo se siente y, por lo tanto, más necesitado está de desarrollar una actividad espiritual como el dibujo, para reactivar aquellas partes físicas temporalmente dañadas.” (p. 11)
“A continuación se procedió a la apertura de un registro de alumnos, con la grata sorpresa de contar entre los inscritos con algunos empleados del hospital interesados por iniciar las clases.” (p.11) El curso fue llevado a cabo por Bongiovanni -licenciado en Bellas Artes- y su mujer -con experiencia en la enseñanza- en dos pisos del hospital, en diversas habitaciones del primer piso con pacientes imposibilitados para trasladarse al segundo piso y en una sala con una gran mesa y un tocadiscos.
Las características de los alumnos que participaron en la rehabilitación plástica son diversas. Un alumno no podía levantarse debido a serias lesiones en la columna vertebral, como consecuencia de un accidente automovilístico. Su novia, que tenía que moverse en silla de ruedas, también se matriculó. Otra alumna, profesora de Filosofía y Letras, tenía sus dos manos accidentadas. Empezó a trabajar con la boca, después de unas semanas comenzó a utilizar las yemas de los dedos con pasteles secos y, finalmente, consiguió la recuperación general de la mano dibujando, pintando y escribiendo. Todos los alumnos mostraron distintas etapas de evolución en la recuperación de los movimientos manuales.
A los pocos meses, el número de alumnos fue en aumento y se incorporó al equipo una nueva profesora licenciada en Bellas Artes. Los esfuerzos de los pacientes por expresarse desde las camas y sillas fueron registrados por el Canal 11 de televisión y a la semana siguiente los alumnos comenzaron a recibir ayudas de muchas personas para el afianzamiento de la nueva terapia. Las autoridades de la institución empezaron a pensar en la oficialización de la enseñanza y ésta fue aprobada unos meses más tarde.
El programa de Bongiovanni llegó a España en 1977. El Hospital Clínico y Provincial de la Facultad de Medicina de Barcelona cumple una triple función: asistencial, docente e investigadora. Bongiovanni se incorporó al hospital para dirigir los cursos de rehabilitación por medio del dibujo, destinados a la recuperación funcional de pacientes con secuelas paralíticas en la mano. Esto es, personas que, por accidente o enfermedad, han perdido, total o en parte, la movilidad de sus manos y que con la terapia del dibujo consiguen, con gran voluntad y disciplina, una recuperación progresiva de los músculos de las manos. Pero también la recuperación anímica. El proceso de rehabilitación es vivido por el paciente con gran entusiasmo, empeño y afán de superación. El deseo de superación y de ser útil transforma su estado de ánimo, superando la depresión.
En diciembre de 1978 se realizó la “1ª Exposición de trabajos de los pacientes del Hospital Clínico de Barcelona”. Tuvo lugar en la Casa de la Cultura de la “La Caixa” en Espulgues de Llobregat. Las obras presentadas fueron realizadas por personas de los 5 a los 75 años. Los dibujos, realizados con variedad de técnicas, permitieron apreciar junto con la progresiva rehabilitación, cómo el cultivo del arte tiende a la superación cultural y artística del paciente, elevando su nivel espiritual. En los textos que figuran junto a las obras presentadas, cada expositor relata sus vivencias en este proceso de rehabilitación. Es admirable ver en estos escritos cómo va dejando de ser paciente para entrar de lleno en el puesto que le corresponde en la sociedad.

Pilar Viviente Sole

1 Bongiovanni presentó el curso “El dibujo como terapia de rehabilitación” en 1976 en Buenos Aires, en el hospital de ALPI (Asociación para la lucha contra la parálisis infantil). En 1977 se incorporó al Hospital Clínico y Provincial de la Facultad de Medicina de Barcelona, en el Servicio de Rehabilitación, para la recuperación funcional de pacientes con secuelas paralíticas en la mano.

2 Cytowic, Richard E. Synesthesia. A Union of the Senses. New York: Springer-Verlag, 1989.

3 Laughlin,Ch.D., McManus,J.Jr. & D’Aquili,E.G. Brain, Symbol & Experience. Toward a Neurophenomenology of Human Consciousness. Boston: New Science Library, Shambhala Publications, 1990.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Apolo y Esculapio. La función terapéutica del arte en la rehabilitación iconLa función del arte y los medios de comunicación masiva

Apolo y Esculapio. La función terapéutica del arte en la rehabilitación icon¿CÓmo salvar la función noble de la política y la superioridad ética...

Apolo y Esculapio. La función terapéutica del arte en la rehabilitación iconResumen en este estudio sobre la rehabilitación psicológica en cáncer...

Apolo y Esculapio. La función terapéutica del arte en la rehabilitación icon1. Definición de función creciente y función decreciente con ilustración...

Apolo y Esculapio. La función terapéutica del arte en la rehabilitación iconE L arte que propone un análisis del concepto del arte que se valora...

Apolo y Esculapio. La función terapéutica del arte en la rehabilitación iconEl sábado 28 de septiembre es el cierre del módulo, por lo tanto...

Apolo y Esculapio. La función terapéutica del arte en la rehabilitación iconFunción seno F(X) = sen X Gráfica de la función seno. Dominio: r...

Apolo y Esculapio. La función terapéutica del arte en la rehabilitación iconRelativo a la consideración del mundo como una totalidad ordenada,...

Apolo y Esculapio. La función terapéutica del arte en la rehabilitación iconSolución: Clasificación: función polinomica, mas exactamente función cuadrática

Apolo y Esculapio. La función terapéutica del arte en la rehabilitación iconAnticelulitico y rejuvenecedor corporal y facial ultrasonico a 1...






© 2015
contactos
l.exam-10.com