ANÁlisis de dos piezas de arte sonoro






descargar 25.25 Kb.
títuloANÁlisis de dos piezas de arte sonoro
fecha de publicación11.06.2016
tamaño25.25 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
EL ARTE SONOROhttp://in-sonora.org/wp-content/uploads/2012/04/zimoun_swarf.png

HARIDIAN ORTIZ HERNÁNDEZ – GRUPO 52

INTRODUCCIÓN

Con el fin de conformarnos una idea sobre qué es exactamente el arte sonoro, haremos referencia a diversos autores que nos aproximarán a este concepto. Manuel Rocha consigue contextualizar este fenómeno, advirtiéndonos de que: “A principios de este siglo, los movimientos vanguardistas Dada y Futurista hicieron que las fronteras entre las distintas disciplinas artísticas se borraran del mapa. El ruido se convirtió entonces por vez primera en un elemento expresivo y no exclusivo, y los sonidos de la vida cotidiana se liberaron. Desde entonces, el arte sonoro ha comenzado una lenta y fatigosa evolución”.

Una vez situados, debemos concretar en qué consiste exactamente el arte sonoro. “Partiremos, por tanto, de que el arte radiofónico es un conjunto de manifestaciones sensibles que tienen lugar dentro de las líneas de nacimiento y desarrollo tanto del arte sonoro del siglo XX como de la propia radio” (José Iges, 2000). Ricardo Miguel Haye, en su texto “La radio y los movimientos artísticos. De la dictadura de la realidad al debilitamiento expresivo” nos incluye una nueva definición a través de la artista sonora y poeta Ilana Zuckerman, que definió al radioarte como "el arte de la cita". Nos explica, además, que es cierto que en no pocas obras de los géneros artísticos radiofónicos se emplean materiales que remiten conscientemente a otras obras, por proceder dichos materiales de ellas, sean éstas piezas literarias, musicales o incluso radiofónicas.

Por tanto, y volviendo a la figura del compositor, y artista sonoro José Iges, vemos cómo el arte radiofónico ha venido utilizando y poniendo de manifiesto las posibilidades expresivas inherentes a la radio y que, al hacerlo, ha expandido el lenguaje propio del medio.

De esta forma, se ha conseguido que la radio se ofrezca también como un “oído viajero” que nos invita a realizar un “viaje inmóvil”.

ANÁLISIS DE DOS PIEZAS DE ARTE SONORO
Escuchar y detectar la fuente sonora
Como bien nos indica José Iges, existen dos niveles superpuestos en la organización de los elementos conformadores del lenguaje radiofónico. El primero de ellos es el que se plasma visualmente en un guion, formalizado a modo de escaleta, esquema o partitura, o una combinación de todos ellos, mientras que el segundo es la materialización sensible sonora de lo anterior. Este último es lo que constituye propiamente el mensaje sonoro que, según Armand Balsebre, "es la sucesión ordenada y continua, sintagmática, de los contornos sonoros de la realidad, representada por la palabra, la música, los efectos sonoros y el silencio, y clasificados según el sistema semiótico del lenguaje radiofónico".

Esta idea de los ingredientes del discurso de la radio se vuelven a reforzar en el texto: “Sobre el discurso radiofónico”, en el que se nos dividen en cuatro elementos, agrupados en verbales y no verbales. Resumiendo, encontraríamos los elementos lingüísticos o fonéticos objetivamente organizados (palabras), sonidos objetivos periódicamente organizados (música), sonidos del entorno específicos de objetos y acontecimientos (efectos sonoros) y lapsos sin señal vibratoria, fragmentos temporales insonoros que resultan valorables en sí mismos como elementos activos de una secuencia temporal de carácter significativo (silencios). Gracias a esta clasificación podremos analizar correctamente estas dos piezas.

Análisis formal de lo que oímos

Continuamos con la figura de José Iges, que nos explica que en el esquema, se definía secuencia como la unidad sintagmática mínima del lenguaje radiofónico, delimitada por la continuidad temporal. En él, se contraponía a esa noción la de plano sonoro, que introducía en la visión sintagmática de la cuestión la dimensión espacial.

Debemos prestar atención, además, a una cita de Dick Higgins: "Amo el modo en que la radio nos permite imaginar el elemento visual (lo que la televisión realiza tan imperfectamente), proveyéndonos de una literatura que uno puede experimentar mientras hace cualquier otra cosa, mientras conduce un coche, por ejemplo".

Según el psicólogo y filósofo Rudolf Arnheim, debemos prestar también al motivo sonoro, ya que: “Toda obra radiofónica debe poseer un motivo sonoro que sirva de fondo y que la domine, o un sistema básico.” Arnheim, aunque afirma que el sonido ha perdido valor frente a la palabra, cree que el paisaje sonoro a nuestro alrededor se desdibuja frente al discurso y su significado. Sin embargo cuando escuchamos una grabación antigua, no sólo nos sentimos atrapados por las palabras, el todo de esa grabación nos cuenta la historia. Por eso, da a los sonidos un papel muy importante: “los simples sonidos desempeñan un papel mucho más directo y de mayor efecto que la palabra”.

La palabra, en las obras sonoras, aparece como tono y expresión todavía con más fuerza que en el teatro, hallándose arropada por un mundo de significativos sonidos naturales que, en cierta medida, representan la escenografía. Podemos comprobar esto en nuestras piezas.

Primera pieza: “El friso de la vida. Luz y sombra de Edvard Munch Ansiedad” de Óscar Rodrigo Alonso y Perla Olivia Rodríguez (Referencias y traducciones)
Este audio hace referencia a toda la obra del pintor Edvard Munch, caracterizada por mostrar los sentimientos de hombres y mujeres de múltiples culturas y cómo cada día experimentan ciertos sentimientos como la voluptuosidad del amor, la abrumadora presencia de la muerte o la misma angustia asfixiante de la vida. A través de esta obra se ha tratado de recuperar mediante el sonido esa ansiedad y angustia que Munch integraba en sus cuadros.

En cuanto a la fuente sonora, cuando comenzamos a escuchar el audio, percibimos en un primer momento un violonchelo que es tocado de forma muy trágica, irregular y sobre todo mediante tonos graves.

Además, también se nos presentan algunos efectos que sirven de fondo a la obra, y en ocasiones también la voz de una mujer que parece vagar sin rumbo y que transmite su sufrimiento a través de los gritos.

Por otro lado, encontramos el plano espacial. En esta obra no se aprecia un lugar concreto, pero los autores logran trasladarnos a un espacio muy espiritual, como si estuviéramos en aquel lugar al que se trasladan nuestros cuerpos cuando mueren o simplemente a un plano lleno de esos sentimientos de angustia y sufrimiento que vivimos en ciertas ocasiones de nuestra vida. Lo que más destaca, por tanto, es lo irreal del espacio, lo espiritual.

A continuación analizaremos el elemento visual. En un comienzo, cuando escuchamos por primera vez el violonchelo, con sus notas graves y descoordinadas, viene a la mente la imagen clara de este instrumento de una forma muy característica: como si estuviera llorando, lamentándose y mostrándonos su dolor a través de esos sonidos irregulares y tristes. A través de los lamentos de la mujer, sus gritos y ciertos ruidos de fondo como el mar o unas voces espirituales que parecen ser voces del más allá, la situación visual que se genera es cuanto menos que extraña.

En cuanto a los sonidos, esta obra tiene como predominantes este instrumento de cuerda que hemos mencionado, las voces espirituales y ciertos efectos de fondo que nos van trasladando de un lugar oscuro y de sufrimiento a una playa mediante las olas del mar. La palabra, por su parte, no tendrá ningún tipo de cabida en esta obra. La voz humana se empleará únicamente para mostrar el sufrimiento de la mujer mediante el grito, pudiendo hacer referencia a la obra “El Grito” de Munch.

Segunda pieza: “Environment” de Valentina Villarroel (Paisaje sonoro)

La autora de esta obra ha querido reflejar los sonidos urbanos en diferentes piscinas de la ciudad de Concepción. Con el fin de recogerlos de la forma más amplia alteraron sus características durante las acciones en el espacio público.

Este tratamiento consistió en modificar el volumen o la amplitud de la señal, mediante la alteración del espectro de frecuencia utilizado en el retardo de tiempo variable, modificando las formas de onda y saturando la señal de audio. Tras esto se manipularon y editaron, cambiando sus parámetros con el fin de generar un sonido muy diferente.

En este audio, podremos escuchar cómo la fuente sonora predominante es el ruido del agua. Concretamente, a mi parecer, podría ser reconocido como el sonido que escuchamos cuando nos metemos bajo el agua y nadamos. El plano espacial, por lo tanto, se situaría en una piscina cualquiera, rodeada de los ruidos cotidianos que podría haber en una urbanización o en una villa.

El elemento visual corresponde también a los casos anteriores. Si vamos un poco más allá y cerramos los ojos al escuchar este audio, nos trasladamos al mundo marino. Podemos imaginarnos en una piscina, o incluso bajo el mar, nadando bajo el agua y escuchando de fondo los sonidos de la superficie y cómo estos se transforman totalmente al escucharlos bajo el agua.

Los sonidos, por su parte, corresponderán sobre todo al ruido que hace el agua al movernos en ella, y a los ruidos de la superficie que se ven distorsionados al escucharlos bajo el mar. Son unos sonidos muy agudos, que transmiten una sensación de inquietud. Podrían ser, en este caso, los sonidos de la ciudad de Concepción vistos desde la perspectiva de alguien que está nadando en su piscina en diferentes partes de esta ciudad. La palabra, en último lugar, no tendrá ningún protagonismo en la obra, ya que no aparece nunca.

CONCLUSIÓN

El arte siempre fue, y es, una fuerza de protesta de lo humano contra la presión de las instituciones dominantes. Así Theodor Adorno nos da pie a realizar una reflexión sobre el arte, y concretamente, sobre al arte sonoro en la radio. Ese medio que no sólo ha venido caracterizándose hasta ahora por ser tiempo presente, sino por ser tiempo compartido. Es decir: sabemos que otros están ahí, del otro lado del receptor, como nosotros.

Además de este hecho, encontramos, según Sol Rezza, que hoy en día nosotros somos los que generamos la historia y a su vez tenemos la posibilidad de “escribirla”. Nosotros somos los responsables de documentar esa historia y esa documentación no sólo pasa por coleccionar artículos, escribir libros, sacar fotografías, grabar imágenes, el registro y clasificación de los sonidos que nos rodean son documentos tan o más importantes como los demás.

El arte sonoro es parte de nuestra historia y debemos hacerle un hueco y dejar que nos ofrezca todas sus aportaciones. En definitiva, concluye José Iges, se trata de una estrategia comunicativa que fuerza al oyente a poner en cuestión su convencional manera de descodificar los mensajes que el medio le suministra, lo cual le pone en disposición de crear dentro de sí «nuevos pensamientos» para los mismos.

Sin embargo, no todos son buenas noticias en este aspecto. Haye nos muestra claramente donde está el problema. “El problema de hacer arte en la radio es que normalmente el arte necesita de lo que el teórico Gillo Dorfles llama "factor diastemático", es decir: entre una obra y otra hace falta una cierta separación, como entre los cuadros de un museo o las piezas de un concierto; un vacío de información, un silencio -en el caso de un mensaje audio-. Y la radio simplemente no existe en el vacío del silencio.

Como posible solución a este hecho, cree que: “la radio debería curarse en salud, y, así como alguna vez recogió inspiración en la música, el teatro o la literatura, debería salir a buscarla ahora en otras fuentes y reiterar el proceso de metabolizar aportes y construcciones que han resultado nutritivos a otras formas del arte. De ese modo alcanzará una estética de alta expresividad, que la calificará mejor para edificar proyectos comunicativos capaces de vincular la realidad con el mundo de las ideas desde perspectivas críticas y comprometidas con la promoción humana.

Por nuestra parte, y aun conociendo toda la información que nos han aportado estos autores, haremos referencia a Manuel Rocha para concluir con que: “El arte sonoro es y seguirá siendo un campo amorfo, indefinido y propicio para acoger la creatividad que se genera en los campos alternativos a las bellas artes”.

Este hecho lo hemos podido comprobar al escuchar ambas piezas de arte sonoro, ya que, ante todo, se trataban de piezas muy singulares y lejanas a lo que estamos acostumbrados a escuchar normalmente y a entender como arte. Tendrán que pasar unos años, sin embargo, hasta que podamos ver cómo evoluciona el arte sonoro en la sociedad.

BIBLIOGRAFÍA

Iges, José. Arte radiofónico. Algunas líneas básicas de reflexión y de actuación. Disponible en: http://telos.fundaciontelefonica.com/telos/articulocuaderno.asp@idarticulo=1&rev=60.htm [consultado el 07-XII-2014]

Iges, José. El arte radiofónico como expansión del lenguaje radiofónico. Disponible en: http://www.uclm.es/ARTESONORO/oloboiges.html [consultado el 07-XII-2014]

Sobre el discurso radiofónico. Desconocido.

Arnheim, Rudolf. (1980). Estética radiofónica. Ed. Gustavo Gili, S.A., Barcelona

Iges, José. Sobre el radioarte: reflexiones sin desarrollo. Disponible en: http://www.lear-radioarte.com.ar/TEX/iges.pdf [consultado el 07-XII-2014]

Rocha, Manuel. El arte sonoro. Hacia una nueva disciplina. Disponible en: http://www.ccapitalia.net/reso/articulos/rocha/artesonoro.htm [consultado el 07-XII-2014]

Rezza, Sol. El oficio de cuidador de sonidos. Disponible en: http://www.sonograma.org/num_07/sol-rezza-El-oficio-de-cuidador-de-sonidos.html [consultado el 07-XII-2014]

Haye, Ricardo. La radio y los movimientos artísticos. De la dictadura de la realidad al debilitamiento expresivo. Disponible en: http://telos.fundaciontelefonica.com/telos/articuloperspectiva.asp@idarticulo=2&rev=70.htm [consultado el 07-XII-2014]

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

ANÁlisis de dos piezas de arte sonoro iconE L arte que propone un análisis del concepto del arte que se valora...

ANÁlisis de dos piezas de arte sonoro iconAnálisis y comparación de las piezas mexicanas de Radioarte contenidas...

ANÁlisis de dos piezas de arte sonoro iconEste viernes y sábado, con dos piezas escénicas de Rui Catalão

ANÁlisis de dos piezas de arte sonoro iconEl ajedrez es un juego entre dos personas, cada una de las cuales...

ANÁlisis de dos piezas de arte sonoro iconSinopsis: Dos amigos grabando un disco, dos amigos hablando de los...

ANÁlisis de dos piezas de arte sonoro iconDos cuartetos y dos tercetos, que pueden ser encadenados. Los versos...

ANÁlisis de dos piezas de arte sonoro iconAnálisis del arte radiofónico

ANÁlisis de dos piezas de arte sonoro iconOrigen familiar e infancia
«Cuando no estoy con ella estoy sentado sobre brasas y no me siento en paz». Compuso varias piezas para ella, entre las cuales hay...

ANÁlisis de dos piezas de arte sonoro iconAnálisis Interpretativo de los cuentos “Dos Palabras” y “Niña Perversa”...

ANÁlisis de dos piezas de arte sonoro iconCurso: La voz: universo sonoro Introducción






© 2015
contactos
l.exam-10.com