El tango y la realidad social a través de las letras






descargar 63.1 Kb.
títuloEl tango y la realidad social a través de las letras
fecha de publicación07.01.2016
tamaño63.1 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
EL TANGO Y LA REALIDAD SOCIAL A TRAVÉS DE LAS LETRAS

(Conferencia dictada por Roberto Uribe Escobar, de la Asociación Gardeliana de Colombia, en la Casa Cultural del Tango Homero Manzi de Medellín, el viernes 26 de Junio de 2.009 dentro de la programación del Tercer Festival Internacional del Tango Ciudad de Medellín 2009, homenaje a JULIO MARTEL)

Primero que todo quiero decirles que dentro de la presente conferencia he omitido intencionalmente analizar la temática social en las letras del maestro Enrique Santos Discépolo, pues lo rico de su repertorio daría para mas de una conferencia y no sería posible analizar, así sea someramente, a algunos de los autores que escribieron temas relacionados con la realidad social de Buenos Aires y en algunos casos, de la Argentina.

Las letras de tango reflejaron los hábitos populares, registrando su evolución y sus cambios a través de los años. Es supremamente claro que para las dos décadas finales del siglo XIX hubo en Buenos Aires dos realidades indiscutibles que estuvieron aunadas al fenómeno masivo de la inmigración del viejo continente. Estas son el conventillo y el prostíbulo. El primero como producto de la gran cantidad de extranjeros que llegaban, a su estado de pobreza y a la escasez de viviendas que provocaba este desbordado aluvión migratorio. El segundo, o sea el prostíbulo era producto de una gran cantidad de los inmigrantes que llegaban en estado de soltería y de otros que aunque casados viajaban solos para probar fortuna, dejando para traer sus familias apenas tuviesen una estabilidad laboral y económica que su nueva patria les brindase. A todo esto se sumaba la llegada de gauchos desplazados del interior por los terratenientes (el desplazamiento del que tanto hablamos ahora ya existía en esos años).

En consecuencia no es extraño que los primeros tangos describieran estas dos realidades y es así como aparecen los que posiblemente sean los mas antiguos: Señora casera referido al conventillo y El queco en referencia al prostíbulo. El ensayista uruguayo Fernando Assuncao en su obra “El Tango y sus circunstancias”, pag. 200, Ed. El Ateneo, refiriéndose a este último fija como año de aparición el de 1.885. A continuación les transcribo la primera cuarteta:

China, que me voy p’al queco

china, dejame pasar,

china, que me voy del hueco,

china y no vuelvo mas.

El maestro Horacio Salas, en su obra “El Tango”, pag. 54, Ed. Planeta, en referencia a Señora casera destaca que “su letrilla denota prosapia andaluza”.

“Señora casera,/qué es lo que se arquila?/

Sala y antesala./comedó y cosina”

En la misma obra, Salas hace mención a otro tango que al parecer es también de 1.885 y titulado “Dame la lata” de corte prostibulario. Se titula si porque a la prostituta cada que atendía a un cliente se le daba una ficha metálica como constancia de haber prestado sus servicios sexuales. Los días lunes el cafishio (proxeneta que explotaba a una mujer) recogía estas y partía con la dueña del burdel.

Las obras antes citadas son todas anónimas.

En la obra Las letras del tango de Villoldo a Borges José Gobello y Daniel Stillman hay un claro ejemplo de copla prostibularia. Miremos este ejemplo:

Canfinfle, ¡dejá esa mina!/. Y por qué la voy a dejar?

Si ella me calza y me viste/ y me da para morfar.

De estas coplas prostibularias quedan pocos testimonios porque se divulgaban oralmente y sus autores generalmente eran analfabetos.

Aquí ya tenemos a la mujer como objeto de explotación y de mercancía por parte no solo del cafishio o canfinflero, sino de la dueña del burdel. Es de anotar como bien lo dice Alberto Penas en su obra Recopilación Antológica para una Sociología Tanguera, Editorial Corregidor, 1.998, que fuera del ambiente prostibulario tuvieron muy poca difusión. Igualmente manifiesta que entre el año de 1.895 y 1.917, período comprendido dentro de la Guardia Vieja se caracterizó por la omisión en la interpretación de estas letras. De todas formas el “sabor” prostibulario sigue presente aunque matizado y es así como Gobello y Stillman en la obra ya citada refieren varios títulos como ejemplo. Unas veces se hace referencia al burdel y otras al coíto. De estos últimos veamos ejemplos: La clavada, Dos sin sacar, Bartolo, Con que trompieza que no dentra, Siete pulgadas (convertido en Siete palabras), Concha sucia y la Concha de la lora. (Es bueno anotar que Lora era un término con el que se refería a las prostitutas en general.), Sacudime la persiana, Dos sin sacar, Dejalo morir adentro y ¡Que polvo con tanto viento! , de cuya primera parte se apropió “el Pibe” Ernesto Ponzio para componer Don Juan.

Es necesario agregar que las circunstancias narradas antes llevaron a que Buenos Aires fuera en esos años el mercado de trata de mujeres mas grande del mundo.

Dejando ya estos temas primitivos, anotemos que el maestro Horacio Salas en su obra “ El Tango “ hace referencia a una milonga de Ángel Villoldo llamada “Matufia” o “El arte de vivir” que es la precursora de temas como “Cambalache” de Enrique Santos Discépolo y de “Al mundo le falta un tornillo” de Enrique Cadícamo y que son una crítica al carácter materialista y al espíritu tramposo de nuestros tiempos. Les transcribo unas cuartillas del mismo:

Es el siglo en que vivimos

de lo más original

el progreso nos ha dado

una vida artificial.

Muchos caminan a máquina

porque es viejo andar a pie,

hay extractos de alimentos

y hay quien pasa sin comer.

Siempre hablamos de progreso

buscando la perfección

y reina el arte moderno

en todita su extensión.

La chanchulla y la matufia

hoy forman la sociedad

y nuestra vida moderna

es una calamidad.

De unas drogas hacen vino

y de porotos café,

de maní es el chocolate

y de yerbas es el té.

Las medicinas veneno

que quitan fuerza y salud,

los licores vomitivos

que llevan al ataúd.”

Escuchemos pues este tango, letra y música del maestro Villoldo, en su propia voz.

Analizadas así alguna letras de contenido social de finales del siglo XIX y primera década del siglo XX, entremos en el análisis de dos temas inscritos en esta temática y que son del poeta y letrista Celedonio Esteban Flores donde predominan la crítica a las desigualdades y a la crisis de valores. En el tango “Sentencia”, compuesto en 1.923 y musicalizado por Don Pedro Maffia, el negro Cele como se le conocía popularmente, manifiesta su preocupación por todos los habitantes del suburbio, de los mas honestos y de los menos también y como dice Alberto Penas en la obra antes citada, de ese “fango social” instalado en las orillas . Su letra dice así:

La audiencia, de pronto se quedó en silencio:

de pie, como un roble,

con acento claro

hablaba el malevo.

Yo nací, señor juez, en el suburbio,

suburbio triste de la enorme pena,

en el fango social donde una noche

asentara su rancho la miseria.

De muchacho, no más, hurgué en el cieno

donde van a podrirse las grandezas...

¡Hay que ver, señor juez, cómo se vive

para saber después por qué se pena!

Un farol en una calle tristemente desolada

pone con la luz del foco su motivo de color...

El cariño de mi madre, mi viejecita adorada,

que por santa merecía, señor juez, ser venerada,

en la calle de mi vida fue como luz de farol.

Y piense si aquella noche, cuando oí que aquel malvado

escupió sobre sus canas el concepto bajo y cruel,

hombre a hombre, sin ventaja, por el cariño cegado,

por mi cariño de hijo, por mi cariño sagrado,

sin pensar, loco de rabia, como a un hombre lo maté.

Olvide usted un momento sus deberes

y deje hablar la voz de la conciencia...

Deme después, como hombre y como hijo,

los años de presidio que usted quiera...

Y si va a sentenciarme por las leyes,

aquí estoy pa'aguantarme la sentencia...

pero cuando oiga maldecir a su vieja,

¡es fácil, señor juez, que se arrepienta!

La audiencia, señores,

se ahogaba en silencio...

¡Llorando el malevo,

lloraba su pena

el alma del pueblo!”

Osvaldo Rossler en su obra Buenos Aires dos por cuatro, dice que con Celedonio Flores la lengua maleva entró definitivamente en el tango.

Como bien lo dice Horacio Salas, en su obra ya mencionada, el malevo era la última escala del desprecio social, cobarde, abusador de las mujeres, tramposo y desleal con los amigos. En este tema Celedonio a pesar de todo lo malo que representaba aquel, manifiesta su compasión con este y describe la dureza de su vida en el suburbio y muestra que a pesar de su condición también tiene sentimientos de amor y cariño hacia su madre y motivado en una ofensa a esta, mata.

Oigamos pues la versión de este tema por la orquesta de Osvaldo Pugliese con la voz de Ricardo Medina, grabado el 24 de Julio de 1.959 para el sello Odeón. Lamentablemente Medina le cambia numerosos aparte a la letra original.

Otro tema fundamental de Celedonio dentro de la temática que estamos analizando es Pan, de 1.932 en donde este narra la tragedia de un padre desempleado, al que sus hijos se le están muriendo de hambre y frio, y que como consecuencia de ellos se ve obligado a robar para paliar sus necesidades. Expresa su tormento interior y como llega a tomar esta decisión extrema.

Él sabe que tiene para largo rato,

la sentencia en fija lo va a hacer sonar,

así -entre cabrero, sumiso y amargo-

la luz de la aurora lo va a saludar.

Quisiera que alguno pudiera escucharlo

en esa elocuencia que las penas dan,

y ver si es humano querer condenarlo

por haber robado... ¡un cacho de pan!...

Sus pibes no lloran por llorar,

ni piden masitas,

ni chiches, ni dulces... ¡Señor!...

Sus pibes se mueren de frío

y lloran, habrientos de pan...

La abuela se queja de dolor,

doliente reproche que ofende a su hombría.

También su mujer,

escuálida y flaca,

con una mirada

toda la tragedia le ha dado a entender.

¿Trabajar?... ¿En dónde?... Extender la mano

pidiendo al que pasa limosna, ¿por qué?

Recibir la afrenta de un ¡perdone, hermano!

Él, que es fuerte y tiene valor y altivez.

Se durmieron todos, cachó la barreta,

se puso la gorra resuelto a robar... ( SI JESUS NO AYUDA QUE AYUDE SATÁN)

¡Un vidrio, unos gritos! ¡Auxilio!... ¡Carreras!...

Un hombre que llora y un cacho de pan...”

Frente a tanta injusticia Celedonio se pregunta si es justo condenarlo por haber robado para darle de comer a sus hijos. Sin duda, esta letra es una de las mas dramáticas del tango y posee una fuerza inusual para el tango denuncia de la década del 30.

Escuchemos este tema de Celedonio, que fuera musicalizado por Eduardo Pereyra, en la voz del maestro Carlos Acuña acompañado de guitarras.

Sigamos ahora con otro tema que en mi concepto es fundamental dentro del las letras de tango como reflejo de una realidad social. Me refiero al tema Al pie de la Santa Cruz con letra de Mario Battistella y música de Enrique Delfino., el cual a pesar de su importancia fue olvidado por parte de los historiadores y comentadores de tango como bien lo dice el doctor Eduardo Giorlandini, eminente tanguero y eximio jurista de Bahía Blanca, y solo la magia de Gardel lo ha sacado del olvido.

El origen y la llegada de Mario Battistella a la Argentina tienen sin duda una gran influencia en este tema como lo veremos enseguida. Este nació en Verona (Italia) en 1.893 y llega a Buenos Aires en 1.910.

Esta letra se refiere a la infame ley 4144 o ley de residencia promulgada en 1.902 bajo la presidencia del genocida presidente Julio Argentino Roca, que no contento con el aniquilamiento de las tribus indígenas de la Patagonia y El Chaco se inventó este esperpento. ¿Pero en que consistía esta ley negra que duró vigente casi medio siglo? Era una ley que permitía al gobierno expulsar a los trabajadores extranjeros sin juicio previo. Hay que tener en cuenta que muchos de los inmigrantes eran personas con ideas anarquistas y socialistas a los que la industrialización de Europa los había dejado sin empleo y los había forzado a viajar a la Argentina en busca de mejor futuro. Ellos fueron quienes comenzaron a organizar el movimiento obrero en este país. Entonces la Unión Industrial Argentina impulsó esta ley para poderlos expulsar cuando corría el año de 1.899, pero solo fue hasta 1.902 cuando se logró su aprobación y Roca la sancionó. Durante la primera semana de su vigencia se detuvo a mas de 500 personas, no solo extranjeras, sino argentinas, se les golpeó y maltrató. Y hasta diciembre de ese año se habían deportado mas de 60 personas a Génova y Barcelona. La ley tuvo especial aplicación hasta 1.916 cuando la llegada a la presidencia de ese querido y honesto caudillo como lo fue Don Hipólito Irigoyen detuvo su aplicación.

Todo esto inspiró a Battistella muy seguramente por su condición de inmigrante y le dio nacimiento a la letra de Al pie de la Santa Cruz que narra la experiencia de un deportado.

Leamos un fragmento de la letra:

Los pies engrillados,

cruzó la planchada.

La esposa lo mira,

quisiera gritar...

Y el pibe inocente

que lleva en los brazos

le dice llorando:

"¡Yo quiero a papá¡"

Largaron amarras

y el último cabo

vibró, al desprenderse,

en todo su ser.

Se pierde de vista

la nave maldita

y cae desmayada

la pobre mujer...”

Escuchemos la versión de Alberto Gómez con la Orquesta Típica Víctor grabada el 11 de Octubre de 1.933 para el sello RCA Víctor.

Pasemos ahora a un lindo tango autoría de Juan Carlos Marambio Catán y musicalizado por Horacio Pettorossi. Me refiero a Acquaforte.

Su historia es la siguiente: se encontraban Marambio Catán y Pettorossi una noche de 1.930 o 1.931 en el Cabaret Excelsior de Milán y la atmósfera decadente del sitio, asociada de inmediato con sus similares de Buenos Aires, les inspiró este tango. Hay una anécdota y es que Musollini al entender que la letra no le favorecía pues su régimen presuntamente había eliminado las diferencias sociales, exigió que se anunciara como “tango argentino”. No obstante esto, lo estrenó el tenor italiano Gino Franci. Esto lo cuenta el mismo Marambio Catán en su libro Sesenta años de tango , Editorial Freeland, Buenos Aires 1.973.

Se inscribe Acquaforte dentro de este tipo de temas, especialmente por estas dos cuartillas:

Un viejo verde que gasta su dinero

emborrachando a Lulú con el champán

hoy le negó el aumento a un pobre obrero

que le pidió un pedazo más de pan.

Aquella pobre mujer que vende flores

y fue en mi tiempo la reina de Montmartre

me ofrece, con sonrisa, unas violetas

para que alegren, tal vez, mi soledad.

Y pienso en la vida:

las madres que sufren,

los hijos que vagan

sin techo ni pan,

vendiendo "La Prensa",

ganando dos guitas...

¡Qué triste es todo esto!

¡Quisiera llorar”

Oigamos este hermoso tema en la voz de un cantor joven que a pesar de que algunos lo critican, al escucharlo no puede uno dejar de evocar a Don Ignacio Corsini y a Don Agustín Magaldi. Se trata de Cristóbal Repetto con acompañamiento de guitarras y violín.

Dentro de la temática social en el tango tampoco podíamos dejar de lado un tema tan ligado a este como lo es el de la inmigración. Uno de los mas conocidos es La Violeta, con letra de Nicolás Olivari y música de Cátulo Castillo, que en su primera cuartilla dice así:

Con el codo en la mesa mugrienta

Y la vista clavada en el suelo,

piensa el tano Domingo Polenta

en el drama de su inmigración.

Y en la sucia cantina que canta

la nostalgia del viejo paese,

desafina su ronca garganta

ya curtida de vino carlón”

En la dedicatoria que se hiciera en la partitura puede leerse: “Al marqués Enrique González del Tuñón, en agradecimiento a las tantas y tan sabrosas cazuelas de pescado con que nos habéis invitado en aquella cantina italiana de La Chacarita, musa macabra de este tango, os lo dedicamos. Conserva aún reminiscencias de pizza y queso provolone. Cantadlo, tocadlo, silbadlo; tuyo es. Los autores”.

Es bueno anotar que Enrique González Tuñon fue un gran personaje de la bohemia literaria de Buenos Aires, de las décadas del 20 y 30 además de periodista, novelista y cuentista.

Escuchemos La Violeta en la voz de Roberto Goyeneche con la Orquesta de Aníbal Troilo, grabada el 24 de junio de 1.971 en la Casa Víctor.

Pasemos ahora a un tema que denuncia la brutalidad de las campañas políticas y la violencia y la agresión al contrario como arma frecuente contra los adversarios. A pesar de ser un tema de 1.930 es perfectamente aplicable a nuestra época y a la violencia sufrida por Colombia durante mas de 60 años. Me refiero al muy popular tango de Luis Acosta García en letra y en música de Agustín Magaldi y Pedro Noda. Su título Dios te salve mi hijo. Es importante anotar que Don Agustín Magaldi fue uno de los artistas que mas incursionó en la temática social y en el sufrimiento de los humildes.

El contenido de su letra nos dispensa de cualquier otro análisis:

El pueblito estaba lleno de personas forasteras,

los caudillos desplegaban lo más rudo de su acción

arengando a los paisanos a ganar las elecciones

por la plata, por la tumba, por el voto o el facón.

Y al instante que cruzaban desfilando los contrarios

un paisano gritó: "¡Viva", y al caudillo mencionó...

Y los otros respondieron sepultando sus puñales

en el cuerpo valeroso del paisano que gritó.

Un viejito lentamente se quitó el sombrero negro,

estiró las piernas tibias del paisano que cayó,

lo besó con toda su alma, puso un Cristo entre sus dedos

y goteando lagrimones entre dientes murmuró:

"¡Pobre m' hijo, quién diría que por noble y por valiente

pagaría con su vida el sostén de una opinión!

Por no hacerme caso, m' hijo, se lo dije tantas veces

no haga juicio a los discursos del dotor ni del patrón.

Hace frío. ¿Verdad, m' hijo? Ya se está poniendo oscuro.

Tápese con este poncho y pa' siempre lleveló.

Es el mismo poncho pampa que en su cuna cuando chico

muchas veces, hijo mío... muchas veces lo tapó.

Yo vi' a ir al Campo Santo, y a la par de su agüelita,

con mi daga y con mis uñas una fosa voy a abrir".

A las doce de la noche llegó el viejo a su ranchito

y con mucho disimulo a la vieja acarició

y le dijo tiernamente: "Su cachorro se ha ido lejos,

se arregló con una tropa, le di el poncho y me besó.

Y ahura, vieja, por las dudas, como el viaje es algo largo,

priéndale unas cuantas velas, por si acaso, nada más.

Arrodíllese y le reza, pa'que Dios no lo abandone...

y suplique por las almas que precisan luz y paz". “

Escuchémolo en la voz del Varón del tango Julio Sosa, acompañado de Francisco Rotundo, grabado el 12 de Enero de 1.955 para el sello Pampa.

Carlos Gardel también grabó composiciones que, de una u otra forma, cuestionaban la realidad social, las diferencias de clase y la problemática de los humildes y marginados. Además de Pan, grabó Mentiras Criollas de Oscar Arona, Gorriones de Eduardo Pereyra y Celedonio Flores, Pajarito de Dante Linyera, Pordioseros de Guillermo Desiderio Barbieri y Esclavas blancas de Horacio Pettorossi, por solo citar algunos.

Es precisamente este el tema que vamos a escuchar ahora en la voz de Floreal Ruiz con Francisco Rotundo, grabado el 29 de Diciembre de 1.959 para el sello Odeon. Este tema trata la vida de las mujeres que han escogido la vida de la prostitución, el tango y el licor, sin pensar en el hijo que tienen y sin pensar en la ingratitud que comprobarán cuando viejas y feas se encuentren “sus amigos” de juventud.

Les leo las dos primeras estrofas:

Almitas torturadas,

pobres esclavas blancas del tango y la milonga.

Mujeres infecundas,

¡autómatas del vicio, sin alma y sin amor!...

No sé por qué esta noche

reflejan tus pupilas la pena que te mata

y en cada carcajada,

yo sé, pobre milonga, solloza el corazón.

Tal vez tu propia culpa,

tal vez el desengaño

del hombre que has querido

y hoy para olvidarlo,

emborrachás tu alma

con tango y con champagne.

Pero pensá, milonga,

que hay una criaturita

de manecitas blancas

que en este mismo instante

tal vez a unos extraños

les llamará mamá...”

La prostitución, la droga, la explotación laboral de la mujer y la opresión hacia los trabajadores fue testimoniada en Caminito del taller de Cátulo Castillo en letra y música, en Milonguita de Samuel Linnig, Margot de Celedonio Flores, y Griseta de José Gonzalez Castillo, entre otros muchos. Es este último data del año 1.924, es el que vamos a analizar ahora y es muy rico en referencias a la literatura francesa e italiana. Es importante anotar que Griseta era una modista o costurera de extracción social baja. El escritor Eduardo Romano en su obra “ Letras de Tango”, Editorial Fundación Ross, Rosario 1.995 dice lo siguiente :

Toda la composición evoca a protagonistas de la literatura francesa romántica y bohemia. Primero a cuatro personajes de Escenas de la Vida Bohemia (1848), de Murguer, llevados a escena por Giaccomo Puccini en su ópera La Bohemia (1896); los jóvenes Rodolfo, el poeta, y Schaunard, el filósofo; las alegres y delicadas grisetas[4] Museta y Mimí. Luego a los famosos enamorados de la Historia del caballero Des Grieux y de Manon Lescaut (1731), del abate Prévost, y finalmente a la pareja central de La Dama de las Camelias (1848), de Alejandro Dumas hijo, Armando Duval y Margarita Gauthier. Las muchachas de esas obras se caracterizaban por su extrema sensibilidad y su precaria salud (Mimí y Margarita), por su fervor amatorio (Manón) y por morir todas muy jóvenes, victimas de la tisis o de sus excesos.”

Les leo la estrofa final donde habla de la muerte de una de ellas después de una noche de champagne y de “cocó” (cocaína). Tengamos en cuenta que siendo este tema de 1.924, hace mención a la cocaína que ya circulaba profusamente por la ciudad en esos lejanos años.

Mas la fría sordidez del arrabal.

agostando la pureza de su fe,

sin hallar a su Duval,

secó su corazón lo mismo que un muguet.

Y una noche de champán y de cocó,

al arrullo funeral de un bandoneón,

pobrecita, se durmió,

lo mismo que Mimí,

lo mismo que Manón.

Escuchemos entonces este tema, letra de José Gonzalez-Castillo y música de Enrique Delfino, en la voz de Carlos Gardel con las guitarras de José Ricardo y Guillermo Desiderio Barbieri, grabado en 1924 en Buenos Aires para Odeón.

El gran Enrique Cadícamo no incursionó mucho en temas sociales pero al hacerlo dejó una obra de esas que son inmortales en el gusto popular. Me refiero al tango Al mundo le falta un tornillo que lo musicalizara uno de los sobrevivientes del trágico accidente del 24 de junio de 1.935 como lo fue José María Aguilar. Este tema hace la crítica con humor y esta línea fue seguida por Canaro y por Ivo Pelay en algunos tangos y comedias musicales ( ej.La muchachada del centro).

Escuchémolo en la versión de Carlos Gardel con las guitarras de Barbieri, Pettorossi, Riverol y Vivas, grabado el 15 de febrero de 1.933 en Buenos Aires para el sello Odeón.

Llega la década del 40, sin lugar a dudas la “Decada de Oro del Tango”, la época de mayor calidad y cantidad. Las grandes orquestas, los excelentes vocalistas, la calidad de las letras, las nuevas versiones de los tangos de antes, los bailes que proliferaban en toda la gran Buenos Aires, los cabarets, los cafés con presentaciones en vivo, las confiterías, los clubes de barrio, las presentaciones de las grandes orquestas en vivo por las emisoras. Los grandes autores en su apogeo: Cadícamo, Manzi, Discépolo, Cátulo, José María Contursi, Homero Expósito, los compositores como Mariano Mores, Aníbal Troilo, Sebastián Piana, Lucio Demare, Juan Carlos Cobián, Carlos Di Sarli y Domingo Federico por solo citar algunos.

Paradójicamente los temas sociales se tornan cada vez mas escasos. Según lo manifiesta el investigador Julio César Páez en esto tuvo mucha influencia el golpe militar de 1.943 y con él la censura de las letras de tango por “subversivas” y se les obligó a cambiar algunos términos. Por los tanto los autores se vieron obligados a producir tangos sin contenido social o político.

Otro factor muy influyente fue la llegada del General Perón a la presidencia que aprovechando la bonanza económica de la postguerra pudo satisfacer muchas de las reivindicaciones solicitadas por la clase obrera, frenándose por tanto las protestas populares. A esto se sumó que casi todos los autores mas destacados adhirieron al General.

No obstante todo esto aparece un gran tango testimonial que es considerado uno de los referentes del género. Me refiero al tema de los hermanos Homero y Virgilio Expósito, Farol, que como bien lo dice el investigador Julio César Páez: “si bien no enuncia una crítica ni una protesta, refleja solidariamente la vida de la gente humilde y sus tonos grises, la pobreza del arrabal y una cierta rebeldía nostálgica ante los cambios urbanos, menos agresiva que la de «Puente Alsina», de Tagle Lara. Aquí, Homero Expósito utiliza un lenguaje menos metafórico que en otros de sus tangos, pero igualmente poético”.

“«Un arrabal con casas/ que reflejan su dolor de lata.../ un arrabal

humano,/ con leyendas que se cantan como tangos./ Y un reloj,

que lejos da/ las dos de la mañana./ Un arrabal obrero,/ una esquina

de recuerdos y un farol.(...) Allí conversa el cielo/ con los

sueños de un millón de obreros./ Allí murmura el viento/ los

poemas populares de Carriego...»”

Oigamos pues este tema en la excepcional y nunca superada versión de Roberto Chanel con Don Osvaldo Pugliese grabada el 15 de Julio de 1.943 para el sello Odeón.

Pasemos al ya mencionado Puente Alsina de Benjamín Tagle Lara que puede ser considerado un tema de rebeldía de los marginales del suburbio cuando dice:

«Yo no he conocido caricias de madre/ tuve un solo padre que

fuera el rigor/ y llevo en mis venas de sangre maleva/ gritando una

gleba su oscuro rencor»

Y mas adelante viene la protesta contra la destrucción del entorno y del viejo barrio:

«Puente Alsina, vos que fuiste mi regazo,/ de un zarpazo, la

Avenida te alcanzó./Viejo puente, solitario y confidente,/ sos la

marca que en la frente/ al progreso le ha dejado/ el suburbio

renegado/ que a su paso sucumbió»

Oigámoslo en la voz de Jorge Vidal con Osvaldo Pugliese grabado el 22 de agosto de 1.949 para Odeón.

Para terminar les traigo un tema de la que sin duda es la mas grande de las autoras y compositoras que dio el tango, como lo fue Eladia Blásquez, que si bien no encaja totalmente en la temática de esta charla, si es una bella metáfora sobre las frustraciones de la vida en nuestra sociedad. El tema es de 1.959 pero recién se da a conocer en 1.968. Su título Sueño de barrilete, aclarando que barrilete en Argentina es la cometa para nosotros.

Leamos esta estrofa:

«Yo quise ser un barrilete/ buscando altura en mi ideal,/ tratando

de explicarme que la vida es algo más/ que un simple plato de

comida./ Y he sido igual que un barrilete/ al que un mal viento

puso fin./ No sé si me faltó la fe, la voluntad,/ o acaso fue que me

faltó piolín»

Escuchémolo entonces en la inigualable versión del último de los mas grandes cantores que dio el tango como en mi concepto es Rubén Juárez, acompañado de la orquesta del maestro Carlos García.

Pongo fin así a este breve paso por la realidad social a través de las letras del tango, agregando que por lo extenso del repertorio quedaron muchas letras sin analizar.

Muchas gracias.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

El tango y la realidad social a través de las letras iconI. Lee el siguiente texto y responde las preguntas
«poesía sin pureza» y próxima a la realidad inmediata, en consonancia con su toma de conciencia social

El tango y la realidad social a través de las letras iconResumen: La publicidad social es una modalidad de comunicación poco...

El tango y la realidad social a través de las letras iconProyecto tango: “el tango también es cosa de chicos”

El tango y la realidad social a través de las letras iconEducación Activa e Integral Preparatoria: Instituto Freinet
«Naná»; Federico Gamboa; «Santa»; Determinismo social y exploración de los bajos mundos a través de la literatura; Leyes de la genética...

El tango y la realidad social a través de las letras iconLa realidad social

El tango y la realidad social a través de las letras iconProf. Asoc. “Práctica de Trabajo Social Fliar Facultad de Filosofía y Letras unt

El tango y la realidad social a través de las letras iconTema: Se realizará a través de un juego(sopa de letras, descifrar...

El tango y la realidad social a través de las letras iconEl tema fundamental de la novela es la denuncia social, que se refleja a través de tres subtemas

El tango y la realidad social a través de las letras iconLas damas del tango: chamuyos radiales

El tango y la realidad social a través de las letras iconDos poemas del investigador y poeta Ricardo Ostuni (Buenos Aires...






© 2015
contactos
l.exam-10.com