Voz1: Un mar se abría entre la noche y nosotros, entre nosotros y la noche se abría un mar, quiénes somos nosotros bajo esta noche y sobre este mar






descargar 77.43 Kb.
títuloVoz1: Un mar se abría entre la noche y nosotros, entre nosotros y la noche se abría un mar, quiénes somos nosotros bajo esta noche y sobre este mar
fecha de publicación24.09.2015
tamaño77.43 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
UN PEQUEÑO VIAJE

1

VOZ1: Un mar se abría entre la noche y nosotros, entre nosotros y la noche se abría un mar, quiénes somos nosotros bajo esta noche y sobre este mar.
VOZ 2: Nosotros somos alguien.
VOZ 3: Alguien que huye de la noche, somos nosotros.
VOZ 1: Cambio el cayado por la rosa de los vientos.
VOZ3:Cambio el lobo por la cigala .
VOZ 1: Cambio el roble más alto por el barco más pequeño.
VOZ 2:¿Por qué cambiar?
VOZ 1:Porque imagino, cambio.
VOZ 3: Porque imagino cambio.
VOZ 2: Porque imagino cambio.
VOZ 1:Nos hicimos a la mar por la noche, en la más profunda oscuridad, no había virgen había miedo, no había puerto había una puerta temblorosa que el viento golpeaba con furia y a cada golpe decía: adiós, adiós, adiós.
VOZ 2:Nos exiliamos porque sabíamos que a esa hora en que la oscuridad caía en los astilleros, en ese mismo momento en que la oscuridad se posesionaba de las quillas, las proas, las cosas y las almas de aquel lugar, en otro lugar la luz más transparente se posesionaba de las gentes y las hacía más suaves y menos brutales.
VOZ 3:Nos hicimos a la mar porque imaginábamos que merecíamos ser alguien...

2

MIKEL:(Engolado) No quiero cansarles con metáforas tantas veces repetidas, con metáforas que ilustran pobremente la magnitud de la empresa humana, no quiero cansarles con soliloquios municipales, con retóricas de ediles lisonjeros, no quiero cansarles con retruécanos de burgomaestres laberínticos..., en fin, no quiero cansarles...

D.PIO: Si, pero nos estás cansando.

MIKEL: Espera un momento que ya voy a entrar en materia.

D.PIO:El tiempo pasa, Mikel, el tiempo pasa.

MIKEL: El tiempo municipal es uno y el de los hombres es otro.

D.PIO:Ya me parecía que había algo inhumano en todo esto.

MIKEL: ¿A que te refieres?

D.PIO: A nada.

MIKEL: El arte de hablar y no decir nada es arte de nadar en naderías.

D.PIO: El que a nada se refiere y nada dice, entre palabras se ahoga porque no sabe nadar.

MIKEL:Calla, sirve más txacolí que ahora viene lo mejor...”el progreso aunque ustedes no lo crean ha llegado a este pueblo para quedarse en el, hemos de asistir al desvelamiento de uno de sus más insignes descubrimientos...”

D.PIO: Cómo te tengo que explicar que no se trata de inaugurar la feria de ciencia de París.

MIKEL:Cómo te menosprecias, Pío, cómo te menosprecias.

D.PIO:Sólo quiero que comencemos de una puta vez.

MIKEL:Todo a su tiempo Pío, todo a su tiempo. Prosigo...

D.PIO: Ya era hora.

MIKEL:Bien.

D.PIO: Comienza.

MIKEL: Ahí voy.

D.PIO: Escuchamos.

MIKEL:(Silencio)

D.PIO:¿Qué pasa?

MIKEL:¿Hay estrellas?

D.PIO:¿Importa?

MIKEL:Es que lo que voy a decir comienza con una alusión a la constelaciones...

D.PIO: ¿Y qué importa?

MIKEL:Cómo qué importa, yo no quiero mentir, no quiero decir que hay un firmamento lleno de estrellas cuando en realidad está nublado.

D.PIO: Es una manera de decir.

MIKEL:Si, pero yo no quiero mentir.

D.PIO:Un discurso se presta para alusiones alegóricas.

MIKEL:Es que yo no quiero mentir Pío, no quiero mentir.

D.PIO:Me cago en diez, llevamos más de tres horas en este puto discurso, la gente ya está borracha, y yo no estoy dispuesto a seguir poniendo más vino de mi bolsillo.

MIKEL: Cuanto egoísmo Pío, cuanto egoísmo.

D.PIO: Llámalo como tu quieras.

MIKEL:Lo llamo por su nombre y por su nombre se llama...podría decir ruin, calculador, lameculos y ñangotado, pero no te lo digo, solo te digo: Pío, eres un ingrato.

D.PIO: ¿Ingrato yo? ¿Ingrato yo que puse mi taberna?

MIKEL: Ingrato tú, que la pusiste y ahora la quieres sacar.

D.PIO:Pero...

MIKEL:Pero nada Pío, pero nada.

D.PIO: Yo compré el aparato.

MIKEL:¿Estás echando en cara a toda esta gente un acto que todos creíamos de desprendimiento?

D.PIO: No...mira.

MIKEL:¡Coño, coño, re-contra coño! Que alimaña más jodida eres, Pío..

D.PIO: Mikel, no te lo tomes así.

MIKEL: Me voy.

D.PIO: Espera.

MIKEL:No, me voy.

D.PIO: Perdoname, no quise decir eso.

MIKEL: Mírame Pío, mírame, yo soy el alcalde de este pueblo, claro que nominal porque nunca he sido nombrado oficialmente, ni maldita la falta que me hace, son ustedes los que me hacen en secreto, cuando me dicen: buenos días ¿cómo le va?¿Cómo está su familia? Este invierno habrá nieve, yo se qué al final de cada frase hay un:señor alcalde, que no se dice, que se calla como callamos tantas cosas que solo expresamos en secreto porque hay un pueblo que se ve y otro secreto, que algún día serán el mismo.

D.PIO: Deme un abrazo, señor alcalde, y tenga a bien seguir con su discurso.

MIKEL: Así se habla Pío, así se habla.

D.PIO: Adelante.

MIKEL:Prosigo...¿Hay estrellas?

D.PIO.¡NO HAY!

MIKEL:Es que yo soy muy realista, no puedo mentir.

D.PIO:No se como quieres hacer política con ese exceso de verdad.

MIKEL:¿Que quieres decir?

D.PIO:Nada, sigue por favor.

MIKEL: Bien...”Fue una noche como esta en que Marie Curie, tenia una piedra entra las manos y dijo: esto es una piedra, lo cual era evidente, llamó a su marido suavemente: Pedro ven, mira la piedra, está pétrea y ahí se percató que todo se llamaba piedra y que en la piedra estaba el uranio y entonces descubrió que el uranio era una materia misteriosa, después el polonio...el polonio...bueno, es natural el polonio porque ella era polaca..., bien pero no quiero cansarles con anécdotas que no vienen al caso. Estamos aquí reunidos, porque todo se inició en el siglo pasado, en Bolonia, don Guglielmo Marconi, polemizaba con Popov, discutían sobre el invento que cambiaría la vida en este siglo, discutían y no se entendían y no se entendían porque, evidentemente, Popov era ruso, y ahora casi cincuenta años después, aquí en nuestro pueblo, en esta taberna bien llamada La Utopía, porque según Thomas Moro, que no era moro sino utópico..., pero no quiero cansarles...

D. Pio: No solo que nos está cansando, nos está aburriendo.

Mikel: Hay que seguir el protocolo.

D.Pio:Hombre , te dije que no se trata de la inauguración de una obra trascendental.

Mikel: Hay que seguir el protocolo, o acaso con el Bloody Mary no hubo protocolo.

D.Pío: Queen Mary.

Mikel: ¿Cuin de que..?

D.Pio:Mary, Queen Mary, de los ingleses.

Mikel.: De los cojones.

D.Pio:¡Joder!

Mikel: ¡Joder, tú!¡Joder, tú! Que me has estado jodiendo desde que comenzó el protocolo, que así no se puede, Pío, que así no se puede¿Por qué me llamaron a mi? Porque soy el alcalde de este pueblo, y en el breviario de disciplina para ediles y burgomaestres dice:”Hechos que merecieren ser elevados a categoría de eventos especiales, porque así son o así lo pareciere, serán solventados con el protocolo que cada caso exigiere”, si hasta en verso está, para que los alcaldes, con el ingenio que nos caracteriza, nos los aprendamos de memoria, pero a ti eso te da lo mismo.

D.PIO: Por Dios, solo quiero que esta inauguración se termine, por Dios, que se termine.

MIKEL:No blasfemes, Pio, no blasfemes

D.PIO: ¿Pero qué dices?

MIKEL: Tu eres ateo Pio, todo el mundo lo sabe, y Dios en la boca de un ateo es como una chuleta en boca de un vegetariano.

D.PIO:¿Podemos seguir?

MIKEL: Solo quiero que me entiendas.

D.PIO: Si llevamos más de tres horas intentando entenderte.

MIKEL: Pero...

D.PIO: Solo tienes que dar por inaugurado el evento de una puñetera vez.

MIKEL: Es que no me entiendes Pio, no me entiendes,

D.PIO: Que quieres que entienda, joder, que quieres que entienda, si abres la boca y lo único que escuchamos es una montaña de ideas sin concluir, mezclas fechas, personas y eventos como si se tratara de una fabada verbal.

MIKEL: Entiendo perfectamente lo que me quieres decir

D.PIO: Mira Mikel...

MIKEL: No es necesario que me expliques nada, se cual es la puerta de salida, se cual es el camino del largo adiós, se cual es la taberna donde se me quiere y se cual es la taberna donde no se me quiere.

D.PIO: Si esta es la única taberna que hay en pueblo.

MIKEL. Si, pero aquí no se me quiere.

D.PIO: ¿Ves que eres un resentido?

MIKEL:No se me quiere.

D.PIO: (Conciliador) Mikel,Mikel...lo que pasa es que a veces te pasas..

MIKEL:(Silencio)

D.PIO: No es necesario discursos interminables, nos gustan si, pero si fueran más cortos....

MIKEL:(Silencio)

D.PIO: No te pongas así...

MIKEL:(Suspiro profundo)

D.PIO: Vamos Mikel, deleítanos con tu uno de tus discursos, son tan llenos de...de....palabras.

MIKEL:(Con una falsa emoción contenida)

D.PIO: Comprendo que te sientas herido.

MIKEL:(Silencio)

D.PIO: Pero tu verbo está intacto, rebosa de buena salud, exultante e insultante de vida.

MIKEL:(Silencio sepulcral)

D.PIO:Sigue con el discurso, vamos...

MIKEL: (Silencio)

D.PIO:Vamos...

MIKEL: Está bien, pero con una condición.

D.PIO:Lo que tu digas.

MIKEL: Que no se me interrumpa

D.PIO:Está bien.

MIKEL:Ni risistas burlonas.

D.PIO:Si.

MIKEL:Ah, y que se me quiera

D.PIO: ¿Y eso como se hace?

MIKEL:No se,haciendo un esfuerzo, supongo.

D.PIO: Calla y sigue.

MIKEL:Bien...henos aquí reunidos en esta noche en que los montes han callado, los animales duermen y las personas sueñan; montes, animales y personas han alcanzado la inocencia porque sueñan; nosotros labradores y pastores echados al mar del deseo de ser alguien, en esta noche, digo, iniciaremos nuestro sueño más preciado, si, como lo oyen, dejar de ser una isla y abrirnos al mundo, dejar de ser una aldea y estar a la altura de...otras aldeas, llamadas metrópolis, para huir, si, como lo oyen, huir de lo que somos porque soñamos, por esto en esta noche descubriremos la máquina del tiempo, la máquina que atrapa el sonido de la luz y de la sombra, la sorprendente y única posibilidad de navegar en el aire: la radio...
3

VOZ DE LOCUTOR: Los hombres abandonan el puerto camuflados en devotos de la Virgen del Carmen, el viento en la vela, la respiración agitada, los rostros tensos...solo los cantos se escuchan, solo la Virgen les mira, como solo miran las Vírgenes, el mar habla con palabras de sal...

VOZ 1: Siempre supe que nos iríamos

VOZ 2: Nuestros pasaportes eran de papel de carta.

VOZ 4:¿Donde queda México?

VOZ 1: En medio del agua...

4
ABUELA: Dicen que Don Pio se compró una radio donde se oye lo que pasa en el mundo.

MARIA: Si, eso dicen.

ABUELA: Yo nunca pude salir de aquí, ni de este patio, ni de este miedo.

MARIA:¿Tienes miedo abuela?

ABUELA:Si.

MARIA: ¿A qué?

ABUELA: A olvidarme de las palabras.

MARIA:¿Si?

ABUELA: Miedo a olvidarme las canciones que cantaba mi madre. Y miedo a olvidarme de la realidad porque habría olvidado las palabras que la dicen.

MARIA: Yo la voy a recordar.

ABUELA: Yo creo que este es el pueblo más feo del mundo.

MARIA: ¿Por qué dices eso?

ABUELA:Por que nunca pude salir de el.

MARIA: Antes no pensabas así.

ABUELA:Bueno, antes era otro tiempo.

MARIA:Siempre es así.

ABUELA: Los vecinos más feos del mundo están en este pueblo.

MARIA: Que no te escuchen.

ABUELA: Si es verdad, pero no son ellos, no son sus jardines, ni sus bicicletas que son las más feas del mundo, ni sus casas, ni sus peinados.

MARIA:¿Entonces?

ABUELA:Es la época.

MARIA:¿Si?

ABUELA:Es una época pavorosamente fea que hace que las cosas sean asfixiantes y feas.

MARIA:Tal vez debiéramos ir esta noche a la taberna la utopía.

ABUELA:¿ A qué?

MARIA:No se.

ABUELA:¿Se puede recuperar la infancia en ese lugar?

MARIA:No, abuela.

ABUELA:¿Los fusilados van a tomar una copa y hablar de cosas de fusilados?

MARIA: Abuela, por favor...

ABUELA:Hay una niña en mi, perdida para siempre en el tiempo, a veces la busco en el caserío, otras en el bosque de las fresas silvestres, lo hago sin nostalgia, con la frialdad de alguien que no cree en los relojes, pero otras veces siento que no he cumplido toda la edad que me merezco, que no he entrado al tiempo donde se naufraga, entonces pienso que las cosas pueden ser estúpidamente jóvenes y diferentes.

MARIA: Me has quitado las ganas de seguir peinándote.

ABUELA:Anda, péiname que por dentro siempre estoy despeinada.

MARIA:No.

ABUELA: Vamos, que mientras me peinas te leo un poema.

MARIA:¿Si?

ABUELA:Si.

MARIA: ¿Y me llevas esta noche a escuchar la radio?

ABUELA:No, tú me llevas a mi.

MARIA:Si.
5

(Se ilumina una radio, detrás de la radio, apenas iluminado, un hombre habla y su voz tiene la extrañeza de una radio novela; la atmósfera es reafirmada por una música antigua.)
Voz de Félix: Mi nombre es Félix, y cuando digo Félix, digo Ismael, digo los hermanos Algorri, digo Manuel, digo Agustín, digo los hermanos Bilbatúa, digo Luis y Gregorio hermanados por la cárcel de sus memorias.

¿Pero que digo cuando digo Fèlix? Digo mi madre con mi maleta en su cabeza, digo su cabeza llena de mi ausencia, digo la lluvia de aquel día y a mi sobrino Vicente tragado para siempre por aquella lluvia, el domingo 16 de Julio de 1950, en Santurce, Vizcaya.
Lluvia que nunca más volvería a ver.
Qué digo cuando digo lluvia, sino fascismo, derrota y exilio, y otra cosas que por dolorosas callo, o porque las he olvidado, o por que sencillamente no tengo ganas de decirlas.
.Nada de esto pasó porque todavía no termina de pasar.
¿Pasa el barco aquel entrampado entre el antes y el todavía?
(Las voces se mezclan como en un eco, repitiendo nombres: Soy Félix, soy Ismael, soy Manuel...etc)

VOZ FELIX:Es importante nombrar las cosas que llevábamos.

VOZ AGUSTIN:Es indispensable nombrar las cosas que llevábamos.

VOZ MANUEL:Arroz, aceite, pasas de uva, pasas de higo, papas, miel, tomates, leche, gasolina, brandy.

VOZ FÉLIX:Y un un profundo miedo al olvido.

VOZ:El balandro tenía trece metros de eslora.

VOZ:Por tres punto, ochentaicinco de manga.

VOZ:Tres metros de puntal medio.

FELIX:Nuestra decepción no tenía medida.

6
DE COMO DON PIO, LE COMPRA LA RADIO A UNA CONTARABANDISTA..

LA CONTRABANDISTA: El mundo no es el mundo si no se tiene una buena caña y un anzuelo. Lo último que Dios creó fue el mar y al atardecer del séptimo día se sentó a pescar.

Los hombres pescan peces, los curas pescan almas, y los guardias civiles pescan a cualquiera y lo meten preso, vendo biblias y cañas de pescar.

D.PIO: No, no quiero y quisiera que fueras menos explícita.

LA CONTRABANDISTA:Dios está en todas partes pero el vaticano tiene la exclusiva.

D.PIO: Cállate.

LA CONTRABANDISTA: Y Jesús en la cruz dijo: ¡Metí la pata! No se debe morir con dignidad, se debe vivir con ella.

D.PIO:¡Joder!

LA CONTRABANDISTA:Aprende a perdonarte, porque no tienes otro remedio, tendrás que aguantarte hasta el final de tus días.

D.PIO: Y dale con la cantaleta

LA CONTRABANDISTA:Gobierna tu casa como un banquero: préstale plata a tu esposa para la comida, pero que te la devuelva antes del almuerzo.

D.PIO: ¿Que quieres?

LA CONTRABANDISTA: Lo que usted quiera porque lo que usted quiera yo lo tengo.

D.PIO: Por lo pronto no quiero caña de pescar, ni biblias.

LA CONTRABANDISTA: Y Jesús dijo: Perdónalos señor porque no saben lo que compran.

D.PIO: Aunque no sepa lo que compro, a ti no te compro nada.

LA CONTRABANDISTA: Los enamorados pescan suspiros, las contrabandistas pescan resfríos y los guardias civiles pescan a cualquiera y lo meten preso.

D.PIO: No levantes la voz que en estos tiempos nunca se sabe.

LA CONTRABANDISTA: En ninguna época: “nunca se sabe”, si el pimentón es pimentón o pimienta de Cayena

D.PIO: O si el queso francés es belga o es galés.

LA CONTRABANDISTA: ¿Qué quiere decir?

D.PIO:Que ni las ratas se comen el queso que me vendiste.

LA CONTRABANDISTA: Deberías agradecer que comes eso y no aire como la inmensa mayoría.

D.PIO: No me gusta que me estafen.

LA CONTRABANDISTA:Hombre, ni a mi.

D.PIO: La lata de anchoas estaba ligeramente descompuesta.

LA CONTRABANDISTA: Siempre es mejor ligeramente que lentamente.

D.PIO: El pan duro y el aceite rancio.

LA CONTRABANDISTA:Pero vamos a ver, ¿Usted cree que yo vendo exquisiteces de ultramar?

D.PIO: Lo que quiero es que no me estafes.

LA CONTRABANDISTA: Yo no lo estafo don Pío, lo que pasa es que usted tiene un paladar muy fino y no un morro de posguerra como la mayoría de nosotros.

D.PIO: Que bruta eres mujer, que bruta eres.

LA CONTRABANDISTA: ¿Va comprar o no va a comprar?

D.PIO: Vaya a saber en que cuevas consigues esta mercadería.

LA CONTRABANDISTA: En la cueva de la república...

D.PIO: ¡Que te calles!

LA CONTRABANDISTA:Pero si está a dos horas caminando.

D.PIO: De los vecinos no se habla.

LA CONTRABANDISTA: A dos horas el aire pesa menos.

D.PIO: No hay nada fuera de este pueblo.

LA CONTRABANDISTA: En el verano, los hombres juegan a las bochas a dos horas distancia.

D.PIO: Nadie se atreve a salir en este pueblo, y tu bien que lo sabes.

LA CONTRABANDISTA: A dos horas de distancia las mujeres se bañan desnudas en el río.

D.PIO: ¿Por qué crees que me puede interesar eso?

LA CONTRABANDISTA: Porque a dos horas de distancia las mujeres podemos saber que tenemos ombligos.

D.PIO: Y dos ojos y dos piernas...

LA CONTRABANDISTA: Y dos ojos y dos piernas y un corazón y un sexo, binarias y solitarias.

D.PIO: Tienes argumento para todo.

LA CONTRABANDISTA:No, solo para una parte...(Sacando un olla), ¿que le parece?

D.PIO:Una olla.

LA CONTRABANDISTA: Usted si que es sagaz.

D.PIO: Si me pones una olla sobre la mesa ¿que quieres que te diga?

LA CONTRABANDISTA:Obvio.

D.PIO:Hombre, si quieres te digo que es una mariposa.

LA CONTRABANDISTA:Sería más interesante

D.PIO:¿Que qué?

LA CONTRABANDISTA: Que nada, dejémosle ahí.

D.PIO:Me pones una olla sobre la mesa...

LA CONTRABANDISTA: Pasemos a otra cosa...

D.PIO:Joder con la contrabandista, me pone una olla y quiere una conferencia...¿qué quieres que te diga?

LA CONTRABANDISTA:Nada

D.PIO: No, si tu quieres me lanzo una perorata sobre sobre la importancia de la olla.

LA CONTRABANDISTA:No...

D.PIO: A mi no me cuesta nada ¿eh?

LA CONTRABANDISTA: No.

D.PIO:Tu sabes que a mi siempre me han interesado las vidas de las ollas...

LA CONTRABANDISTA:¡Basta! (Saca una manta)

D.PIO:¿Que es eso?

LA CONTRABANDISTA:¿Cómo que es?

D.PIO:No quiero que me estafen.

LA CONTRABANDISTA:Que manía tiene usted con las estafas.

D.PIO: Es que nunca se sabe.

LA CONTRABANDISTA:Mire que hermosura.

D.PIO:¿Para qué quiero yo una manta?

LA CONTRABANDISTA:Para en los días de verano acostarse a mirar las estrellas.

D.PIO:¡Qué ocurrencia!

LA CONTRABANDISTA:¿Los hombres no miran las estrellas?

D.PIO:Los hombres nos acostamos a dormir.

LA CONTRABANDISTA:Las mujeres sin embargo nos acostamos a mirar las estrellas, miramos cómo caen los astros, nos desnudamos y nos damos baños de luna, suspiramos con Venus, nos estremecemos con Saturno, y por más que los hombres nos llaman brujas, yo creo que somos astrónomas. Pio... ¿quieres acostarte conmigo a mirar las estrellas?

D.PIO:No, y tampoco quiero una manta, ni una caña de pescar ni una biblia, ni tus insinuaciones.

LA CONTRABANDISTA:Tengo una lata de sardinas.

D.PIO:Hombre, por fin algo decente.

LA CONTRABANDISTA:Podemos tender la manta, mirar estrellas, comer sardinas y leer la biblia.

D.PIO:Se donde quieres llegar.

LA CONTRABANDISTA: Tú y yo tendidos en la manta, comiendo sardinas, no se, me parece todo tan a la altura de tu personalidad.

D.PIO:¡Qué no! Que te conozco hace años y lo que quieres es venderme cualquier cosa.

LA CONTRABANDISTA:Una estafa.

D.PIO: Si, una estafa.

LA CONTRABANDISTA: Está bien, pero recuerda cuando estés viejo y solo que aquí hubo alguien que te esperó con devoción, como se espera a un santo, como se espera... te ofrezco todo a veinte pesetas.

D.PIO: No.

LA CONTRABANDISTA: Bueno, en diecinueve.

D.PIO: No.

LA CONTRABANDISTA:No te la pierdas, es una ganga

D.PIO:Ni una ganga, ni una burundanga, no la quiero.

LA CONTRABANDISTA:Pero me cago en diez, Pio, te traigo mercadería de primera y tu ni puto caso.

D.PIO: Así te cagues en veinte no te compro.

LA CONTRABANDISTA:Bien... no se hable más, tu por tu camino y yo por el mio (Saca una radio).

D.PIO:(Después de una pausa, mirando la radio con curiosidad) Esteeee...

LA CONTRABANDISTA: (Silencio)

D.PIO:¿Cómo funciona?

LA CONTRABANDISTA:(Silencio, en la radio suena una vieja canción vasca)

D.PIO:Esa canción la cantaba mi madre...afilar, afilar, afilar...

LA CONTRABANDISTA:(Baja el volumen de la radio)¿Dijo algo?

D.PIO: No ...no.

LA CONTRABANDISTA: ¡Ah!

D.PIO:Déjame escuchar.

LA CONTRABANDISTA:No.(baja otro poco el volumen)

D.PIO:Por favor...

LA CONTRABANDISTA:No.(Baja el volumen hasta casi no escucharse)

D.PIO: Déjame...

LA CONTRABANDISTA: No, porque el señorito cree que lo puedo:”estafar”.

D.PIO:(Haciéndose el enfadado) Está bien, ni maldita la falta que hace tener un aparato como ese.

(Pausa larga)

LA CONTRABANDISTA:Este aparato haría que este pueblo deje de ser triste.

D.PIO:¿Qué?

LA CONTRABADISTA:Se puede hablar de un pueblo a otro:”Patxi, por favor tráeme la vaca”, y Patxi la trae.

D.PIO:¿Cuánto cuesta?

LA CONTRABANDISTA:¿Qué?

D.PIO:Nada...

LA CONTRABANDISTA: Con este aparato escucharíamos que sucede en el mundo, bailar boleros y escuchar historias.

D.PIO:¿Que alcance tiene?

LA CONTRABANDISTA:Reunirnos alrededor del aparato, escuchar e imaginar como la gente va de un lugar a otro.

D.PIO:¿Cuanto quieres?

LA CONTRABANDISTA: ¿Qué dijo?

D.PIO: No, nada.

LA CONTRBANDISTA:Escucharíamos a alguien que habla a lo lejos, que canta a lo lejos y así nos sentiríamos menos solos.

DON PIO: (Desesperado)¡¿Cuanto cuesta?!

LA CONTRBANDISTA:(Después de una pausa)Nada.

DON PIO:¿Qué?

LA CONTRBANDISTA:Nada, te la voy a dejar diez días y si te sirve te la quedas y si no te sirve me la devuelves.

DON PIO: Gracias, Mari.

LA CONTRABANDISTA: De nada, Pio.

(D.PIO, queda solo con la radio se la acerca y le trata con infinito cuidado)
7
ESCENA DONDE SIMÓN, EL TONTO DEL PUEBLO, CUENTA SU EXPERINCIA CON EL ESPACIO Y LOS LABERINTOS.
SIMÓN:

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Voz1: Un mar se abría entre la noche y nosotros, entre nosotros y la noche se abría un mar, quiénes somos nosotros bajo esta noche y sobre este mar iconSi tú vinieras a verme esta noche, nosotros cantaríamos (cantar) juntos. Si

Voz1: Un mar se abría entre la noche y nosotros, entre nosotros y la noche se abría un mar, quiénes somos nosotros bajo esta noche y sobre este mar iconLa península de los Apeninos, está al centro del Mar Mediterráneo....

Voz1: Un mar se abría entre la noche y nosotros, entre nosotros y la noche se abría un mar, quiénes somos nosotros bajo esta noche y sobre este mar icon"La muerte, temida como el más horrible de los males, no es, en realidad,...

Voz1: Un mar se abría entre la noche y nosotros, entre nosotros y la noche se abría un mar, quiénes somos nosotros bajo esta noche y sobre este mar iconMuchas de las impresiones que forman este libro, fueron sentidas...
«por aquí salió al otro lado del mundo andrés serváN» Mi madre, mis hermanas, alguna mujer acaso bien querida, podrían venir a ver...

Voz1: Un mar se abría entre la noche y nosotros, entre nosotros y la noche se abría un mar, quiénes somos nosotros bajo esta noche y sobre este mar iconHonduras Forma parte de América Central en su sector septentrional,...

Voz1: Un mar se abría entre la noche y nosotros, entre nosotros y la noche se abría un mar, quiénes somos nosotros bajo esta noche y sobre este mar iconNosotros somos la no-existencia
...

Voz1: Un mar se abría entre la noche y nosotros, entre nosotros y la noche se abría un mar, quiénes somos nosotros bajo esta noche y sobre este mar iconPenínsula que corre de noroeste a sureste. Por el este se encuentra...

Voz1: Un mar se abría entre la noche y nosotros, entre nosotros y la noche se abría un mar, quiénes somos nosotros bajo esta noche y sobre este mar iconMovido por el Mar: el papel del mar en la poesía de Vicente Aleixandre

Voz1: Un mar se abría entre la noche y nosotros, entre nosotros y la noche se abría un mar, quiénes somos nosotros bajo esta noche y sobre este mar iconQuédate un poco más entre nosotros

Voz1: Un mar se abría entre la noche y nosotros, entre nosotros y la noche se abría un mar, quiénes somos nosotros bajo esta noche y sobre este mar iconTan sólo una ilusión
«Michele se me ha adelantado en dejar este extraño mundo. Es algo sin importancia. Para nosotros, físicos convencidos, la distinción...






© 2015
contactos
l.exam-10.com