Traducción de theodor w. Adorno






descargar 394.24 Kb.
títuloTraducción de theodor w. Adorno
página1/13
fecha de publicación21.09.2015
tamaño394.24 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13
Correspondencia
1943-1955
TheodorW. Adorno
Thomas TA ami

Ilustración 1

Traducción de THEODOR W. ADORNO
NIcoLÁs GELORMINI THOMAS MANN
CORRESPONDENCIA
1943-1955


CORRESPONDENCIA 1943-1955


Estimado Dr. Adorno:
Muchas gracias otra vez por la generosa velada de ayer.1 Y aquí, para que no se pierda, le devuelvo el artículo.2 Una lectura estimulante y de mucha importancia para Kretzschmar, quien, demasiado inmerso en la historia de la música, se había quedado en la “personalidad absolutizada”,3 cuando él debía ser el hombre que llegara a la idea de que cuando se encuentran la muerte y la grandeza surge un objetivismo (con tendencia a la convención) en el cual lo imperioso subjetivo se transforma en lo mítico. ¡No se asombre si Kretzschmar incorpora tales expresiones a su locuacidad!4 En este caso no me asustaré si debo recurrir a un montaje,5 aunque nunca lo haya hecho. Todo lo que forma parte de mi libro debe ser puesto en él y será asimilado por éste.
También quería pedirle que me escribiera en notación bien sim- pie el tema con variaciones de la “Arietta”6 e indicara las notas que en las últimas repeticiones se agregan de modo tan alentador, humanizante.
¿No era también en ese movimiento que la melodía consistía más en acordes que en la repetición e invariabilidad de armónicos? 7*Cuál era la nota que se repetía cuatro veces mientras cambiaban los acordes?
* La pregunta está traducida literalmente. Sin embargo, “la repetición e invariabilidad de armónicos” no tiene una representación musical evidente. [N. del E.]
THEODOR W. ADORNO - THOMAS MANN

Necesito intimidad musical y detalles característicos y sólo a través de un conocedor tan sorprendente como usted puedo conseguirlos.
¡Afectuosos saludos de nosotros para ustedes!

Su

Thomas Mann.

TRANSMISIÓN ORIGINAL: Manuscrito con membrete impreso; Archivo Theodor W Adorno, Fráncfort del Meno. PI: Dichter über ihre Dichtungen (DüD), p. 15.
1. la generosa velada de ayer: Thomas Mann yTheodor W. Adorno se conocieron probablemente en 1942 o 1943 en casa de Max Horkheimer (1895-1973) y su esposa, la señora Maidon (1887-1969), quienes luego de su traslado a California vivían en el mismo barrio que el matrimonio Mann. Un primer registro de la relación se puede leer en una carta de Adorno a sus padres del 20 de mayo de 1943: “Hoy a la noche en casa de Max con algunos personajes ilustres, entre ellos Thomas Mann junto con su dulce consorte”. A un lazo más cercano se llegó, según parece, recién después de comenzado el trabajo en Doctor Faustus, en el verano de 1943. A comienzos de julio —Thomas Mann trabajaba en el cuarto capítulo de la novela—, Adorno le hizo llegar al escritor el libro de Julius Bahle Eingebung und Tat im musikalischen Schaffen (Leipzig, 1939), que se convertiría en una de las fuentes utilizadas por Thomas Mann en la novela. Para el estrecho trabajo conjunto que tuvo lugar posteriormente fue decisiva la primera parte de Filosofla de la nueva música, que Thomas Mann recibió en copia manuscrita (versión mecanografiada en el Archivo Thomas Mann) el 21 de julio y leyó de inmediato. En el diario del 26 de julio se lee: “Finalicé la lectura del escrito de Adorno. Momentos de conjeturar la manera como se puede presentar a Adrian”. Tras la conçlusión del capítulo octavo, en el cual Adrian Leverkühn escucha las dos primeras conferencias de Wendell Kretzschmar (sobre la última sonata para piano de Beethoven op. 111 y sobre Beethoven y la fuga) se produjo la “Invitación al Dr. Adorno, a quien deseo leerle el capítulo VIII” (Tagebücher 1940-1945, p. 629). El 27 de septiembre, Thomas Mann le lee a Adorno el capítulo y tiene en cuenta sus objeciones al momento de modificarlo; el 4 de octubre se encuentran en casa de los Adorno para cenar. Thomas Mann anota en su diario: “71/4 cena en casa de los Adorno. Después del café di a conocer las 3 páginas de la interpolación sobre piano / Ejecución de Beethoven, Sonata op. 111./ Paralelos en op. 31, 2. Pieza ligera de piano para Adrian. / Mucho sobre música.” (Ibid., p. 634). La recIaboración del capítulo ocupó a Thomas Mann hasta el final del año; también el artículo mencionado en la carta, “El estilo de madurez en Beethoven”, encuentra aplicación. El 5 de enero de 1944, una nueva invitación a una velada en casa de los Mann: “Luego, opus 111 consignado el nombre del ejecutante” (Tagebücher 1944-

Kretzschmar escande el motivo extraído del segundo movimiento del op. 111 —un primer agradecimiento a Adorno por sus consejos— no sólo con “Himmclsblau” o “Lie-besleid” sino también con Wiesengrund».* Después de un encuentro en casa de Berthold (1885-1953) y SalkaViertel (1889-1978) el 3 de enero, en el cual se habló “de la problemática musical de la novela” —Adorno le indica a Thomas Mann el libro de Willi Reich sobre Alban Berg (Viena, 1937) en el que ¿1 había colaborado con varios artículos y que se convirtió en una de las fuentes más importantes de la novela—, termina esta primera fase de trabajo conjunto. No obstante, el diario de Thomas Mann registra varios encuentros más. Los trabajos de Adorno sobre Alban Berg, Wagner y Kierkegaard, su Minima mora/ja en etapa de gestación y, de manera recurrente, la parte de Schónberg de Filosofla de la nueva música acompañan el trabajo en la novela y constituyen el fundamento de la colaboración que se iniciará en el invierno de 1945-1946, continuará hasta la finalización de la novela (véase la carta 5) y se convertirá en un motivo esencial de la correspondencia.
2. el artículo: cf. Theodor W. Adorno, “Sptstil Beethovens”, en Der Aufiakt, núm.
5/6, año 17, 1937; ahoratambién en GesammelteSchrzfien (GS), 17, pp. 13-17 [trad. esp.: “El estilo de madurez en Beethoven”, en Reacción y progreso, Barcelona, Tusquets, 1984, pp. 21-25).
3. la “personalidad absolutizada’ es probable que Thomas Mann se refiera al artículo de Adorno “El estilo de madurez en Beethoven”, en el que se dice: “La madurez de las obras tardías de artistas importantes no se asemeja a la de los frutos. Por lo general, aquéllas no aparecen tersas sino llenas de surcos, casi hendidas; E.. .1 falta en ellas aquella armonía que la estática clasicista acostumbra a reclamar de la obra de arte y muestran antes la huella de la historia que la del desarrollo. La opinión corriente intenta darnos una explicación, fundada en el hecho de tratarse del producto de una subjetividad, o mejor, ‘personalidad’, afirmada sin reservas, que en busca de una expresividad rompe voluntariamente la tersura de la forma, hace evolucionar la armonía hacia la disonancia del sufrimiento, cediendo el encanto sensorial ante la autosuficiencia del espíritu independiente. Por ello suele relegarse toda obra tardía a la frontera misma del arte y acercarse a la categoría de documento; en efecto, difícilmente faltan en cualquier discusión acerca del postrero estilo de Beethoven referencias a su biografía y su destino” (GS, 17, p. 13 [trad. esp.: Reacción y progreso, op. cit., p. 21]).
4. su locuacidad: las conferencias de Wendell Kretzschmar en el capítulo octavo del Doctor Faustus, especialmente las observaciones de Kretzschmar sobre “Beethovens

“Wiesengrund” era el primer apellido de Adorno. [N. del T.]

12 THEODOR W. ADORNO - THOMAS MANN
Zustand um das Jahr 1820” (véase Doktor Faustus, en Gesammelte Werke (GW’9, VI, pp. 71-74).
5. un montaje: cf. carta 5.
6. el tema con variaciones de la 4rietta’ el 6 de octubre, Adorno le envió a Thomas Mann una copia manuscrita realizada por él del tema de la ‘Arietta”, del segundo movimiento del op. 111. La copia, provista también de las explicaciones solicitadas por Thomas Mann, se conserva en el Archivo Thomas Mann (véase apéndice, pp. 160 y 161).
7. ¿No era también en ese movimiento [...] de armónicos?: probablemente Thomas Mann piensa en la múltiple repetición del re al comienzo de la segunda frase del op. 111; sin embargo, también es posible que se trate aquí de la exposición de la primera frase de la Sonata op. 31, 2, que Adorno también tocó en aquella velada.

2 THOMAs MANN A THEODOR W. Acoiu’io
PAcIFIc PALISADES, 27 DE SEPTIEMBRE DE 1944
THE LIBRARY OF CONGRESS WASHINGTON
THE CONSULTANT IN GERMANIC LITERATURE
Pacif. Palisades 27.IX.44
Estimado Dr. Adorno:
Me han enviado esta conferencia del Dr. Albersheim’ que he leído con reflexiva distancia. Despertó un fuerte interés en el congreso de música y, se dice, le valdrá al autor una cátedra de musicología. Usted comprenderá que su opinión sobre el tema —y no me refiero a la cátedra— me interesa de modo particular.
El estudio de su trabajo sobre Wagner2 está más adelantado que el de los Fragmente.3 Hasta ahora me ha fascinado sobre todo la sección acerca de lo fantasmagórico, la “apariencia” y la “disminución”.4 Lohengrin como diminuto príncipe de los elfos5 (con la trompeta en pianissimo en representación del cuerno) es admirable.
Su
Thomas Mann.
TNsMJsIÓN ORIGINAL: manuscrito con membrete impreso; Archivo Theodor W. Adorno, Fráncfort del Meno. Edición parcial: DÜD, p. 29.
1. la confirencia del Dr. Albersheim: Thomas Mann había recibido el envío de la conferencia “Contemporary music in the light of the history of musical art” del pianista y musicólogo vienés Gerhard Albersheim (1902-1996) a través de Alfred Neummann (1895-1952). Albersheim, que había emigrado en 1939, enseñaba desde 1940 en la Universidad de California del Sur; había dado esa conferencia allí, en el Instiruto de Música Contemporánea, el 15 de septiembre. Sobre el “congreso de música” no hay otra información. El ejemplar de la conferencia se halla entre los materiales de Thomas Mann para Doctor Faustus en el Archivo Thomas Mann, Zúrich.
13

14 THEODOR W. ADORNO - THOMAS MANN
2. su trabajo sobre Wagner: cuatro capítulos del libro, el primero, el sexto y los dos últimos, habían aparecido en 1939 bajo el título “Fragmente über Wagner” en la Zeitschrififtr Sozialforschung (.fS) (cf. ZJS, 8 [1939/40), pp. 1-49, [núm. 1/21); la primera edición de Versuch über Wagner, escrito en 1937-1938 en Londres y Nueva York, apareció recién en 1952 (cf. ahora GS, 13, pp. 7-148).
3. los Fragmente: cf. Max Horkheimer y Theodor W. Adorno, Philosophische Fragmente, Nueva York, Institute of Social Research, 1944; se trata de una primera edición de la Dialéctica de la Ilustración en forma de tomo mimeografiado; la primera edición en forma de libro apareció en 1947 en la editorial Querido de Amsterdam; cf. ahora GS, 3, pp. 7-296 [trad. esp.: Dialéctica de la Ilustración, Madrid, Trotta, 1998].
4. la sección acerca de lo fantasmagó rico, la “apariencía”y la “disminución’ al comienzo del capítulo sexto que lleva por título “Fanrasmagoríe” (cf. GS, 13, pp. 82 yss.).
5. Lohengrin como diminuto príncipe de/os elfos: “La técnica de la disminución de la masa sonora mediante la ausencia de bajos transmite también a otro pasaje en Lohengrin un carácter fantasmagórico, una escena que, de manera menos evidente que en TannhIuser, determina toda la obra. Se trata de la visión de Elsa, en la cual ella atrae en sueños al caballero y, de alguna manera, con él a todo el argumento. Su descripción del caballero semeja la imagen de Oberon: el Lohengrin presente en su interior es un diminuto príncipe de los elfos. ‘Bajo el brillo de sus relucientes armas, un caballero entonces se acercó, de tan virtuosa pureza nunca vi a ninguno:
un cuerno dorado en la cintura, apoyado sobre la espada, así apareció ante mí de repente el valioso héroe.’ Y cuando se presentan bajos, son asignados a instrumentos sin peso, a los clarinetes bajos y las arpas. El sonido del clarinete bajo, de especial transparencia, no es llevado más allá de mi bemol 3 (do central = do 4). En representación del cuerno del texto se introduce en la música, como disminución, la trompeta en pianissimo” (ibid., p. 83).

Pacif. Palisades, 13. Dic. 44
Aquí está la carta que en este mismo momento sale para el rector KleinSmit;’ espero haberlo hecho bien. Considero posible que sobre esta cuestión él busque incluso un contacto personal conmigo. Sea como fuere, también realizará averiguaciones en los círculos musicales.
Todavía debo darle las gracias por “Spengler-TodaY’2 un trabajo inteligente, lúcido, como todo lo suyo. Quizás la parodia de Nietzsche, a menudo tan estúpida, y el romanticismo infantil habrían merecido que se los ridiculizara todavía más. Pero la crítica que usted hace es justa. Uno recuerda todo, lo cautivante y lo repulsivo; lo que en un primer momento triunfa tradicionalmente, Goethe, Schopenhauer pero también al malvado profesor superior.
Su atento
TRANSMISIÓN ORIGINAL: manuscrito con membrete impreso; Archivo Theodor W. Adorno, Fráncfort del Meno.
1. la carta [.. .1 para el rector KleinSmit: Adorno le había pedido a Thomas Mann una carta de recomendación para Eduard Steuermann (véanse las notas a la carta núm. 11), después de que se conociera que la Universidad de California del Sur proyectaba una ampliación de su musical department Y Sreuermann podía abrigar esperanzas de recibir allí un cargo docente. Thomas Mann le escribió el 13 de diciembre a Rufus Bernard von KleinSmid (1875-1964), quien fue rector de esa uni

16 THEODOR W. ADORNO - THOMAS MANN
versidad entre los años 1921 y 1947. “Dear Mr. President: [aparte] You can hardly believe how interested 1, as an oid music lover, was in the news of the intended considerable enlargement of the musical department of your universit This is a change of great importance for the cultural and especiaily the musical life of this coast. That such plans can be conceived and executed during a great war, demanding ah the energies of the nation, isa proof of the vitality of this country of which am now a citizen. [aparte] Please rake it as a sign of my deep interest if 1 want to direct your artention to a man who, in my opinion, would be a real asset ro the newly enlarged insritute. 1 am speaking of the pianist Eduard Steuermann, a musician of the first order, who combines an extraordinary productive md reproductive gift with a decided md proven pedagogicai talent. His great ability md especially his educarional prowess, were early recognized in Europe, an he was offered a professorship at the Vienna Academy which, however, he refused in order to go to America. [aparte] A pupil of Busoni md later of Arnoid Schoenbçrg, Steuerrnann belongs ro a modern and ever radically modern generation and schooi of musicians. Perhaps in music, more than in any other art, radical progressiveness may be combíned with the most devoted and faithful ioyaity to the oid and ciassical tradition, in the same way, Steuermann is an artist of the profoundest and most thorough ciassical education, and as a teacher makes this also a prerequisite for any progressive venture. He is known as the editor of the best edition of Brahms’ piano pieces, with which he was cornmissioned by the Universal Edition. He is not only one of the best known interpteters of modcrn rnusic, but also of Beethoven and Brahms piano compositions. [aparte] 1 am teiling you ah this, dear Mt. President, because 1 know that, although in Europe this artist would have an assured and brilhiant career ahead of him, Steuermann is flor the man to push md cleverly recommend himself. 1 hardly believe that he wiil approach you on his own vohition in order to appiy for a position with your future institute. And this is the reason why 1 give you ah these data which you can easily verify md complete through an inquiry in musical circies. 1 would not have written ro you if 1 did not believe to be serving the universiry as well as a great artist wirh these unes.” Steuermann, que vivía desde 1937 en Nue [Estimado señor Rector: [aparte] Apenas puedo expresarle cuánto me interesó, como viejo amante de la música, la noticia de la proyectada considerable ampliación del departamento de música de su universidad. Éste es un cambio de gran importancia para la vida cultural y especialmente musical de esta costa. Que tales planes puedan ser concebidos y ejecutados durante una gran guerra, que requiere todas las energías de la nación, es una prueba de la vitalidad de este país, del cual ahora soy ciudadano. [aparte] Por favor tome como signo de mi profundo interés el que quiera dirigir su atención a un hombre que, en mi opinión, sería un verdadero aporte para el nuevo instituto ampliado. Me refiero al pianista Eduard Steuermann, un músico de primer orden, que combina un don productivo y reproductivo

v York y cuya hermana Salka Viertel había hecho de su casa en Santa Mónica un centro de reunión de los emigrantes, no se trasladó a California.
2. “Spengler-Today’ el texto de Adorno, redactado como conferencia ya en 1938, había aparecido en 1941 en el núm. 2 del año 9 de la Zeitschrrftftr Sozialforschung (pp. 305-325), que se llamaba desde el desencadenamiento de la guerra Studies in Philosophy and Social Science; cf. ahora “Spengler nach dem Untergang”, en GS, 10.1, pp. 47-71; acerca de los pasajes resaltados de manera especial por Thomas Mann, cf, principalmente pp. 52 y ss., 62 y SS. y 69 [trad. esp.: “Spengler tras el ocaso”, en Prismas. La crítica de la cultura y la sociedad, Barcelona, Ariel, 1972, pp. 47-72].
con un decidido y probado talento pedagógico. Su gran habilidad, y especialmente su enorme capacidad educativa, fueron tempranamente reconocidas en Europa y se le ofreció en la Academia de Viena un cargo de profesot, que, sin embargo, rechazó para venir a Estados Unidos. Alumno de Busoni, y luego de Arnold Schoenberg, Sreuermann pertenece a una generación y una escuela de músicos modernos y hasta diría radicalmente modernos. Quizás en la música más que en cualquier otro arre, el progresismo radical puede ser combinado con la más devota y fiel lealtad a la tradición antigua y clásica, y del mismo modo, Steuermann es un artista de la más profunda y completa educación clásica, y como maestro hace de esto también un requisito para cualquier empresa de avanzada. Es conocido como el editor de la mejor edición de las piezas para piano de Brahms, que le fue encargada por Universal Edition. No sólo es uno de los mejores intérpretes de música moderna, sino también de las composiciones para piano de Beethoven y Brahms. [aparte] Le menciono todo esto, estimado Rector, porque sé que, aunque en Europa este artista tendría frente a él una cartera segura y brillante, Steuermann no es el hombre que se haría propaganda o recomendaría a sí mismo. Creo difícil que se acerque a usted por su propia voluntad para solicitar un puesto en su futuro instituto y es ésta la razón por la cual le doy toda esta información, que usted puede fácilmente verificar y completar en los círculos musicales. No le habría escrito si no creyera estar sirviendo con estas líneas a la universidad tanto como a un gran artista.]

THEODOR W ADORNO A THOMAS MANN
Los ÁNGELES, 3 DE JUNIO DE 1945
3. Junio 1945
Admirado y estimado Doctor Mann:
Es un profundo honor para mí desearle a usted toda la dicha y todo lo mejor en sus setenta años.’ La fecha se ha presentado con tanto sigilo ylo ha encontrado a usted tan ensimismado en el trabajo continuo y la producción reconcentrada que a uno le resulta difícil creer en el número de años y siente pudor de mencionarlo: como si el buen augurio, que introduce una cesura, fuera una impertinente intromisión en el proceso de una experiencia intelectuai que precisamente consiste en no tolerar nada ajeno a ella, nada impuesto desde fuera, y en expresar lo humano justo a través de la mémoire involontaire.2 No obstante, usted disculpará que el observador haga lo que la callada perseverancia de su obra se prohíbe con la mayor severidad, un alto para darle las gracias a usted con la esperanza de que aquella cesura permanezca tan inadvertida para usted mismo, en todos los aspectos, como el solemne septuagésimo cumpleaños se le figura a quien entiende un poco de sus escritos un recurso artificial sutil, tímido e irónico. ¿Quién, se podría preguntar, sino usted, que ha utilizado toda la madurez y responsabilidad, permaneció fiel a la utopía juvenil, al sueño de un mundo no desfigurado por los fines? ¿No es su obra entera un único entrecruzamiento de lo temprano con lo tardío, una única negacion determinada de la vida normal, común, situada entre ambos? ¿No es el septuagésimo cumpleaños el verdadero contrapunto de la velada de ópera de Hanno?3 Mi agradecimiento personal yo no lo sabría expresar mejor que diciendo que el sonido de sus frases y la forma de sus figuras se depositaron de tal manera en el fundamento de aquel tiempo en que yo dejaba de ser un niño, que no

edría separarlos de las amistades y el enamoramiento de aquellos
- un pedazo de existencia anterior a cualquier arte, y precisamen1 ulla primera experiencia de éste. Tal cercanía espiritual-biológi es ci polo contrario de aquello otro con que usted me conmovió hondamente. Cuando lo encontré a usted aquí en la remota costa oesF ce tuve la sensación de estar, por primera y única vez, en persona fren t a la tradición alemana de la cual he recibido todo: incluso la capacidad de resistir a esa tradición. El sentimiento y la felicidad que eso brindadaba —los teólogos hablarían de bendición— nunca me abandonarán. En el verano de 1921, en Kampen,4 realicé, sin que lo notara, un largo paseo detrás de usted mientras me imaginaba cómo sería si me hubiera dirigido la palabra. El hecho de que veinte años más tarde usted de verdad hablara conmigo es un fragmento de utopía realizada tal como puede ser otorgado apenas una vez.
En realidad yo quería honrar la cesura con algunas cancioncillas nuevas, 5 pero mi pobre, atormentada cabeza no me lo permitió. Espero poder compensarlo. De todos modos, mucho más me importa que la tristeza por el horroroso estado del mundo no empañe en usted la alegría de concluir el Leverkühn, que espero con oídos impacientes.
Con la más afectuosa admiración
Su T. W. Adorno
TNsM1s1ÓN ORiGINAL: manuscrito; Archivo Thomas Mann, Zórich. Copia mecanografiada: Frankfisrter Adorno Bliitter, editado por el Archivo Theodor W Adorno, Múnich, 1992, pp. 28 y ss.
1. sus setenta años: Thomas Mann cumplió años el 6 de junio de 1945 en Nueva York.
2. mémoire involontaire: concepto que aparece en la obra de Marcel Proust (1871-
1922), influido por Henri Bergson (1859-1941).
3. la velada de ópera de Hanno: con seguridad es la representación de Fidelio en el octavo capítulo de la octava parte y no la representación de Lohengrin en el segundo capítulo de la undécima parte, que es la primera velada de ópera de Hanno.

4. En el verano de 1921, en Kampen: durante su viaje de verano realizado entre el 7 de agosto ye! 13 de septiembre, Thomas Mann estuvo desde el 23 hasta el 31 de agosto en Sylt. Sobre la estadía de Adorno en Kampen, que está documentada para fines de agosto y/o principios de septiembre, no se ha conservado ningún registro.
5. algunas cancioncillas nuevas: después de las cuatro George-Liedern op. 7 de 1944, Adorno no compuso ninguna canción más.

THOMAS MANN A THEODOR W. ADORNO
PAcIFIc PALISADES, 30-3 1 DE DICIEMBRE DE 1945
7HOMAS MANN 1550 SAN REMO DRIVE
PACIFIC PALISADES, CALIFORNIA
30. Dic. 1945
Estimado Dr. Adorno:
Quisiera escribirle una carta sobre el manuscrito que le dejé hace poco’ y que probablemente ya estará a punto de leer. No tengo la senpación de que al hacerlo esté interrumpiendo mi trabajo.
Saber que la extravagante, quizás imposible composición (tal como se presenta hasta ahora) está entre sus manos en cierto modo me inquieta; pues en momentos de cansancio, cada vez más frecuentes, me pregunto si no haría mejor en abandonarla, y depende un poco de la cara que usted ponga el hecho de que yo persevere en ella.
Y principalmente necesito una respuesta justificada sobre el principio del montaje, que es característico de todo el libro y quizás de una manera bastante chocante... por completo confesada, para nada encubierta. Esto volvió a llamar mi atención, de modo un tanto divertido y otro tanto inquietante, hace poco, cuando yo tenía que caracterizar una crisis en la enfermedad del protagonista e incluí en el libro literal y detalladamente los síntomas de Nietzsche tal como aparecen en sus cartas,2 también los menúes prescriptos, etc., y por así decirlo, los pegué, de manera reconocible para cualquiera. También utilicé, con forma de montaje, el motivo de la admiradora y amada que permanece invisible, evitada en la carne, nunca encontrada, la señora Von Meck de Tschaikowsky.3 Condicionado históricamente y conocido como es, lo pego y dejo que los márgenes se borren, dejo que se sumerja en la composición como un tema mítico-fugitivo, que pertenece a cualquiera. (Esa relación es para Leverkühn un medio de eludir la prohibición de amar, el mandamiento de frialdad por parte del diablo.)
21

Otro ejemplo. Hacia el final del libro utilizo abiertamente y a manera de cita el tema de los sonetos de Shakespeare:4 el triángulo en que el amigo envía al amigo a ver a su amada para que le haga propaganda... y éste “hace propaganda para sí mismo”. Seguro, yo lo transformo un poco: al entregarlo a unos celos asesinos (mes Rodde) por medio del lazo con aquella mujer, Adrian mata al amigo, a quien quiere. Pero eso cambia poco el desvergonzado carácter de robo que tiene la nueva toma de posesión.
La invocación de la sentencia de Molire “Je prends mon bien oü je le trouve”5 no me parece suficiente para disculpar este proceder. Se podría hablar de una tendencia senil a ver la vida como producto cultural y bajo la forma de míticos cuchés que uno, con majestad esclerótica, prefiere a la invención “autónoma”. Pero bien sé que ya tempranamente me ejercité en una especie de plagio superior: por ejemplo, en el caso del tifus de Hanno Buddenbrook, para cuya descripción reproduje sin reparos el artículo correspondiente de una enciclopedia,6 por así decirlo, “lo puse en versos”. Se ha convertido en un capítulo famoso. Pero su logro consiste sólo en cierta espiritualización de lo apropiado mecánicamente (y en el truco de la comunicación indirecta de la muerte de Hanno).
Más difícil, por no decir más escandaloso, es el caso cuando, en la apropiación, se trata de materiales que ya son espíritu en sí mismos, y por tanto, de un verdadero préstamo literario, realizado con un gesto como si lo atrapado fuera suficientemente bueno para servir a las propias ideas creadoras. Con razón supone usted que aquí tengo en mente las atrevidas —y ojalá no además torpes por completo— manotadas a determinadas partes de sus escritos músico-filosóficos, 7 manotadas que requieren una disculpa, sobre todo porque el lector por de pronto no podrá identificarlas y, en favor de la ilusión, no habrá una adecuada posibilidad de remitirlo a ellas. (Nota al pie: “Esto proviene de la pradera [Wiesengrund) de Adorno”. Eso no es viable.) Es curioso: mi relación con la música tiene cierta fama, siempre he podido hacer música literaria, siempre me he sentido un poco músico, he transferido la técnica del tejido mu-
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Traducción de theodor w. Adorno iconAdorno, Theodor Epistemologia y ciencias Sociales

Traducción de theodor w. Adorno iconTheodor Adorno Televisión y cultura de masas

Traducción de theodor w. Adorno iconTeodor Wiesengrud Adorno

Traducción de theodor w. Adorno iconInterpretación y traducción. Comentario a “Teorías del significado...

Traducción de theodor w. Adorno iconDirector: Carl Theodor Dreyer

Traducción de theodor w. Adorno iconGuía de Lectura. Theodor Storm

Traducción de theodor w. Adorno iconTaller de “la acción plausible”. Impartido por Theodor Smeu

Traducción de theodor w. Adorno iconTaller de “la acción plausible”. Impartido por Theodor Smeu

Traducción de theodor w. Adorno iconPrólogo del autor a la edición española
«Der Mensch vor Gott», Festschrift für Theodor Steinbüchel, pág. 365 y ss.) y Por qué creo en Cristo («Hochland», año 41, fase. 5,...

Traducción de theodor w. Adorno icon1. ¿Quién es Rafael Adorno?
«hacer efectivo el goce de tan precioso derecho [y] desterrar […] las medidas opresivas» en materia de política económica, decidieron...






© 2015
contactos
l.exam-10.com