El comentario de textos literarios (I). Los textos líricos






descargar 61.18 Kb.
títuloEl comentario de textos literarios (I). Los textos líricos
página1/3
fecha de publicación05.09.2015
tamaño61.18 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
  1   2   3
EL COMENTARIO DE TEXTOS LITERARIOS (I). LOS TEXTOS LÍRICOS

Comentar un texto es explicar argumentadamente lo que dice ese texto (contenido), cómo lo dice (forma) y por qué lo dice (relación con los rasgos característicos del autor y la época). Un comentario nos permite, pues, estudiar en profundidad un texto, captando su sentido, analizarlo críticamente, tomando conciencia del íntimo entrelazamiento de la forma y el contenido, y entenderlo adecuadamente en el contexto de la producción de su autor, del género y movimiento literario al que pertenece y de la época en que se sitúa.

En la realización de un comentario de texto literario, existen dos fases previas que preparan la explicación misma: la lectura comprensiva y la documentación.

> Una adecuada lectura comprensiva no sólo nos permitirá determinar el género literario (lírica, dramática...), la variedad de discurso (narración, descripción...) y el tono dominante (trágico, irónico, patético...), sino también realizar un apropiado resumen, formular con precisión el tema y captar las diversas ideas particulares relacionadas con el tema que constituyen el contenido del texto (punto de partida para la elaboración de la estructura).

> La documentación consiste en la búsqueda de información que sea de utilidad para interpretar apropiadamente el texto: obra en la que se incluye, características del autor, movimiento artístico y época correspondientes; todo ello ayudará a hacer del comentario un trabajo riguroso.

Una vez realizadas la lectura comprensiva y la documentación, tiene lugar el estudio del contenido y de la forma del texto, esto es, el análisis minucioso del significado, de la estructura y del estilo, lo cual exige lo siguiente:

> Volver a leer el texto cuantas veces sea preciso para asegurarse de que se entienden todas las ideas.

> Tener presente la información teórica recogida: es muy importante saber relacionar los rasgos formales y de contenido del texto con las características de las obras del autor y del movimiento artístico y la época a la que pertenece.

> Tomar en consideración el género literario del texto, ya que determinará no sólo los rasgos formales y de contenido, sino también los elementos estructurales: por ejemplo, se tendrá que analizar la métrica del poema, la acción o el narrador en un texto narrativo, las acotaciones o el conflicto entre los personajes en un fragmento dramático, etc.

> Explicar la estrecha relación entre la forma del texto y su contenido, esto es, justificar cada rasgo formal como una exigencia del contenido que el autor quiere expresar. No hay que olvidar que forma y contenido son inseparables: el significado de lo que un texto nos ofrece viene determinado por el modo como es expresado. Un comentario de texto no es una simple enumeración de las ideas que observamos en él, ni una lista de los recursos estilísticos que aparecen: hay que preguntarse por qué el autor expresa una determinada idea de una manera y no de otra, qué efectos tiene en el lector que lo haga así, por qué utiliza tal adjetivo, por qué emplea tal imagen...; el tema del texto está presente de algún modo en sus rasgos formales.

Por otro lado, la explicación del texto ha de tomar forma a partir de un guión o esquema, de manera que el comentario sea completo, claro, ordenado y coherente. Por eso, conviene que distingamos con claridad, como en cualquier trabajo académico, tres grandes partes: una introducción, el desarrollo y una conclusión.

> La introducción ha de servir para localizar y contextualizar el texto.

El desarrollo constituye el estudio detallado del texto, el cual ha de comprender: a) un análisis del contenido, con la elaboración de un resumen y la formulación del tema fundamental; b) un análisis de la estructura externa, de la interna y de los elementos estructurales propios del género; c) un análisis del lenguaje literario (estilo y recursos fonológicos, morfosintácticos y semánticos) partiendo del contenido.

> La conclusión constituye una valoración final que ofrece una visión de conjunto del texto, explicando su relación con la obra, con la trayectoria literaria del autor y con el movimiento y la época en que se sitúa.

Estas tres grandes partes han de recogerse en cualquier comentario literario; ahora bien, para desarrollar el guión en detalle, es preciso atender a las particularidades del género literario del texto.

Finalmente, es importante tener presente que el comentario debe ser personal, dictado por los gustos y la sensibilidad de cada lector, y adecuado al texto que se va a analizar, el cual puede exigir un enfoque determinado y requerir el estudio de unos aspectos concretos: en definitiva, es el texto el que reclama su propio comentario. (En este sentido, proponer un modelo de comentario con un guión definido presenta claras limitaciones que sólo se justifican por necesidades únicas de orientación para elaborar este tipo de trabajos)

COMENTARIO DE TEXTO LÍRICO

1. Introducción.-

1. 1. Localización

Se debe comenzar precisando el género mayor (oda, himno, elegía...) o menor (epigrama, madrigal, letrilla...) en que se clasifica el poema r la obra de la que se ha extraído, con su fecha, y el autor. No se tiene que entrar en ningún tipo de análisis: la métrica se estudiará en la estructura y el significado del poema en relación con la obra y la producción del autor se dejará para la conclusión.

1.2. Contextualización

Simplemente hay que mencionar la época histórica y el movimiento literario en que se sitúa la obra: tampoco se incluye aquí ninguna explicación sobre la relación entre el texto, el autor, el movimiento o escuela y la época a la que pertenece.

Como se ve, dentro del esquema de comentario que se presenta, la introducción tiene la función de presentar el texto localizándolo con precisión; ahora bien, en otros modelos puede ser conveniente para la coherencia del análisis incorporar más información e incluso anticipar la tesis que se va a defender.

2. Estudio de la obra.-

2. 1. Análisis del contenido

2.1.1. Resumen. Reformula el contenido de forma condensada y sintética, de manera que permite valorar en qué medida se ha comprendido el poema. El resumen equivale al argumento o asunto del poema, y ha de ser breve, ordenado, esto es, ajustado a la organización del texto, y completo, pues ha de recoger todas las ideas, reflexiones o sentimientos expresados en el poema, pero sin resultar una serie de frases sueltas sin conexión entre sí. En el resumen no debe aparecer nada que no esté en el texto: las valoraciones, comentarios, relaciones o analogías que nos sugiera han de dejarse de lado en este apartado. Cabe señalar, por último, que en ocasiones es imposible resumir el contenido de un poema lírico debido a su condensación y a la inexistencia de un "argumento" reconocible.

2.1.2. Tema. Se trata de la idea germinal del texto, aquella que le da coherencia global y que pone de manifiesto su unidad y la intención del autor. La formulación del tema se caracteriza por la brevedad, la claridad, la precisión y la generalidad, pues se basa en una abstracción realizada a partir de los elementos concretos y particulares que hemos leído. Veamos, por ejemplo, el siguiente poema de Antonio Machado:

Daba el reloj las doce... y eran doce

golpes de azada en tierra...

. .. ¡Mi hora!  grité ... El silencio

me respondió: No temas;

tú no verás caer la última gota

que en la clepsidra tiembla.
Dormirás muchas horas todavía

sobre la orilla vieja,

y encontrarás una mañana pura

amarrada tu barca a otra ribera.

Al determinar el tema, han de evitarse dos errores: por un lado, la formulación vaga o ambigua que no da idea de la especificidad del poema (no sería correcto hablar de que el tema es La muerte) y, por otro, la enunciación excesivamente prolija (tampoco sería correcta una definición del tema como El poeta oye que el reloj da las doce y piensa en el paso del tiempo, lo que le lleva a temer por su muerte, pero se consuela considerando que no será capaz de percibir el hecho mismo de la muerte y que todavía le queda mucho tiempo de vida; esto sería, más bien, un resumen del argumento). Se ha de recoger la unidad temática, la intención del poeta, que en este caso particular se puede identificar con la idea siguiente: El poeta se consuela ante la angustia de la muerte pensando que no será consciente de esta todavía lejana experiencia.

2.2. Análisis de la estructura

2.2.1. Estructura externa. Analizar la estructura externa de un poema supone analizar su métrica: número de sílabas de los versos, rima, acentos, pausas, estrofas. Asimismo, cuando sea el caso, se comentará su presentación o disposición tipográfica y las partes, estén o no marcadas, en que el poeta lo haya podido dividir.

2.2.2. Estructura interna. Establecer la estructura interna consiste en determinar cómo se distribuyen las ideas en diferentes partes y la relación entre ellas: las distintas partes de un texto están interrelacionadas, ya que todas contribuyen a expresar el tema, del que contienen aspectos diferentes. Hay que evitar dividir el poema en muchos apartados, lo que conduce a perder de vista su unidad: lo normal es que no haya que establecer más de tres partes; incluso es posible que en ocasiones el poema, por su brevedad o simplicidad, no pueda dividirse. Finalmente, no hay que suponer que en los poemas estróficos cada apartado de su estructura siempre coincide con una estrofa (aunque a veces sí ocurra esto): así, es habitual que los sonetos clásicos se estructuren en dos partes (por un lado, los cuartetos y, por otro, los tercetos; o las tres primeras estrofas formando una gran unidad y el último terceto condensando el sentido global), y no en cuatro.

2.3. Análisis del lenguaje literario

Supone el estudio del estilo y de los recursos literarios que se observan en el poema. Lo más importante aquí es realizar dicho estudio partiendo del contenido, pues, como se ha subrayado más arriba, el significado de un texto depende de cómo está escrito, de modo que hay que considerar los rasgos formales como exigencias del contenido que el poeta nos comunica. Por ejemplo, en el poema citado de Antonio Machado, no se debe limitar el análisis a elaborar una lista de recursos o figuras literarias, como hay una metáfora en los dos primeros versos, o aparecen dos adjetivos especificativos al final de los versos penúltimo y antepenúltimo; hay que justificarlos a partir del contenido. Así, es necesario explicar que dicha metáfora consiste en identificar el paso de las horas con el avance inexorable de nuestro camino hacia la muerte, pues los golpes de azada en tierra remiten a la excavación de la tumba; metáfora que, por cierto, es un ejemplo de intertextualidad, al recordamos su utilización por Quevedo, otro gran meditador sobre el tiempo y la muerte, en aquel soneto en cuyo terceto final se lee: Azadas son las horas y el momento / que, a jornal de mi pena y mi cuidado, / cavan en mi vivir mi monumento. Y, análogamente, hay que preguntarse por qué se emplean esos adjetivos especificativos mencionados: vieja incorpora la nota semántica de 'paso del tiempo', decisiva en el poema para que sintamos la vida principalmente como devenir, y se asocie al concepto de muerte; y pura suscita, por sus connotaciones positivas, la idea del carácter liberador de la muerte para el poeta.

3. Conclusión.-

Viene a sintetizar las ideas más importantes del estudio realizado. Al mismo tiempo, en la conclusión hay que enlazar el análisis del comentario con la información teórica recogida: qué características temáticas y formales del poema pueden observarse en el libro del que se ha extraído, qué lugar ocupa en la trayectoria literaria del autor, qué valor tiene dentro del movimiento artístico al que pertenece y qué obras de otros poetas presentan rasgos comunes, qué relación hay entre el contenido del poema y la época histórica en la que se escribió... Siempre hay que evitar tres tipos de errores: realizar una enumeración prolija de todo lo que se ha venido señalando; emitir juicios impresionistas superficiales del tipo "es muy bonito", "me ha gustado rnucho"...; y tomar el texto como excusa para exponer toda la información teórica recogida.
EL COMENTARIO DE TEXTOS LITERARIOS (II). LOS TEXTOS NARRATIVOS

Como guión del comentario de un texto narrativo se sigue el mismo que se ha utilizado en el caso de los textos líricos, aunque, lógicamente, en su desarrollo se han de tener en cuenta los rasgos propios del género literario de la narración. En cualquier caso, conviene recordar las consideraciones realizadas en el Tema anterior sobre las limitaciones de partir de un esquema tan definido válido para cualquier texto y para cualquier persona.

COMENTARIO DE TEXTO NARRATIVO

1. Introducción: localización y contextualización.-

(Ha de realizarse este apartado como en el comentario lírico)

2. Estudio de la obra.-

2. 1. Análisis del contenido

2. 1. 1. Resumen. Como se ha comentado en el Tema anterior, el resumen sintetiza el contenido del texto, expresando brevemente y de manera ordenada lo que se cuenta en él. Véase, por ejemplo, este texto extraído de La Regenta:

Don Fermín contemplaba la ciudad. Era una presa que le disputaban, pero que acabaría de devorar él solo. ¡Qué! ¿También aquel mezquino imperio habían de arrancarle? No, era suyo. Lo había ganado en buena lid. ¿Para qué eran necios? También al Magistral se le subía la altura a la cabeza; también él veía a los vetus5tenses como escarabajos; sus viviendas viejas y negruzcas, aplastadas, las creían los vanidosos ciudadanos palacios y eran madrigueras, cuevas, montones de tierra, labor de topo...

A pesar de la brevedad, puede realizarse de él un resumen  en el que la selección de lo fundamental lleva a omitir que el personaje está contemplando la ciudad y se abstrae la idea de desprecio a partir de lo leído en las últimas cuatro líneas  corno el siguiente: El Magistral se siente el dueño y señor de la ciudad, la cual considera una conquista que algunos tratan de arrebatarle y a cuyos habitantes desprecia.

2.1.2. Tema. Es importante no confundir el tema con lo que es el asunto o argumento hechos o ideas que se suceden). Suele recomendarse el empleo de una frase nominal cuyo núcleo sea un sustantivo abstracto. Por ejemplo, el tema del texto que se acaba de citar de La Regenta se puede formular así: Sentimiento de poder del Magistral sobre la ciudad.

2.2. Análisis de la estructura

2.2.1. Estructura externa. En un texto narrativo el análisis de la estructura externa consiste simplemente en señalar, si los hay, los párrafos u otras marcas utilizadas por el escritor para organizarlo.

2.2.2. Estructura interna. Nunca hemos de limitamos a indicar el número de partes en que se divide el texto: debemos explicar cómo se relacionan entre sí y cómo todas ellas contribuyen a expresar el tema. Así, en el fragmento que viene sirviéndonos de ejemplo, al analizar su estructura interna hay que señalar que se puede dividir en dos partes: la primera, que acaba con el último enunciado interrogativo, nos ofrece los pensamientos del Magistral sobre cómo algunos tratan de quitarle el dominio de la ciudad, de la cual ha sabido él adueñarse y que cree que legítimamente le pertenece; en la segunda, Clarín nos describe uno de los signos de ese poder, el desprecio que siente el Magistral por los vanidosos ciudadanos.
  1   2   3

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

El comentario de textos literarios (I). Los textos líricos iconComentario de textos literarios

El comentario de textos literarios (I). Los textos líricos iconGuía para la realización de las prácticas de comentario de textos literarios

El comentario de textos literarios (I). Los textos líricos iconEl lector alumno y los textos literarios

El comentario de textos literarios (I). Los textos líricos iconS nota egundo año medio diferencia entre textos literarios y no literarios (1)

El comentario de textos literarios (I). Los textos líricos iconLos textos líricos tienen como rasgos comunes la expresión del mundo...

El comentario de textos literarios (I). Los textos líricos iconIntroducción De características muy similares a los textos científicos...

El comentario de textos literarios (I). Los textos líricos iconEl imaginario femenino de la mujer en los siglos XVI-XVII a través de los textos literarios

El comentario de textos literarios (I). Los textos líricos iconModelo de experimentación empleado en la clase de “Introducción a...

El comentario de textos literarios (I). Los textos líricos iconLos textos expositivos. Los textos instructivos. Las recetas de cocina

El comentario de textos literarios (I). Los textos líricos iconSon los modelos básicos de estructuración de los textos literarios....






© 2015
contactos
l.exam-10.com