El poema que será analizado en el presente texto se titula “Poema xx” y fue escrito por Pablo Neruda en 1924. Cabe resaltar, antes de adentrarnos en el profundo






descargar 19.5 Kb.
títuloEl poema que será analizado en el presente texto se titula “Poema xx” y fue escrito por Pablo Neruda en 1924. Cabe resaltar, antes de adentrarnos en el profundo
fecha de publicación31.08.2015
tamaño19.5 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Documentos > Documentos
COMENTARIO DE TEXTO

El poema que será analizado en el presente texto se titula “Poema XX” y fue escrito por Pablo Neruda en 1924. Cabe resaltar, antes de adentrarnos en el profundo análisis de este texto, algunos datos biográficos y contextuales del autor. La juventud de Pablo Neruda, nacido en 1904, fue marcada por la muerte de su madre, acaecida tan solo tres meses después de su nacimiento. Su padre, un ferroviario, se instaló en Temuco. Allí, conoció a Gabriela Mistral e inicio sus primeros estudios. Luego, decidió mudarse a Santiago a los diecisiete años, donde publicó sus primeros poemas en la revista Claridad. Cabe recordar que el poemario “Veinte poemas de amor y una canción desesperada”, del cual “Poema XX” hace parte, es un ejemplar de la primera etapa de la producción artística de Pablo Neruda. Ésta se caracteriza por la transición entre el modernismo, cuya influencia aún se evidencia en el poeta en cuestión, y el vanguardismo. Hay, además, una afinidad por las técnicas del creacionismo (uno de los ismos de la vanguardia) de Vicente Huidobro. Dicho poemario, no sobra decir, tiene como tema principal el amor y sostiene un tono disfórico. Neruda, a través de esta colección de poemas, explora lo que es el amor a través de diferentes perspectivas, una de las cuales observaremos a medida que se analicen los diversos elementos de Poema XX.

En lo que respecta a las consideraciones de contenido, es evidente que la idea principal del poema es expresar el recuerdo de un amor lejano, evocado por la similitud del paisaje, que le sirve de inspiración para escribir un poema. Esto se puede ver en el séptimo, noveno, doceavo y catorceavo verso: cuando se establece que “en noches como ésta la tuve entre mis brazos”, se genera una yuxtaposición del pasado y el presente, cuyo común denominador es la noche. Pero no cualquier noche; es aquella noche donde “el viento gira en el cielo y canta”, donde “tiritan, azules, los astros, a lo lejos”. Son estos elementos naturales, su ensamble equilibrado y perfecto, el que le dan al poeta esa sensación nostálgica de noches pasadas y le permiten ser consciente de su soledad en el presente. De esta idea principal se pueden deducir varios temas, tales como la duda, el amor, la soledad y la nostalgia. El primer y segundo tema se hace evidente en expresiones tales como “Ya no la quiero, pero tal vez la quiero”, “Mi corazón la busca” o “La besé tantas veces de éste cielo infinito”; es recurrente en el poema el retratar aquel sentimiento de amor pasional y ardiente como un recuerdo lejano, una llama apagada de la cual solo quedan cenizas y vestigios de un sentimiento confuso. El tercer temario sale a flote en versos como “La noche está estrellada y ella no está conmigo”, “Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido” u “Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella”. A través de estas palabras, se expresa la pérdida de la amante y de las consecuencias que ello trae. Al verse solo ante aquella noche infinita, el dolor por esa pérdida se intensifica con el hecho de que, sin compañía, es aún más evidente su condición de individuo insignificante ante un universo inmenso. El hablante se hace conciente de su situación, desfallece, cae en la angustia existencial (la cual también emana del envejecimiento y de los estragos del tiempo. El cuarto tema, la nostalgia, se ve en el verso veintiocho, “Es tan corto el amor y tan largo el olvida”, y en el treinta, “mi alma no se contenta con haberla perdido”. Es notable como el poeta duda de sus sentimientos, intenta negar el recuerdo de una emoción que aún vive en el al decir “ya no la quiero” pero, al final, él acepta el elemento nostálgico circunscrito en aquella evocación de un pasado lejano.

Adentrándose más en la composición del texto, es posible distinguir varios bloques temáticos. Tenemos, por ejemplo, la preocupación que se expresa con los estragos del paso del tiempo, como lo estipula los versos “La misma noche que hace blanquear los mismos árboles/ Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos”. Hay un contraste entre la perpetuidad de la naturaleza y la futilidad del hombre: la noche es perenne, no cambia, se sostiene en el tiempo, es indiferente a los acontecimientos de los hombres (como lo es, por ejemplo, el fin de un amorío como el del hablante lírico). El hombre, por otro lado, envejece, muere, se doblega ante la implacabilidad del tiempo. Esto refuerza la angustia existencial que trae a colación el hablante al hablar de soledad y de la insignificancia del hombre, especialmente del hombre solitario. De igual manera, se puede destacar la importancia de la inspiración como bloque temático, a la cual se alude mediante una metáfora en el verso catorce: “El verso cae al alma como pasto al rocío”. Éstos bloques temáticos complementan el enfoque que el texto tiene de los temas globales: como bien se ha establecido anteriormente, la idea del paso del tiempo refuerza el concepto de pequeñez del individuo en soledad. Además, la inspiración también se puede entender como manifestación viva y vehemente de la tristeza nostálgica que surge a partir de los recuerdos. Vemos, pues, que los bloques temáticos del poema están en una relación directa con aquellos temarios que predominan a lo largo del cuerpo del texto.

En cuanto a la estructura externa, el poema se compone de treinta y dos versos divididos en diecisiete estrofas. Todas excepto la primera y tercera estrofa, que se compone de un solo verso, son pareadas. Todos los versos del poema tiene un conteo de catorce sílabas (este número tiene en cuenta las sinalefas, sinéresis y la posición de la acentuación de la última palabra). Se pueden destacar, además, varios elementos que hacen las veces de intensificadores sonoros, dado su efecto a nivel fónico: está presente, por ejemplo, una patrón de rima de naturaleza asonante dada sobre los sonidos de la “i” y de la “o” (“quiso”, “infinito”, “fijos”, etc.) distribuida de manera alterna. Otro aspecto importante es la aliteración que se da a partir del sonido de la s, el cual se ve desde el primer verso: “Puedo escribir los versos más tristes esta noche”. Pero cabe preguntarse, ¿De qué sirve mencionar todos éstos aspectos sin conocer su importancia? Todos estos elementos configuran uno de los componentes más importante y es la musicalidad del poema, la cual se encuentran en relación directa con los temas tratados: la aliteración, por ejemplo, alude al elemento sonoro que hace parte de aquella noche perfecta para recordar. En palabras del mismo poeta, “El viento de la noche gira en el cielo y canta”. Asimismo, no es gratuito que la primera y tercera estrofa sean de un solo verso. La primera, por ejemplo, está diseñada para ser una oración tajante, sentenciosa: “Puedo escribir los versos más tristes ésta noche”. La simplicidad gramatical de la oración le da un ritmo ligero. Ésta ligereza se mantiene a lo largo del poema, razón por la cual todos los versos son esticomiticos. Esto no significa, no obstante, que la rapidez se mantenga constante: hay secciones que, por tener un número considerable de cesuras, son mucho más abruptas que otras, como lo evidencia el verso “Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos”: el hecho de que el verso esté dividido en dos oraciones distinta evidencia un ritmo entre cortado.

Otro elemento que se debe someter a análisis minucioso es el de la estructura interna, dada la importancia que ésta tiene para comprender la intencionalidad del poeta. El hablante lírico, en primera instancia, es un poeta, como se establece desde el principio. Pero no es cualquier poeta, él es un poeta solitario, enfrentado a la inmensidad de la noche. No es gratuito que Neruda haya escogido al poeta (hablo de poeta como un sujeto genérico) como hablante lírico: el oficio de la poesía es el cual nos da acceso a la interioridad más sublime e ignota del individuo. Por tanto, el poeta asume esta posición como condición inicial: es un poeta dentro de un poeta. Esto me lleva al motivo lírico: el poeta es motivado por la nostalgia de un amor pasado, sentimiento que es inducido a partir de la reminiscencia de la noche. Por esto mismo predomina el tono disfórico en el texto, transmitido a través de palabras como “tristeza”, “pérdida”, o “último”. El poeta, para expresar este lamento por la pérdida de su amada, la hace que el poema se clasifique como elegía, hace uso de la naturaleza nocturna. Vemos como, pues, la noche cumple una doble función, es la gestante del motivo y el objeto lírico, y de ahí se deriva la fundamentalidad de su rol (esto explica por qué el leitmotiv de la noche es tocado recurrentemente en este comentario). Lo nocturno es, por tanto, la sentimentalidad del poema, es el recuerdo y la negación, es la angustia existencial en su estado más puro. La noche es, en suma, el alma de Poema XX. Es ante éste éxtasis de emoción en donde el hablante, embriagado, encuentra en los versos la posibilidad de reflexionar, conversar consigo mismo ( lo cual se hace evidente en el verso “Ya no la quiero, pero tal vez la quiero”) y, al final, dar una opulenta conclusión a la sensación de desamor que genera la contradicción.

Sería ingenuo dejar de un lado el análisis de los rasgos estilísticos de Poema XX, dado su protagonismo del efecto que éste tiene en el lector. En el nivel morfosintáctico, por ejemplo, se evidencia el predominio de las oraciones con sujeto y predicado simple, lo cual impide la languidez y la pesadez en el ritmo. También, es recurrente el uso de los verbos en primera persona, los cuales aluden directamente al hablante, intensifican la transmisión del sentimiento al poner la palabra directamente en la boca de quien siente y evita la sensación de impersonalidad. La importancia de los verbos no se recluye a esto: el tiempo verbal, por ejemplo, es crucial en aquel perpetuo oscilar entre el pasado y el presente. La adjetivación es asimismo una función gramatical con un rol vital para el poema: solo a través de los epítetos, el escritor permite dar al lector una idea de la inmensidad de la noche, como se establece en el fragmento “Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella”; de lo triste de su situación de su situación, como se ve en el verso “Puedo escribir los versos más tristes esta noche”; de la pasión de aquel amorío pasado, reflejado en la oración “la besé tantas veces bajo el cielo infinito”. Finalmente, cabe destacar algunas figuras literarias relevantes: la reduplicación de la frase “quiero escribir los versos más tristes está noche”, por ejemplo, hace de la idea de la poesía como forma de expresión de la tristeza algo reiterativo. La pregunta retórica del verso número quince, “Qué importa que mi amor no pudiera guardarla”, es otro recurso sintáctico importante puesto que, de cierta manera, el hablante está consciente de la inutilidad de sus cavilaciones, dado que la relación amorosa sucedió y murió en un pasado ahora lejano.

En cuanto a la consideraciones del campo semántico, hay, en comparación a los aspectos morfosintácticos, son abundantes. Recordemos que esto es de espera si tenemos en cuenta la trayectoria artística de Neruda; sus primeros poemas evidencian una transición de la estética modernista a la vanguardista, por lo cual no es sorprendente que sus primeros textos hayan tenido influencias de ambos. En el caso de Poema XX, el componente semántico aún tiene mucho de modernista: el uso de la metáfora y de la prosopopeya, la importancia de las imágenes sensoriales que aluden a la naturaleza y la búsqueda de una estética elaborada son técnicas modernistas. Un excelente ejemplo de esto es la frase “ El verso cae al alma como al pasto el rocío”. Esta descripción metafórica de la inspiración a partir de la nostalgia saca a flote varios rasgos importantes: el primero es la metáfora en la cual se estipula que el verso es algo que cae al alma. Esto, de por sí, es una imagen bastante abstracta y difícil de entender. De allí, surge la importancia del símil que se encuentra en la segunda parte del verso: “... como al pasto el rocío”. Recordemos que el rocío es agua, y el pasto no puede vivir sin agua. Esta comparación, pues, afirma que los versos son vitales para el existir del alma, son el origen y el alimento de su fuerza. Una imagen tan compleja es un tanto incompatible con los lineamientos vanguardistas, en los cuales la simplicidad del lenguaje es clave. Otro ejemplo que vale la pena mencionar es la personificación que se da en el verso veintitrés: “ Mi voz buscaba el viento para tocar su oído”. Además de darle al viento propiedades de seres vivos (la capacidad de buscar), la expresión también se clasifica como una sinestesia, puesto que los sentidos del oído y del tacto se funden en uno sólo. Una interpretación válida de semejante afirmación podría sostenerse a partir de la idea del cariño verbal: la palabras murmuradas entre los amantes eran tan tiernas y tan suaves como las mismas caricias. A esto, debemos agregar el uso recurrentes de imágenes sensoriales de diversa índole; las distintas referencias a los astros azules, al canto del viento, del firmamento estrellado. Estas descripciones tiene una doble función: la primera y más obvia es recrear el ambiente que hace posible la sentimentalidad. Pero, más importante aún, es ver a través de los ojos del poeta: solo podemos visualizar en aquello en lo que él se concentra, todo lo demás carece de importancia. Esto con el objetivo de acercarnos al alma del poeta y experimentar, de manera directa, su espectro de emociones Es posible ver, en resumen, que las figuras utilizadas por Neruda en el poema tienen un tinte muy modernista, evidenciado por la complejidad de sus expresiones y la recurrencia de la naturaleza. Esto tiene como consecuencia una aire de refinamiento y esteticismo propios del movimiento en cuestión.

En conclusión, Poema XX es un texto complejo y multilateral que, de manera profunda y certera, retrata la posición compleja de un hombre en soledad: su desamor, su nostalgia, su condición de ser despreciable en un universo inmenso, su inspiración a partir de la naturaleza. Todos los elementos mencionados, tanto de contenido como de forma, giran en torno a eso: poder describir la revelación de la interioridad más casta y el sentimiento más intenso de un hombre cuya soledad es compensada por el espectáculo de la naturaleza. El poema es, por ende, el discurso del alma liberada, el silencioso dolor del corazón cuyas cicatrices se abren y se cierran, la reconciliación entre el humano y la tierra. Poema XX es, en síntesis, la apoteosis de espiritualismo inmaculado.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

El poema que será analizado en el presente texto se titula “Poema xx” y fue escrito por Pablo Neruda en 1924. Cabe resaltar, antes de adentrarnos en el profundo iconEl poema que será analizado en el presente texto se titula “Poema...

El poema que será analizado en el presente texto se titula “Poema xx” y fue escrito por Pablo Neruda en 1924. Cabe resaltar, antes de adentrarnos en el profundo iconPara este comentario de texto el poema titulado Aeronáutica escrito...

El poema que será analizado en el presente texto se titula “Poema xx” y fue escrito por Pablo Neruda en 1924. Cabe resaltar, antes de adentrarnos en el profundo iconPoema 20 de Pablo Neruda (1924)

El poema que será analizado en el presente texto se titula “Poema xx” y fue escrito por Pablo Neruda en 1924. Cabe resaltar, antes de adentrarnos en el profundo iconEl poema “Farewell” es escrito por Pablo Neruda y publicado en el...

El poema que será analizado en el presente texto se titula “Poema xx” y fue escrito por Pablo Neruda en 1924. Cabe resaltar, antes de adentrarnos en el profundo iconEl poema “Farewell” es escrito por Pablo Neruda y publicado en el...

El poema que será analizado en el presente texto se titula “Poema xx” y fue escrito por Pablo Neruda en 1924. Cabe resaltar, antes de adentrarnos en el profundo iconEl poema presente se llama “Aeronáutica” escrito por Concha Méndez....

El poema que será analizado en el presente texto se titula “Poema xx” y fue escrito por Pablo Neruda en 1924. Cabe resaltar, antes de adentrarnos en el profundo iconEl poema “Aeronáutica, fué escrito por Concha Mendez y publicado...

El poema que será analizado en el presente texto se titula “Poema xx” y fue escrito por Pablo Neruda en 1924. Cabe resaltar, antes de adentrarnos en el profundo iconPablo Neruda. Veinte poemas de amor y una canción desesperada, 1924

El poema que será analizado en el presente texto se titula “Poema xx” y fue escrito por Pablo Neruda en 1924. Cabe resaltar, antes de adentrarnos en el profundo iconPablo Neruda. Veinte poemas de amor y una canción desesperada. Santiago: Nascimiento, 1924

El poema que será analizado en el presente texto se titula “Poema xx” y fue escrito por Pablo Neruda en 1924. Cabe resaltar, antes de adentrarnos en el profundo iconEl presente texto es la transcripción de una conferencia dictada...






© 2015
contactos
l.exam-10.com