Premio de dramaturgia I festival Nacional Juvenil de Teatro y Danza. Premio de escenografía a Antonio Moya. (1991) Teatro “Armando Discépolo”. Buenos Aires






descargar 453.44 Kb.
títuloPremio de dramaturgia I festival Nacional Juvenil de Teatro y Danza. Premio de escenografía a Antonio Moya. (1991) Teatro “Armando Discépolo”. Buenos Aires
página1/2
fecha de publicación04.06.2016
tamaño453.44 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Biología > Documentos
  1   2
Mirando al tendido
De RodolfoSantana
Escrita en 1988. Se estrenó por el Teatro Nacional Juvenil de Venezuela. (1991) Representó a Venezuela en el Festival Iberoamericano de Cádiz. España (1992) Premio de dramaturgia I Festival Nacional Juvenil de Teatro y Danza. Premio de escenografía a Antonio Moya. (1991) Teatro “Armando Discépolo”. Buenos Aires. Argentina (1992) Grupo de Francesca Natale. Siracusa. Italia (1993) Teatro Montacargas. Madrid. España. Mención en dramaturgia en el Festival Internacional de Teatro Alternativo (1993) Teatro Avante. Miami. EE.UU( 1994) . Teatro Stages. Hollywood.USA. (2000)

Compañía R. Montaner. La Habana. Cuba (1997) Publicada en encarte del diario “El Nacional. Caracas. Venezuela. (1990) Teatro de R. Santana. Ediciones Banco Central de Venezuela.

Mirando al Tendido


Personajes:

Florentino

El Niño:
ESCENA UNICA

Una plaza de toros que presenta su decadencia en pleno florecimiento. Manchas que no deben estar sobre las tablas. Los burladeros con uno que otro agujero; la pintura tan desgastada que permite ver, en ciertas áreas, otras pinturas mas gastadas aun.

El público se instala en los tendidos.

Hay una mancha sanguinolenta sobre la arena que un ayudante cubre... otro ayudante coloca un cartel que reza: “Florentino 490 kilos. Llano Alto”.

Matadores, Mozos de Espada, Asistentes se mueven tras la barrera.

El Niño reza de rodillas ante una imagen de la Macarena. Se levanta. Camina al centro del ruedo donde se encuentran su capote y espada. Se persigna. Toma el capote y entrega la espada a su ayudante que se desplaza lento tras las tablas. El mismo se ubica tras un burladero.

Se escucha un pasodoble.

Se abre la puerta del toril y asoma Florentino oscuro como el azabache, fuerte como una muralla.

Un par de soberanos cuernos sobre la cabeza.

Florentino sale al ruedo como una locomotora de furia. Bufa. Mira a todos lados. La luz pálida lo desdibuja.

Un peón asoma por un burladero enarbolando el capote. Florentino lo ve, embiste y el peón se protege.

Otro peón lo cita en distinto sector del ruedo y el toro acude bravío.

El Niño se adelanta en el ruedo. Altivo y con cierto espesor en el abdomen que el traje destaca como una pequeña abominación. Avanza al centro mientras Florentino cornea un burladero tratando de embestir al peón que se protege.

Se escuchan aplausos y rugidos mientras Florentino y el Niño se estudian.

El toro rasga la arena y embiste.

El Niño lo enfrenta. Pase sensacional. Oles. Nueva arremetida y magnifico lance de El Niño.

La iluminación es de media intensidad. Se escuchan rumores de la multitud.

El Niño anima a Florentino que se distrae en un burladero.
Florentino ve a El Niño. Baja el testuz y embiste. El Niño lo capotea de lo lindo.


Oles. Florentino embiste de nuevo. Pasa el capote y captura con la cornamenta la cadera de El Niño. Lo levanta. El capote Se agita. Florentino lanza un gran ruido gutural. Permanece en el centro con El Niño engarzado.

La luz se torna difusa.

Lentamente Florentino baja el poderoso cuello y deposita a El Niño en la arena.

Hay como cierto tiempo detenido.

Florentino revuelve a El Niño sobre la arena. Lo cornea.
El Niño: (Grita) ¡Ya, hostia, ya!
Florentino: ¡Toma y toma, por el culo, la femoral, las costillas y el peroné, cabrón!
El Niño: ¡Bestia!...
Florentino: (Sobre el cuerpo) ¡Quiero agarrarte la yugular, pisarte todos los huesos!
El Niño: (Esquivando) ¡La yugular no, toro de mierda, que me rompes las cuerdas vocales!
Florentino: (Corneando) ¡Para que no cantes en la bañera!...


Pausa.

Florentino ve a El Niño que se queja sentado sobre la arena.
Florentino: ¿Es la femoral, no? (El Niño lo mira incrédulo. Florentino se irrita) ¿No?...
El Niño: (Se intenta ver la femoral. Hay sangre) Puede ser...
Florentino: Nada de “Puede ser ”... Esa fuente roja y saltarina es una arteria...

El Niño: Una vena peorra.
Florentino: (Risa maligna)Si fuera agua se bañarían los pajaritos...
El Niño: Superficial...
Florentino: Te llegué a la fosa ilíaca, atravesé los músculos abductores y reventé la femoral. Admítelo: te pisé hasta las almorranas.
El Niño: No tengo almorranas.
Florentino: Gané... ¿Ah?... De frente y con todo. Podré ir al Prado Azul, ver a Lola de nuevo...
El Niño: ¿Lola?
Florentino: Ajá. Mi vaca...
El Niño: ¿Tienes vaca?
Florentino: ¡Qué pregunta!
El Niño: ¿Y se llama Lola?
Florentino: Ajá... Lola, Lola, Lola,... amo ese nombre como si fuera un himno nacional...
El Niño: ¿Amas?
Florentino: Con los cuatro estómagos, el rabo y los cachos que se me derriten. (Rememora) Es bella, mi Lola...
El Niño: ¿En los cumpleaños le regalas bombones y le llevas mariachis para que canten Las Mañanitas?
Florentino: No celebramos el cumpleaños.
El Niño: (Se ve) ¡Estoy muerto!


Música. Un cante hondo.

El Niño se incorpora con esfuerzo. Toma su capote. Avanza unos pasos. Constata la cornada.

Pausa.
El Niño: Muerto...


Florentino: (Con risa antipática) Aún no, pero caminas por la callejuela del rigor mortis...
El Niño: Con un toro feo que tiene una vaca llamada Lola y me pregunta si me abrió la femoral...
Florentino: Agonizante como pelícano en derrame petrolero...
El Niño: (Se incorpora lentamente) ¿Es esto el cielo?
Florentino: Podría ser, aunque no veo ángeles.
El Niño: ¿Una plaza de toros?
Florentino: Ideal para un torero. ¿No? Toda la eternidad en traje de luces, con medias rosadas...
El Niño: Me niego...
Florentino: ¿Y eso?
El Niño: El cielo no puede ser esta plaza que casi se cae, en una fiesta patronal llena de borrachos... ¿Dónde está San Pedro?
Florentino: Quiero mi indulto...
El Niño: ¿Indulto?
Florentino: Ajá. Te volví papilla. Me indultan y puedo volver donde Lola, antes de largarme al Prado Azul...
El Niño: Todavía respiro...
Florentino: Un poco más y al hoyo... (Se alegra. Cornea un burladero) ¡No creí que fuera tan fácil!... (Ve a los tendidos. Pausa corta) Ni tan distinto, sobre todo en los tendidos... (Se acerca a El Niño) Con tantos cuentos en los corrales tenía el alma en el morrillo...
El Niño: ¿Cuentos de toros?...
Florentino: La memoria, Niño. Las enseñanzas que se transmiten de vaca a vaca y éstas inculcan a los becerros...
El Niño: ¿Te enseñaron tauromaquia?

Florentino: ¿Cómo crees que llegué aquí?
El Niño: ¡Imposible!
Florentino: Llegué bravo, dispuesto a pelear y gané. Tienes reventada la femoral, mañana te entierran con pasodobles y quiero mi indulto...
El Niño: ¡Virgen de La Macarena!
Florentino: ¿Qué pasa con ella?
El Niño: Quiero verla. Recibir su bendición.
Florentino: No va a venir...
El Niño: Claro que sí...
Florentino: Tienes rencor...
El Niño: Devoción es lo que siento...
Florentino: Vienes rezándole durante años antes de cada corrida y crees que te la jugó. ¿No?...
El Niño: La verdad, debía arroparme con su manto y protegerme de tus cuernos...
Florentino: A La Macarena no le gustan las corridas...
El Niño: ¿Qué?
Florentino: Dice que es deporte del diablo.
El Niño: ¡Joder, es mi patrona!
Florentino: Eso es lo malo con ustedes. Creen que tienen todo amarrado a la muleta, hasta las vírgenes... Entérate: La Macarena odia las corridas, no puede ver una plaza de toros porque le dan vómitos...
El Niño: ¡Las vírgenes no vomitan!
Florentino: ¿Desde cuándo?
El Niño: Son espíritus decentes. No van a estar dando la cómica con vómitos...

Florentino: Su palabra adelante, matador, pero mi tatarabuelo “Cantante” recordaba muy bien la ocasión en que La Macarena pasó por la plaza de Las Ventas a consolarlo y le contó el incidente...
El Niño: ¿Qué La Macarena fue a Las Ventas a consolar un toro?
Florentino: Siempre lo hace, en todas las plazas, con todos los toros. Anoche mismo estuvo por aquí con la Virgen de Copacabana, que es la patrona del lugar...
El Niño: ¿Estoy muerto o qué? (Golpea la arena) Y si no estoy muerto... ¿Qué pasa que no termino de estirar la pata?
Florentino: La herida es poco profunda. Vamos a darle más aire... (Embiste y revuelca a El Niño que gime) ¡Toma!... (Se retira) Así está mejor...
El Niño: ¡Hijo... de... puta!...
Florentino: Las vacas no acuden a prostíbulos. (Ríe con una tonalidad hiriente) Las puertas de los cuartos son demasiado estrechas...
El Niño: Quiero ver a San Pedro. Que salga del tendido de una remaldita vez...
Florentino: No puedes llamarlo con esa prepotencia. Es el portero de la bienaventuranza...
El Niño: Descuida sus funciones.
Florentino: Quizá bebe vino con San judas... Además, él aparece cuando las moscas se meten por los ojos y no parpadeas...
El Niño: ¿Es un requisito?...
Florentino: Claro. Todo esto está lleno de formalidades... (Retomando la conversación) Como te venía diciendo, la Virgen de La Macarena, que siempre llega por los chiqueros, un día se descuidó con el tren de aterrizaje y fue a parar en la entrada principal de Las Ventas repleta de aficionados cargados de botas de vino y sombreros flamencos. Treinta pullmans descargaban italianos, gringos, japoneses y suecos medio borrachos y con ojos asesinos. La pobre soltó un vómito que se olió en veinte kilómetros a la redonda...
El Niño: ¡Nunca oí de ese vómito de la Virgen de La Macarena!
Florentino: Porque huele a nardos, imbécil...
El Niño: ¿Nardos?
Florentino: ¿Crees que un vómito de La Macarena va a oler a cocido gallego con dos horas de digestión?
El Niño: La virgen nunca haría eso. Y menos en Las Ventas.
Florentino: ¿No?
El Niño: (Con énfasis) ¿El templo del toreo hediondo a vómito de nardos?
Florentino: Tal cual.
El Niño: Cualquier otra plaza, no en Las Ventas... (Respira fuerte. Se levanta) Tengo que vencer este mareo...
Florentino: ¿Y mi indulto?
El Niño: Voy a matarte aunque sea lo último que haga...
Florentino: ¿Con qué vida?
El Niño: Además, los indultos se otorgan a toros que desempeñan faenas sensacionales. Fenómenos con cuernos que se tragan la tarde y la arena sin toser...
Florentino: (Perplejo) ¿Y los que matan al torero?
El Niño: ¡Salen muertos!...
Florentino: Mientes...
El Niño: Otros matadores se encargan de darles su merecido...
Florentino: ¿Y el Prado Azul?
El Niño: ¡El prado es verde!...
Florentino: Un valle sin límites... la hierba es tan nutritiva que tiene el color del mar...
El Niño: No existe esa hierba...

Florentino: (En su sueño) Hay miles de vaquillas retozonas y coquetas, montañas de sal y azúcar, sembradíos de zanahorias... Los hombres conducen allí a los toros que han matado a su torero en buena lid...
El Niño: ¿Crees que se permite sobrevivir a un toro asesino?
Florentino: ¡Así lo enseñan!...
El Niño: ¡Están dementes!
Florentino: ¡Es una batalla, coño!... Cuando el torero vence le dan vuelta al ruedo, nos cortan las orejas y el rabo y se los entregan...
El Niño: ¡Sus trofeos!...
Florentino: De acuerdo. Y no pretendemos que al matar se nos ofrende la oreja o un pedazo de nalga del torero, pero... ¡El vencedor tiene derechos!... Lo han cantado miles de cuellos todas las noches ante la luna... El Prado Azul donde retozan en paz “Bailaor”, “Perdigón”, “ Islero” y tantos otros...
El Niño: (Agita el capote) Esto apenas comienza...


La luz se vuelve turbia.

Pasodoble vibrante.

Toro y torero se observan.
Florentino embiste. El Niño lo capotea muy bien. Florentino bufa.

Florentino: Manejas bien el capote...
El Niño: Gracias...
Florentino: Pero sin estilo definido.
El Niño: ¿Cómo?
Florentino: Una paella que tiene el virtuosismo de Manolete con la paranoia de una cucaracha en medio de una carretera con mucho tránsito...
El Niño: ¿Qué no tengo estilo?
Florentino: Debes asentarte más en el ruedo...
El Niño: ¡Será para que me salgan raíces!
Florentino: Sentir la energía de la arena y levantar el trapo como una nube roja que asomara buscándome...
El Niño: ¡No seas cabrón, que nadie maneja el capote como yo!
Florentino: Eso es verdad. Tus colegas ni se ocupan. Uno los ve y parece que fueran a colgar sábanas después de lavar.
El Niño: ¿Sabes quién es Arminto Figueras?
Florentino: Un cronista taurino.
El Niño: ¡El famoso!...
Florentino: Mediocre...
El Niño: ¿Arminto mediocre?
Florentino: Y venal. Los representantes lo compran antes que pida...
El Niño: ¡Cornudo de mierda, no sabes nada!... Arminto es honesto y la biblia para los toreros...
Florentino: Un pobre catecismo manchado.
El Niño: Arminto ha repetido... ¿Me escuchas bien?... Repe-ti-do... en varias de sus crónicas que manejo el capote con maestría singular... ¡Ya vas a ver!


El Niño busca en la arena. Remueve con la zapatilla.
Florentino: ¿Qué haces?
El Niño: ¡Voy a cerrar con clavos tu maldita boca negra! (Remueve la arena) Por aquí está... ¡Ajá!... (Encuentra. Es una página de diario bajo la arena, Florentino se le sitúa al lado) ¿Qué tal?
Florentino: Es la página deportiva...
El Niño: ¿Y?...
Florentino: Nada, sólo que antes los cronistas taurinos se desvirgaban de poetas en romancicos y entremeses. Ya no hay versos... (Mira bien el diario) No se ve muy bien...
El Niño: (Muestra la pagina) Ese que sacan a hombros soy yo...
Florentino: (Estudia la foto) Te ves con mucho salero...
El Niño: Fui criado con oliva, sal y jerez...
Florentino: ¿Todo importado?
El Niño: Mi padre es de Sevilla y aunque yo naciera en América tengo lo que hay que tener...
Florentino: Hasta barriga...
El Niño:
  1   2

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Premio de dramaturgia I festival Nacional Juvenil de Teatro y Danza. Premio de escenografía a Antonio Moya. (1991) Teatro “Armando Discépolo”. Buenos Aires iconEstrenada por el Teatro Nacional Juvenil de Venezuela. Sala MaríaTeresa...

Premio de dramaturgia I festival Nacional Juvenil de Teatro y Danza. Premio de escenografía a Antonio Moya. (1991) Teatro “Armando Discépolo”. Buenos Aires iconEscrita en 1971. Estrenada por el Laboratorio de Investigación Teatral...

Premio de dramaturgia I festival Nacional Juvenil de Teatro y Danza. Premio de escenografía a Antonio Moya. (1991) Teatro “Armando Discépolo”. Buenos Aires iconBases II premio nacional de poesía juvenil y relato ultracorto “alkaid”

Premio de dramaturgia I festival Nacional Juvenil de Teatro y Danza. Premio de escenografía a Antonio Moya. (1991) Teatro “Armando Discépolo”. Buenos Aires iconMaria shazadi ganadora del premio nacional badiaa masabni en Tijuana...

Premio de dramaturgia I festival Nacional Juvenil de Teatro y Danza. Premio de escenografía a Antonio Moya. (1991) Teatro “Armando Discépolo”. Buenos Aires iconMaria shazadi ganadora del premio nacional badiaa masabni en Tijuana...

Premio de dramaturgia I festival Nacional Juvenil de Teatro y Danza. Premio de escenografía a Antonio Moya. (1991) Teatro “Armando Discépolo”. Buenos Aires iconDe Dramaturgia. Consejo Nacional de la Cultura. Conac. Estrenada...

Premio de dramaturgia I festival Nacional Juvenil de Teatro y Danza. Premio de escenografía a Antonio Moya. (1991) Teatro “Armando Discépolo”. Buenos Aires iconI premio nacional de poesíA
«presencia xauxa», con el fin de fomentar, afirmar y reconocer el trabajo poético de las nuevas generaciones convocan al I premio...

Premio de dramaturgia I festival Nacional Juvenil de Teatro y Danza. Premio de escenografía a Antonio Moya. (1991) Teatro “Armando Discépolo”. Buenos Aires iconCompañÍa danza mobile/alteraciones danza-Teatro

Premio de dramaturgia I festival Nacional Juvenil de Teatro y Danza. Premio de escenografía a Antonio Moya. (1991) Teatro “Armando Discépolo”. Buenos Aires iconEl teatro de pequeño formato adelardo méndez moya

Premio de dramaturgia I festival Nacional Juvenil de Teatro y Danza. Premio de escenografía a Antonio Moya. (1991) Teatro “Armando Discépolo”. Buenos Aires iconCurriculum degli autori partecipanti/ curriculum de los participantes
«Edad», el Premio Leteo en el 2001, el premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana XV edición por el conjunto de su obra, y el Premio...






© 2015
contactos
l.exam-10.com