De la ceniza algo habrá de nosotros, si en la muerte fiel la palabra quedará enterrada con nuestros cuerpos. ¿Quedará la brisa del recuerdo? ¿O el sutil olvido inerte nos dará muerte, solos y sin nada? Visitas a Elizabeth






descargar 14.64 Kb.
títuloDe la ceniza algo habrá de nosotros, si en la muerte fiel la palabra quedará enterrada con nuestros cuerpos. ¿Quedará la brisa del recuerdo? ¿O el sutil olvido inerte nos dará muerte, solos y sin nada? Visitas a Elizabeth
fecha de publicación15.03.2016
tamaño14.64 Kb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Biología > Documentos
Soneto infierno
Grítame, arcángel, tu palabra dime

desde el abismo donde estás; la edad,

la forma del poema, la verdad

de las cosas; lo infame y lo sublime.
¿En este cuarto qué es lo que redime?

¿La musa, el genio o es la voluntad?

¿Sirve de algo cargar la tempestad

y ser poeta o animal que gime?
Grítame, viento, si de la ceniza

algo habrá de nosotros, si en la muerte

fiel la palabra quedará enterrada
con nuestros cuerpos. ¿Quedará la brisa

del recuerdo? ¿O el sutil olvido inerte

nos dará muerte, solos y sin nada?


Visitas a Elizabeth
Para Elizabeth Bishop
el derramamiento

del sueño en la realidad

Gérard de Nerval
Ésta es la sombría calle de París.
Este es el hombre colgado

en la sombría calle de París.
Éste es el sueño que se derrama

del hombre de la cuerda

en la sombría calle de París.
Éste es el cuaderno

en donde el sueño se derrama

del hombre suicida que yace

en la calle sombría de París.
Ésta es Elizabeth,

que escribe en el cuaderno

el sueño que sale a la realidad

del hombre que oscila

en la sombría calle de París.
Ésta es la vela llorona que alumbra

a Elizabeth,

que escribe en su libreta

el sueño que se derrama en la realidad

del hombre triste y colgado

en la calle sombría de París.
Éste es el invierno y la golondrina del océano,

el ruido del agua y la bruma que alumbran

a Elizabeth,

que derrama en su cuaderno

el sueno esquizofrénico

del hombre que cuelga en paz

en la sombría calle de París.
Éste es el niño despeinado frente al océano

que ilumina como la pálida vela

a Elizabeth,

que escribe en sus hojas

el sueño derramado

del hombre atado a su garganta

en la sombría calle de París.
Éste es el inicio de la poesía

en el niño asaltado por el canto del océano

que brilla como la vela que dicta

a Elizabeth,

que escribe en su cuaderno

la descripción de la locura

del hombre convaleciente del manicomio que cuelga

en la sombría calle de París.
Éste es el viento que recoge el lenguaje del mar

claro para el niño de cabellos enmarañados

que está frente al océano

brillando como la vela

para Elizabeth poeta que narra

el sueno que salta y cae

del hombre en su viudo oscilar

en la sombría calle de París.
Ésta es la sal, el ululato y el gemido

que el viento lleva del insondable mar

diáfano para el niño mudo frente a las olas

que le permite ver como la vela en la noche

a Elizabeth de ojos blancos

el sueño derramado en la realidad

del hombre colgado, que rememora al océano,

en la sombría calle de París.
Ésta es la muerte vencida por el poema,

la voz, la belleza, el gemido

que el viento lleva del océano

al alma del niño que canta en voz baja frente al mar

como la llama de la vela que ilumina

a Elizabeth,

que deja caer en su cuaderno

el sueño que se derrama

del hombre, del poeta colgado

en la sombría calle de París.


Soneto a María
María, virgen de piernas abiertas,

manto de noche para hombres fervientes,

¿cuánto me pides por labios y dientes,

por esas manos y nalgas desiertas?
Abre los brazos, María, libera

los atributos que Dios te dio ahora,

pues lo que traes en el vientre, señora,

no fue rezando ni estando en espera.
Ande, María, levante su falda;

deje mojarle de semen su espalda,

y hágase su voluntad con la mía.
Que se haga aquí nuestra noche, María,

aquí en la tierra o en suelo lo hacemos,

o arriba, cielo, jamás nos veremos.


* Estos poemas pertenecen al libro Cantata castrati, de Manuel Becerra, publicado en la colección As de Oros, de la editorial Colibrí. En esa misma serie han visto la luz libros de otros excelentes poetas mexicanos, como Juan Bañuelos, Rubén Bonifaz Nuño y Alí Chumacero.

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

De la ceniza algo habrá de nosotros, si en la muerte fiel la palabra quedará enterrada con nuestros cuerpos. ¿Quedará la brisa del recuerdo? ¿O el sutil olvido inerte nos dará muerte, solos y sin nada? Visitas a Elizabeth icon"La muerte, temida como el más horrible de los males, no es, en realidad,...

De la ceniza algo habrá de nosotros, si en la muerte fiel la palabra quedará enterrada con nuestros cuerpos. ¿Quedará la brisa del recuerdo? ¿O el sutil olvido inerte nos dará muerte, solos y sin nada? Visitas a Elizabeth icon«Yo he venido al mundo como luz, y así, el que cree en mí no quedará en tinieblas»
«¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?» (Jn 11,40). Quien cree ve; ve con una luz que ilumina todo el trayecto del...

De la ceniza algo habrá de nosotros, si en la muerte fiel la palabra quedará enterrada con nuestros cuerpos. ¿Quedará la brisa del recuerdo? ¿O el sutil olvido inerte nos dará muerte, solos y sin nada? Visitas a Elizabeth iconAlzo la voz. El aire es destino (también se quedará la voz en nada)...

De la ceniza algo habrá de nosotros, si en la muerte fiel la palabra quedará enterrada con nuestros cuerpos. ¿Quedará la brisa del recuerdo? ¿O el sutil olvido inerte nos dará muerte, solos y sin nada? Visitas a Elizabeth iconLa palabra es el modo habitual de entrar en comunicación con los...

De la ceniza algo habrá de nosotros, si en la muerte fiel la palabra quedará enterrada con nuestros cuerpos. ¿Quedará la brisa del recuerdo? ¿O el sutil olvido inerte nos dará muerte, solos y sin nada? Visitas a Elizabeth iconCaída sin fin de muerte en muerte

De la ceniza algo habrá de nosotros, si en la muerte fiel la palabra quedará enterrada con nuestros cuerpos. ¿Quedará la brisa del recuerdo? ¿O el sutil olvido inerte nos dará muerte, solos y sin nada? Visitas a Elizabeth iconLa pereza dicen que es don de los inmortales y, en efecto, en esa...
«comprendidas». Pero ¡la muerte! «¿Quién sabe lo que hay detrás de la muerte?», pregunta Hamlet en su famoso monólogo, sin que nadie...

De la ceniza algo habrá de nosotros, si en la muerte fiel la palabra quedará enterrada con nuestros cuerpos. ¿Quedará la brisa del recuerdo? ¿O el sutil olvido inerte nos dará muerte, solos y sin nada? Visitas a Elizabeth iconWinston el alfarero, uno de los poetas mayores de nuestros díAS
«consentidos»”. Esta pequeña asamblea de elegidos es sólo una muestra de su producción Y, sin embargo, constituye una prospección...

De la ceniza algo habrá de nosotros, si en la muerte fiel la palabra quedará enterrada con nuestros cuerpos. ¿Quedará la brisa del recuerdo? ¿O el sutil olvido inerte nos dará muerte, solos y sin nada? Visitas a Elizabeth iconMÓdulo # 1: «el dios de jesucristo»
«Dios, que es rico en Misericordia, por el gran amor con que nos amó, y estando nosotros muertos por nuestros delitos, nos dio vida...

De la ceniza algo habrá de nosotros, si en la muerte fiel la palabra quedará enterrada con nuestros cuerpos. ¿Quedará la brisa del recuerdo? ¿O el sutil olvido inerte nos dará muerte, solos y sin nada? Visitas a Elizabeth iconDel Foro Acabo de entrar a facebook y me encuentro con la terrible...

De la ceniza algo habrá de nosotros, si en la muerte fiel la palabra quedará enterrada con nuestros cuerpos. ¿Quedará la brisa del recuerdo? ¿O el sutil olvido inerte nos dará muerte, solos y sin nada? Visitas a Elizabeth iconLa pulsión de muerte y la creación de la nada
«Hijo mío, te lo suplico, mira el cielo y la tierra, fíjate en todo lo que contiene y verás que Dios lo creó todo de la nada, y el...






© 2015
contactos
l.exam-10.com