Okana Meyi realizó algunos trabajos importantes en el cielo antes de partir hacia la tierra. Él se llamaba Okonron Kon Loun Okonron Kon Nihin. El hizo






descargar 0.79 Mb.
títuloOkana Meyi realizó algunos trabajos importantes en el cielo antes de partir hacia la tierra. Él se llamaba Okonron Kon Loun Okonron Kon Nihin. El hizo
página1/17
fecha de publicación31.08.2015
tamaño0.79 Mb.
tipoDocumentos
l.exam-10.com > Biología > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17
Okana Meyi
+

0 0

0 0

0 0

I I
Okana Meyi realizó algunos trabajos importantes en el cielo antes de partir hacia la tierra. Él se llamaba Okonron Kon Loun Okonron Kon Nihin. El hizo adivinación para Araba (Obadan en Bini) e Iroko (Uloko en Bini) antes de que éstos partieran hacia el mundo. Araba e Iroko siempre fueron gatos y perros y nunca estaban de acuerdo en cuestión alguna. En esa época, Iroko era tan poderoso y fuerte que todos le temían.
El adivinador le aconsejó a ambos que rindieran homenaje a Eshu con un macho cabrío, un gallo, un hacha y un machete. Araba hizo el sacrificio, pero Iroko rechazó hacerlo ya que se consideraba lo suficientemente fuerte como para ser invulnerable.
Después de comer lo que se le había ofrecido, Eshu fue a avisarle a los seres humanos a cerca de cuán fuerte era Iroko, para que construyera puertas. Antes de este momento, el árbol Iroko lucía tan feroz que nadie se atrevía a pensar en atacarle de forma alguna. Por una parte, físicamente él es muy fuerte y, por la otra, su casa es el punto de reunión de los ancianos de la noche.
La intervención de Eshu estaba destinada a destruir el mito que rodeaba la imagen de Iroko y también para hacerlo lucir tan común como cualquier otro árbol. Eshu incluso ofreció llevar a los seres humanos hasta a la casa de Iroko, dándoles un hacha con la cual lo podían talar. La gente al principio estaba negada a utilizar el hacha sobre Iroko, pero con el aliento que Eshu les dio, arremetieron contra él.
La caída de Ikoko fue tal que el eco retumbó en todo el bosque. Cuando Araba escuchó el ruido, preguntó que qué estaba sucediendo y se le dijo que era el gran Iroko que había caído bajo el hacha del ataque humano. Al comprender que la muerte de Iroko era el resultado de su negativa a hacer sacrificio, Araba se congratuló a si mismo por haber seguido el consejo de Okana Meyi. Araba entonces cantó en alabanza del adivinador que hizo adivinación para él, de manera que pudiera vencer la amenaza de Iroko, quien de otro modo era una espina en su carne.
Cuando este oddun sale en adivinación, a la persona se le deberá decir que él o ella tiene un enemigo fuerte y alto, el cual está buscando su caída. Para vencer los problemas que representan a su enemigo, se le deberá decir que haga sacrificio con un macho cabrío, un gallo, un hacha y un machete a Eshu.
Él hizo adivinación para la hormiga (erira).
Okana Meyi también hizo adivinación para la hormiga cuando ésta abandonó el cielo para ir hacia la Tierra. La hormiga era tan pequeña que se preguntaba cómo iba a poder trabajar para vivir en la Tierra. Entonces fue a ver a Okana Meyi, también conocido como Okon Feere y Eji Feere. Éste le dijo a la hormiga que se le daría autoridad sobre toda la comida de la casa si era capaz de hacer sacrificio. Se le dijo que hiciera sacrificio con dos palomas, dos ratas y dos pescados, con el objetivo de ganar el control sobre todos los materiales del hogar que hubiera en el mundo. La hormiga hizo el sacrificio y partió hacia la Tierra.
Esta situación explica por qué la hormiga anda y se alimenta libremente de toda comida y materiales de la casa hasta este día. Ella se mueve libremente por toda la casa sin que nada les estorbe y lo que se va a comer nunca es problema para ellas. Esa es la manifestación del sacrificio que hicieron en el cielo.
Él hizo adivinación para la familia del árbol.
El último trabajo importante asociado a Okana Meyi antes de que partiera hacia la Tierra fue realizado en su nombre por uno de sus seguidores, llamado Efunfun Lele (el viento). En aquel tiempo todos los árboles se estaban preparando para venir al mundo. Antes de partir, ellos fueron donde Okana Meyi para que éste les dijera lo que tenían que hacer a fin de lograr una misión exitosa en el mundo. Como Okana Meyi también iba a partir hacia el mundo, estaba ocupado haciendo sus propios preparativos. Entonces le pidió a uno de sus subordinados llamado Efunfun Lele que adivinara para los árboles. De acuerdo con esto, Efunfun Lele hizo adivinación para todos ellos y les aconsejó que hicieran sacrificio a Eshu con macho cabrío, que sirvieran sus cabezas con gallo, paloma, nueces de cola y que sirvieran a Oggún con un gallo, una tortuga, un barrilito de vino, ñame asado y que sirvieran a Shangó con gallo, cola amarga y vino.
Todos los árboles rehusaron a hacer el sacrificio con la excepción de Agbon (urua, en Bini) o palma real. Después de esto, todos partieron hacia el mundo.


Muchos años más tarde, después que todos habían prosperado en la tierra, se recibieron noticias en el cielo de que había mucha maldad en la tierra. Las divinidades comisionaron a Shangó para que fuera al mundo a indagar lo que estaba sucediendo. A Efunfun Lele, quien había hecho adivinación para los árboles, se le dijo que acompañara a Shangó en su misión a la tierra.
Al llegar al mundo, los comisionados celestiales descubrieron que muchos árboles habían sido contaminados por las formas malvadas del mundo. Tanto el trueno como el ventarrón destruyeron a todos los árboles. Cuando le llegó el turno a la palma real, este comenzó a cantar en alabanza del adivinador que había adivinado para él en el cielo, recordando el sacrificio que había hecho y dándole las gracias por el éxito que había tenido en la tierra. Es por esto que hasta este día, el Agbon es el único árbol que está asegurado contra cualquier ataque por parte del trueno y los ventarrones.
Okana Meyi abandona el cielo y va hacia el mundo.
Al comprender que sus colegas habían partido hacia la Tierra, él también decide obtener autorización de Dios para emigrar del cielo. Fue a un adivinador (awo) llamado Asokon Deji, quien le aconsejó que hiciera sacrificio antes de ir a recibir los instrumentos de autoridad (ashé) que Dios le daría. Se le dijo que hiciera sacrificio con una rata, un pescado, una gallina, un chivo, un macho cabrío y una paloma. En consecuencia, él hizo el sacrificio y fue al palacio divino a expresar los deseos que tenía para su vida en la tierra.
Su plan original era viajar en compañía del güiro y la olla de barro, pero el awo le dijo que viajara solo, por un camino diferente.
En el camino hacia el mundo, se encontró una granja. En el límite de ésta había una trampa donde había caído un antílope que estaba comenzando a descomponerse. Sacó al antílope de la trampa, lo descuartizó y se dispuso a preparar un fuego en la granja para secar la carne.
Mientras colocaba la carne en el secador, el dueño de la granja llegó y lo retó. No obstante, él le explicó al hombre que su acción era producto de su magnimidad para evitar que la carne se descompusiera totalmente. Cuando el dueño de la granja comprendió el tipo de gesto de Okana Meyi, le dio las gracias y le entregó una de las patas delanteras del antílope, que es la parte que el sacerdote de Ifá descuartiza de un animal para sacrificio y toma hasta este día. Es por esto por lo que a Okana Meyi se le describe como el Ifá a quien se le dio la mano libre para prosperar en la vida.
Por esta razón, a los hijos de Okana Meyi se les aconseja que se dediquen a trabajos agrícolas ya que él vino a través de la granja.
Él nació en el mundo, creció y se convirtió en un granjero, aunque inicialmente fue muy desafortunado. Se dedicaba principalmente a sembrar ñame y maíz, pero sus cosechas a menudo eran devoradas por los animales. Okana Meyi tomó la decisión de ir por adivinación y allí se le dijo que se hiciera un vestido que tuviera bolsillos por todas partes y que los llenara con nueces de cola y cola amarga. Debía pasar un pollo por su cuerpo y sostener en su mano una vara de caminar, llamada okparere en Yoruba u osogan en Bini. También debía recolectar materiales de la cima de dos lomas que estuvieran cerca una de la otra, al igual que de dos aleros de la casa y todo se utilizaría para invocar a Eshu de manera que espantara a los animales que se introducían en su granja. Por lo tanto él hizo el sacrificio.
Después de haber sido apaciguado, Eshu colocó trampas invisibles alrededor de Okana y en ella cayeron todos los animales unos tras otros. Después de librarse de los animales intrusos, su granja prosperó. También hizo mucho dinero de la venta de la carne de los animales que cayeron en las trampas preparadas por Eshu.
Con el dinero así ganado, decidió casarse. Después de haberse casado, su esposa no tuvo hijos en largo tiempo. No obstante, una noche la esposa soñó y vio a Okana Meyi bailando por todo el pueblo con una multitud que lo seguía. Ella decidió ir por adivinación para enterarse del significado del sueño. El awo le dijo que preparara dos palos con las puntas afiladas y que obtuviera un paquete de pimienta especiada (otawewe en Yoruba y akpoko en Bini).
Esto debía ser utilizado para hacer sacrificio a Eshu, rogándole para que transformara su mala suerte en buena fortuna. Ella hizo el sacrificio rápidamente y las cosas comenzaron a mejorar en todas las facetas del quehacer humano.
Sin embargo, la mujer aun no quedaba embarazada. No sabía Okana Meyi que ella era una bruja destructiva y despiadada. Estos hechos le fueron revelados en un sueño por su ángel guardián, quien le dijo que él (el ángel guardián) era el responsable de que fuera imposible para su esposa el tener un hijo.
El ángel guardián le dijo un poema:



Una serpiente engendra una serpiente

Tal y como una bruja engendra una bruja.

Del útero de su madre

La serpiente hereda el saco de veneno.

Tal y como la bruja chupa

Brujearía de las entrañas de la madre.
La mujer finalmente le dejó y además, poco después sus padres murieron. Después de haber perdido a su esposa y a sus padres, decidió de cambiar de morada temporalmente y fue a un sacerdote de Ifá llamado Kponrikpón Abidi Tirigi en busca de adivinación. Cuando este oddun sale en adivinación de ikin, a la persona se le deberá preguntar si a alguien de su familia que haya fallecido aún no se le ha dado sepultura final. También se le deberá preguntar si hay alguna mujer en la familia que no haya tenidos hijos. Si es hombre y la esposa no ha tenido hijos, se le deberá decir que la mujer probablemente le deje, debido a que su matrimonio con ella no fue aprobado por su ángel guardián.
Se le dijo que hiciera sacrificio para evitar perderse en el bosque. Se le dijo que le diera un macho cabrío a Eshu y un cerdo a su Ifá y que obtuviera dieciséis paquetes de ekó y akara para su viaje. También debía viajar con dos perros.
Él hizo el sacrificio y abandonó Ilaye Ule, su lugar permanente de residencia, partiendo hacia Ilaye Oko, a donde fue buscando un retiro temporal. Antes de esto y desconocido para él, el viaje entre los dos lugares había sido una pesadilla tortuosa. Los que realizaban el viaje entre los dos lugares, de una manera más bien misteriosa, nunca llegaban a su destino y nadie sabía exactamente lo que les sucedía.
Cuando se hallaba a mitad de su viaje a Ilaye Oko, sus dos perros estaban hambrientos y les dio parte del ekó y akara para que comieran. Mientras los dos perros se hallaban comiendo, una boa constrictor, misteriosamente salió de la nada, se le echó encima a los dos perros y se los tragó.
Después de haberse tragado a los dos perros, la boa quedó impotente por lo que Okana Meyi tomó un fuerte madero y la mató. Abandonó allí a la serpiente y se fue para Ilaye Oko. Cuando contó allí lo que había experimentado, la gente comprendió que había sido la boa constrictor quien se tragaba a los que viajaban entre los dos pueblos.
La gente lo siguió hasta el punto donde se hallaba la boa para descuartizarla. Él solamente tomó la pequeña piedra que se creó en el estómago de la boa (iyin osunmale) y el aceite, dejando la carne para la gente del pueblo.
Esa experiencia singular le dio fama y popularidad como sacerdote de Ifá. Por otro lado, en el pueblo se le dieron varias esposas en matrimonio.
Okana Meyi se convierte en el jefe principal de Ilaye Oko.
Al legar a Ilaye Oko, pronto se desarrolló una estrecha asociación entre él y los adivinadores mayores del pueblo debido al hecho de que él hizo por el pueblo lo que ellos no habían podido hacer después de varios años de intentarlo. Uno de estos awoses se llamaba Ojikutu Ogbede Sorun Orin Gbere Gbere Kaaye.
El hombre le aconsejó que hiciera sacrificio con macho cabrío a Eshu, un chivo a Ifá, un conejo a la noche y gallo a su cabeza, ya que había probabilidades de que él recibiera un ascenso. Se le dijo que tocara un tambor y que bailara en la parte de afuera de su casa. Ese día era la víspera de la designación del jefe principal del pueblo. Como él era un visitante, no aspiraba a la jefatura del pueblo, pero hizo los sacrificios de todos modos.
Después de hacer los sacrificios, consiguió gente para que tocaran el bongó y los tambores. Le dio uroke a sus esposas y todos bailaron hasta el amanecer. Todos los sacerdotes divinos del pueblo vinieron a participar en el baile. Temprano en la mañana se concluyó que él sería el siguiente jefe principal de Ilaye Oko y hubo alegría y regocijo general.
Después de esto, él reclutó a un grupo de sacerdotes de Ifá subordinados, quienes practicaron el arte de Ifá en su nombre.
El hizo adivinación para Akon con el fin de que pudiera dar paz a Ifé cuando allí había inquietud.

Hubo un momento en el cual Ifé estaba experimentando una hambruna severa. La sequía era muy prolongada y todos los hacedores de lluvia de los alrededores habían tratado en vano de procurar que ésta cayera. Entonces oyeron hablar de Okana Meyi y solicitaron su presencia. Él era, por otra parte, granjero y no era vasto en el arte de Ifá. Antes de responder a la invitación, fue por adivinación y se le dijo que hiciera sacrificio antes de salir hacia Ifé.


Al llegar a Ifé, vio la realidad de los estragos que ya había causado la sequía. Eshu, quien era el responsable de las dificultades, después de haber recibido su parte de los sacrificios, sacó el tapón de la lluvia del cielo y desde la noche de la llegada de Okana Meyi por sólo haber utilizado iyerosun y el encantamiento adecuado, la lluvia comenzó a caer. Llovía sin parar durante tres días y la gente de Ifé comenzó a festejar en alabanza de Okana Meyi pues había realizado el milagro. El encantamiento empleado por él fue que:
La batalla del calor nunca conquista a la cuchara y la cuchara nunca se rompe dentro de la sopa.
La salvación de Akeriwaye.
Dos de sus sacerdotes subordinados se llamaban Shekutu Molagua y Ojo Okpa Akiko Iyare Re Ododi y ellos hicieron adivinación para la madre de Akeriwaye cuando había enemigos que deseaban la muerte de éste. A la madre se le dijo que hiciera sacrificio con dos gallos y ella lo hizo rápidamente. Los gallos se utilizaron para hacer sacrificio a Oggún, y a Eshu. Una noche Akeriwaye dormía cuando un espíritu del mal se le acercó a ella en forma de una serpiente para penetrar en la habitación en la que se hallaba. Cuando la serpiente estaba a punto de entrar, Eshu rápidamente liberó la barra de hierro que sostenía la puerta y ésta cayó sobre la serpiente, aplastándola hasta que murió. El ruido que hizo el pesado objeto de hierro al caer, despertó a la madre y cuando esta vio lo que había sucedido, se puso de rodillas y cantó en alabanza de Okana Meyi, quien había hecho sacrificio por ella.
Cuando este oddun sale en la adivinación de manera normal (esto es, si es ire), a la persona se le dirá que su madre acaba de hacer sacrificio por él o ella y que no se ha manifestado.
Si sale de manera anormal (esto es, como ayeo), a la persona se le aconsejará que le diga a su madre que haga sacrificio por él o ella contra el peligro inminente de muerte.
La desdichada coronación de Adeguoye.
Eti Lawo Moruge, Ita Aare Nije Ata Ono fueron los sacerdotes de Ifá que hicieron adivinación para Adeguoye, el único hijo del rey. Adeguoye nació cuando su padre ya estaba muy viejo. Los sacerdotes de Ifá le aconsejaron a Adeguoye, poco después de la muerte de su padre, que hiciera sacrificio a los ancianos de la noche con un chivo y que ofreciera un macho cabrío a Eshu, de modo que pudiera vivir durante la ceremonia de coronación. Por ser un hombre joven, no comprendía la significación de las ofrendas de sacrificio. Por lo tanto, no podía entender por que tenía que hacer sacrificio por algo que simplemente era una ceremonia tradicional.
Por otro lado, después del entierro de su padre, los coronadores lo invitaron a hacer los preparativos para que lo sustituyera en el trono. La ceremonia debía comenzar con un retiro en un cónclave secreto durante catorce días.
Una noche, las brujas, quienes normalmente no atacaban sin antes avisarle anticipadamente a la víctima, lo visitaron y le frotaron el cuerpo con sus manos. A la mañana siguiente él se enfermó. A pesar de sus indisposición, aun no estaba convencido de que debía realizar el sacrificio. Su madre, que era la única que lo podía haber aconsejado, ya estaba muy vieja para poder hacer algo por él. Al séptimo día de hallarse en el conclave, murió. Su muerte no se anuncio formalmente. Bajo el pretexto de un toque de queda (oro), su cuerpo fue llevado a la casa y la ceremonia de coronación se completó póstumamente por su hijo pequeño, quien fue hecho rey.
Cuando este oddun sale en adivinación para una persona que se encuentra planificando aceptar un nuevo cargo. A la misma, se le deberá decir que el éxito lo está aguardando, pero que la muerte se interpone entre él y el logro del éxito. Por lo tanto, deberá hacer un sacrificio a los ancianos de la noche y a Eshu, con el fin de quitar el peligro de la muerte de su camino.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17

Añadir el documento a tu blog o sitio web

similar:

Okana Meyi realizó algunos trabajos importantes en el cielo antes de partir hacia la tierra. Él se llamaba Okonron Kon Loun Okonron Kon Nihin. El hizo iconOfun Meyi, quien se llamaba Oragún deyin ekún en el cielo, era el...

Okana Meyi realizó algunos trabajos importantes en el cielo antes de partir hacia la tierra. Él se llamaba Okonron Kon Loun Okonron Kon Nihin. El hizo iconKontes seligites de akorde kon decision del

Okana Meyi realizó algunos trabajos importantes en el cielo antes de partir hacia la tierra. Él se llamaba Okonron Kon Loun Okonron Kon Nihin. El hizo iconDifundir los trabajos cinematográficos realizados por los miembros...

Okana Meyi realizó algunos trabajos importantes en el cielo antes de partir hacia la tierra. Él se llamaba Okonron Kon Loun Okonron Kon Nihin. El hizo iconPara algunos la oración es vacío y aburrimiento, por eso la rehúyen. La consideran como
Para mí, la oración es un impulso del corazón, una sencilla mirada lanzada hacia el cielo, un grito de reconocimiento y de amor tanto...

Okana Meyi realizó algunos trabajos importantes en el cielo antes de partir hacia la tierra. Él se llamaba Okonron Kon Loun Okonron Kon Nihin. El hizo iconEntre el cielo y la tierra

Okana Meyi realizó algunos trabajos importantes en el cielo antes de partir hacia la tierra. Él se llamaba Okonron Kon Loun Okonron Kon Nihin. El hizo iconEntre la tierra y el cielo

Okana Meyi realizó algunos trabajos importantes en el cielo antes de partir hacia la tierra. Él se llamaba Okonron Kon Loun Okonron Kon Nihin. El hizo iconAlgunos datos importantes anteriores al XVI

Okana Meyi realizó algunos trabajos importantes en el cielo antes de partir hacia la tierra. Él se llamaba Okonron Kon Loun Okonron Kon Nihin. El hizo iconUna vida entre el cielo y la tierra

Okana Meyi realizó algunos trabajos importantes en el cielo antes de partir hacia la tierra. Él se llamaba Okonron Kon Loun Okonron Kon Nihin. El hizo iconCapítulo 2: Que trata de la primera salida que de su tierra hizo el ingenioso D. Quijote

Okana Meyi realizó algunos trabajos importantes en el cielo antes de partir hacia la tierra. Él se llamaba Okonron Kon Loun Okonron Kon Nihin. El hizo iconEl 15 de septiembre de 1989, realizo junto a Oscar (mingo) Gutiérrez...






© 2015
contactos
l.exam-10.com